Público
Público

Desescalada Sánchez defiende a Marlaska por estar destapando la "policía patriótica" que creó el Gobierno del Partido Popular

El presidente del Gobierno asegura que con su Gobierno nunca habrá una intrusión política en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Anuncia que el próximo Consejo de Ministros aprobará los criterios para la "nueva normalidad". Llama a la unidad: "No usemos la bandera como arma ni el nombre de España en vano".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención ante el pleno del Congreso que vota este miércoles la última prórroga del estado de alarma. /EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención ante el pleno del Congreso que vota este miércoles la última prórroga del estado de alarma. /EFE

manuel sánchez / alejandro lópez de miguel

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprovechó el turno de réplica en el debate parlamentario sobre el estado de alarma para salir en defensa del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de quien dijo que está "destapando" la llamada "policía patriótica" que creó el Gobierno del Partido Popular.

Sánchez, en un tono muy contundente, aseguró que con su Gobierno "nunca habrá una intrusión política" en las Fuerzas de Seguridad del Estado, y también garantizó que con su Ejecutivo "nunca se va a producir la creación de una policía patriótica" que, según dijo, sirvió al Gobierno del Partido Popular para perseguir a sus adversarios políticos y tapar las corrupciones de esta formación.

Ante la polémica por el papel jugado por el ministro del Interior en la investigación sobre la manifestación del 8-M y el informe realizado por la Guardia Civil, Sánchez puso la mano en el fuego por Marlasla: "Siempre se ha respetado la independencia judicial y nunca ha habido intromisión", aseguró.

Sánchez defendió la manifestación del 8-M y recordó que se celebraron concentraciones en todos los países del mundo y que en ninguno ha habido la más mínima polémica política. Por ello, dirigiéndose a PP y Vox afirmó: "El problema es que a ustedes nunca les gustó la igualdad de género. Tienen una fijación con el feminismo y con el 8 de marzo", y se preguntó finalmente: "¿Por qué solo ustedes en todo el mundo relacionan feminismo con covid?".

Este duro tono lo modificó el presidente del Gobierno en su último turno de palabra, donde quiso acabar haciendo un llamamiento a la responsabilidad individual de cada uno para respetar las normas que se dicten por parte de las autoridades sanitarias -"todavia no hay vacuna", recordó-, y  a responsabilidad colectiva para buscar acuerdos de cara a la reconstrucción del país.

La veracidad de los datos

Anteriormente, en su discurso inicial, el presidente del Gobierno puso especial énfasis en poner en valor la veracidad de los datos sanitarios facilitados por el Gobierno durante toda la crisis, y aseguró que "la cifra de fallecidos procede de los datos facilitados por las Comunidades Autónomas, siguiendo el protocolo que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS)", dijo.

Sánchez explicó que esos datos siempre han procedido de las Comunidades Autónomas, aunque reconoció que ha habido algunas disfunciones en el recuento y dijo que habrá que perfeccionar el sistema, pero insistió en todo momento en que el sistema ha estado controlado.

El presidente del Gobierno, además, hizo un discurso mas positivo que en otras ocasiones y aseguró que España "ha pasado los peores momentos de la pandemia", aunque a su vez siguió pidiendo, "prudencia, prudencia y prudencia".

Sánchez defendió de nuevo el estado de alarma como la herramienta más eficaz para combatir el coronavirus, y aseguró que nunca ha sido "un capricho" del Gobierno. "Ha servido para salvar vidas, y en los últimos días hemos tenido ya cero fallecidos, lo que es un éxito de todos", afirmó. 

Sánchez destacó que en ningún momento las Comunidades Autónomas han perdido sus competencias durante el estado de alarma, y apuntó que ya en esta nueva prórroga tendrán gobernanza plena en las última fases de la desescalada.

Además, anunció que en el próximo Consejo de Ministros se aprobará un decreto ley para fijar los criterios de lo que se ha dado en denominar "la nueva normalidad".​

Sánchez: "Era imprescindible para nuestro país aprobar el Ingreso Mínimo Vital"

En su intervención, Sánchez hizo también varios llamamientos a la unidad y recordó a todos los partidos que "el enemigo es el virus y la política debe combatirlo unida".

En este sentido, Sánchez hizo un alegato a una oposición útil. "Trabajemos bajo la misma bandera. La bandera es el símbolo de la nación. Tejida con 47 millones de hilos, representa nuestras lenguas, descubrimientos, patrimonio, pero también el proyecto de un país común. Nadie tiene derecho a usar la bandera contra otro compatriota. Estamos porque nos han votado los ciudadanos. No hay buenos y malos españoles. No usemos la bandera como un arma, ni el nombre de España en vano", afirmó.

"El veneno es el odio"

Para Sánchez, España es un país extraordinario -"el mejor del mundo", llegó a decir-. y recordó que el virus no preguntó por la ideología de nadie al infectar. "Virus significa originalmente veneno. El veneno es el odio, no queremos verlo cuajar en España. Es el más dañino, corroe las sociedades. Digamos no a la violencia, física y verbal, al insulto y a la provocación. Demostremos que servimos para algo más que para llenar titulares de crispación e insultos. ¿Qué país queremos ser? Necesitamos reconstruirlo con urgencia", proclamó.

Finalmente, Sánchez aprovechó el debate para poner en valor la puesta en marcha de la renta mínima: "Era imprescindible para nuestro país aprobar el Ingreso Mínimo Vital en un momento clave", dijo, y recordó los datos de pobreza que tiene España.

Para el presidente del Gobierno, las crisis aumentan las desigualdades sociales, y aseguró que se ha querido reaccionar con la mayor rapidez posible con esta ley que entrará en vigor el próximo mes de julio.

Más noticias de Política y Sociedad