Público
Público
Únete a nosotros

Las cloacas del Estado Sánchez Mato: "Quienes callan o se ponen de perfil con las cloacas son corresponsables de lo que está ocurriendo"

El concejal y candidato de IU a las primarias de Madrid en Pie Municipalista reconoce haber recibido presiones "legales e ilegales" cuando ocupaba el área de Economía del Ayuntamiento de Madrid y defiende que las primarias conjuntas no deben ser una línea roja para la confluencia con Podemos en la Comunidad.

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 12

Un momento de la entrevista con Carlos Sánchez Mato en Público / FERNANDO SÁNCHEZ 

A Carlos Sánchez Mato Izquierda Unida Madrid le pidió que encabezara su lista a la confluencia de Madrid en Pie Municipalista cuando Mauricio Valiente dio un paso a un lado. El concejal del Ayuntamiento madrileño y exresponsable del área de Economía y Hacienda del Consistorio aceptó, y ahora está inmerso en el proceso de primarias para cerrar la alianza con Anticapitalistas y la Bancada Municipalista con la que dar la batalla en las elecciones locales de mayo.

El dirigente de Izquierda Unida habla de la fragmentación de la izquierda madrileña, de Manuela Carmena, de Íñigo Errejón, de programas, diferencias y similitudes. Pero también habla de las denominadas cloacas del Estado, de la causa contra él y Celia Mayer en la que está personada una asociación vinculada al excomisario Villarejo, y de las presiones que recibió cuando ocupaba el área de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento.

Este jueves arrancan las primarias de la confluencia de Madrid en Pie Municipalista, y usted lidera la lista de IU Madrid al proceso, ¿cuáles son los motivos que le empujan a presentarse?

La decisión de mi compañero y amigo Mauricio Valiente, que dio un paso a un lado en su candidatura. Ante eso se dirigieron a mí asambleas y personas de la propia dirección de Madrid para pedirme que asumiera el reto de sustituir a Mauricio. Es conocido que yo había tomado la decisión de no participar en la ciudad de Madrid en mi organización. Entendía que en el proceso que se estaba dando mi papel debía ser otro y no el de estar en primera fila. Se agotaron los canales de negociación con Más Madrid y se produjeron unas circunstancias, de cierta carambola, que han dado con mis huesos en la candidatura. Pero estoy encantado de acompañar el proceso, participar en las primarias y, si soy elegido, de luchar por la ciudad de Madrid desde la institución al mismo tiempo que desde la calle

En la presentación de la confluencia hubo muchas críticas a Manuela Carmena, sobre todo por su modelo urbanístico ¿Qué cree que se está haciendo mal desde el Consistorio y por qué se apuesta entonces por este modelo?

Mi organización y yo tenemos un balance global positivo en cuanto a que hemos conseguido avances muy significativos. Frente a 26 años de gobierno del PP y de la derecha más retrógrada que podemos tener en todo el Estado español, lo que supusieron las elecciones de 2015 fue un claro avance. Pero no tenemos el mismo modelo que Manuela Carmena. Y eso, tampoco podemos llevarnos a engaño, lo sabíamos en 2015. Lo que ocurre es que la confluencia que se consiguió en Ahora Madrid tenía elementos adicionales a la coincidencia programática. Fuimos capaces de elaborar un programa colectivo y una forma de rendir cuentas ante ese programa y ante las bases de Ahora Madrid.

Todo eso se frustró por la decisión de parte de la gente que en su momento confluyó con nosotros y nosotras en Ahora Madrid. Eso ha sido germen de problemas. Había posiciones diferentes en temas urbanísticos o económicos, pero lo importante no es que exista heterogeneidad, para mí eso es síntoma de riqueza, sino que haya herramientas de debate colectivo que permitan tomar decisiones sin que se produzcan fricciones que se conviertan en inaguantables. Eso es imputable a quienes han actuado de una manera que tiene que ver poco con la democracia radical y los métodos asamblearios a la hora de tomar las decisiones.

Tanto en la comunidad como en la ciudad el espacio del cambio o progresista se ha dividido en varias listas. De hecho, en la Comunidad puede haber hasta tres candidaturas a la izquierda del PSOE ¿Cree que esta fragmentación en las listas puede ser negativa para la izquierda madrileña, o, como expone Íñigo Errejón, hay problemas más relevantes que el número de listas, como es el de la abstención?

