Público
Público

El conflicto catalán Sánchez avanza que habrá indultos, asume su precio político y muestra su determinación a negociar con Catalunya

El presidente dice que tomará la decisión en conciencia, que ayudar a resolver problemas "no representa coste" y que tras entrevistarse con el president de la Generalitat ya habrá tiempo para reunir la mesa de diálogo "no una, sino más veces". Desde Unidas Podemos celebran la posición de Sánchez, pero recuerdan que "no siempre ha sido la misma".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de las vicepresidentas Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera y la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, entre otros, durante la XIII cumbre hispano-polaca en la localidad madrile
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de las vicepresidentas Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera y la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, entre otros, durante la XIII cumbre hispano-polaca en la localidad madrileña de Alcalá de Henares. Fernando Villar/POOL / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dejó más claro que nunca sus intención de cómo abordar el llamado conflicto catalán: habrá indultos, el PSOE está dispuesto a asumir el coste político que pudiera conllevar esta decisión y se sentará a negociar con el Govern de la Generalitat para buscar una salida.

El indulto más que previsible a los condenados por el procés, Sánchez lo justificó diciendo que el Gobierno no va a pensar en los afectados, "sino en los millones de ciudadanos catalanes y españoles que quieren vivir en paz y superar el desgarro emocional, social y político que supuso el 2017". Y aún lo dijo más claro: "La decisión que tomaremos será una que abra una nueva etapa y deje atrás un mal pasado que creo que no enorgullece a nadie que gobernaba en las instituciones y abrir un futuro en convivencia".

Sánchez no adelantó calendario y recordó que hay un trabajo previo que hacer y que hay que resolver un total de once expedientes, cada uno con sus respectivas particularidades. Y el Gobierno quiere medir bien la justificación de su decisión política que, con toda probabilidad, va a ser recurrida. 

En cuanto al desgaste político que le suponga esta decisión a su Gobierno y la división interna que hay en el PSOE, Sánchez dejó claro que está dispuesto a pagar el precio electoral que sea necesario: "Ayudar a resolver problemas no representa un coste. El coste para el país sería dejar las cosas tal y como están, enquistadas en 2017. Y eso no se lo merece ni Catalunya ni el resto del país", insistió.

Sánchez: "El coste para el país es dejar las cosas tal y como están, enquistadas en 2017"

Y, en cuanto a qué pasará después del indulto y cómo tiene previsto afrontar el conflicto catalán, el presidente del Gobierno abogó claramente por la negociación. Precisó que primero habrá una reunión en Moncloa con el president de la Generalitat y, en cuanto a la mesa de diálogo, dijo que "luego habrá tiempo para reunirnos no una, sino más veces".

Sánchez recordó que el Gobierno de España ha estado siempre abierto a reunirse con el Govern. "En el discurso de investidura hablé de que era necesario retomar la vía política, y eso significa retomar el diálogo y la senda de negociación y pactos. Dije también entonces que había que recomenzar, volver a ese punto en el que ambas partes nos dejamos de escuchar y entender las razones de la otra parte para llegar a un acuerdo. Y también que la resolución de esta crisis después de más de 10 años no iba a ser inmediata, sino que necesitaría generosidad", afirmó.

"El indulto no ha sido siempre la posición del Gobierno"

En Unidas Podemos celebran los mensajes que está mandando Pedro Sánchez acerca de los indultos y de la estrategia para resolver el conflicto político catalán, pero recuerdan que tanto la vía de los indultos a los presos del procés como la reforma del Código Penal no han sido siempre asumidas por el PSOE. Al contrario, precisan que cuando el espacio confederal defendía estas iniciativas, junto a la del referéndum pactado, los socialistas estaban alejados de estas posiciones e, incluso, las criticaban.

"Podemos celebra que el PSOE se muestre ahora proclive a los indultos y no le sorprenden las críticas de barones socialistas. Esta es la posición de nuestro grupo parlamentario y, además, quiero recordar que no siempre ha sido la posición del Gobierno. Esta es una posición que hemos defendido desde Unidas Podemos desde que nos conocen, desde que tuvieron lugar los hechos en Cataluña en 2017, y seguimos pensando lo mismo", aseguró este lunes el portavoz del grupo confederal en el Congreso, Pablo Echenique.

La vía del indulto ya era defendida por Pablo Iglesias antes incluso de su entrada al Gobierno de coalición como vicepresidente segundo. Iglesias y otros dirigentes de Unidas Podemos pensaban que con buena parte de los líderes independentistas encarcelados iba a ser prácticamente imposible desenquistar el conflicto en Catalunya, y abogaban por indultar a los presos catalanes "por razones de concordia e interés general".

Tras la marcha de Iglesias del partido, la posición sigue siendo la misma y desde el grupo confederal insisten en que "es muy difícil que se pueda dar un debate democrático con todas las garantías en las condiciones actuales, por lo que los indultos, al igual que la mesa de diálogo o la reforma del Código Penal que se está trabajando, son acciones complementarias para devolver el debate a la política y al cauce democrático". Es por esto que, a juicio de Echenique, el indulto "puede ayudar" a resolver el conflicto.

Más noticias