La fragmentación es negativa en tanto en cuanto produzca desmovilización. En el caso de la ciudad de Madrid hemos intentado que hubiera confluencia bajo unos parámetros de democracia radical básicos a la hora de elegir las candidaturas, pero, sobre todo, programáticos. Ese tipo de coincidencia no se produjo y no ha habido ningún interés de parte de Más Madrid de intentar que hubiera un acuerdo con fuerzas políticas como la nuestra. Tiene toda la lógica que donde exista una diferencia programática profunda y no haya un método que permita confluir respetando esas diferencias puedan producirse dos candidaturas.

En la Comunidad el proceso llevado a cabo por el compañero Íñigo Errejón ha sido similar al de Manuela Carmena; ha abandonado el proceso colectivo y ha tomado una decisión individual que respeto, pero que tiene diferencias programáticas y de método muy profundas con el resto del espacio. Podemos y nosotros coincidimos en elementos programáticos como para que mi apuesta sea la de que confluyamos. No existen disputas profundas, ni siquiera menores, en nuestra apuesta por rescatar Madrid de las manos de la derecha. En el espacio de Hacer Madrid se hablaba de los macro desarrollos urbanísticos como la Operación Chamartín, y los compañeros de Podemos han dicho que asumen completamente como muy positivo esos avances programáticos y lo comparten. SI no tenemos diferencias programáticas, las fuerzas de izquierdas estamos obligadas a ir juntas en los procesos electorales.

Podemos ha presentado una base de acuerdo programático con 25 medidas muy similares y en la línea de lo que se plantea desde Madrid en Pie, pero la confluencia insiste en que se tienen que presentar al proceso de primarias conjuntas ¿Las primarias son una línea roja para la confluencia?

Ha habido un avance este miércoles y espero que se consolide. Lo más importante para nosotros y nosotras es el programa electoral, con medidas que van más allá de elementos concretos de barniz que son los que pueden proponer posiciones más socialdemócratas del estilo del PSOE o de Más Madrid. Hay una diferencia a la hora de plantar cara a los grandes poderes económicos y financieros que han controlado las líneas políticas de la Comunidad de Madrid en las últimas décadas. Para eso tenemos que ir de la mano la izquierda transformadora: los compañeros de Podemos, IU y el resto de actores. Las primarias son deseables. No creo que se pueda considerar como línea roja, porque lo que es línea roja es, no solo echar a la derecha, si no plantear nuestra alternativa de manera conjunta con quienes son aliados imprescindibles. Me gustaría que Podemos hubiera aceptado ese tipo de marco, pero ha dicho en muchas ocasiones que no lo considera adecuado. La gente espera escuchar medidas que reviertan la externalización de la Sanidad y su privatización, o de la educación. Está esperando que hagamos de la Comunidad de Madrid un lugar donde la movilidad no sea un deporte de riesgo… Y eso no se va a conseguir con la fragmentación cuando coincidimos en las medidas.

Pablo Iglesias aseguró en una entrevista radiofónica que usted había sido purgado por Carmena tras la polémica con la regla de gasto y el enfrentamiento con Hacienda ¿Usted siente que le han purgado?

Pablo Iglesias dijo en la misma entrevista algo más agradable para mí. Nos atribuyó, a mi equipo y a mí, el buen trabajo que creo que hemos hecho en la ciudad de Madrid en materia económica. Yo me quedo siempre con la parte positiva de las expresiones y agradezco al compañero Pablo Iglesias el que reconociera que hemos demostrado desde la izquierda transformadora y en concreto desde IU que tenemos no solo la capacidad de gobernar ciudades como Madrid, de un presupuesto elevadísimo, sino que tenemos alternativas para gobernar la Comunidad Autónoma y el Gobierno central. No nos asusta nada, ni aquellos frente a los que al PSOE les tiemblan las rodillas. Nosotros y nosotras aguantamos las presiones y no tenemos ningún apego a los sillones. Si mantener la coherencia nos cuesta el puesto, no tenemos ningún problema.

Errejón también ha planteado que la izquierda deberá entenderse sí o sí, y que si el acuerdo no es posible antes de las elecciones, lo tendrá que ser después ¿Apoya esta tesis, tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento? ¿Si sus votos dependen, por ejemplo, de que gobierne Carmena frente a un ayuntamiento de derecha y de la extrema derecha, apoyarían a Más Madrid? ¿Habría condiciones?

En nuestro caso queremos que las decisiones se tomen de manera colectiva. No es lo que a mí me apetezca, sino que las decisiones las deben tomar los órganos establecidos en el espacio, así que lo único que puedo manifestar en este sentido ahora es mi opinión. IU tiene claro que jamás colaboraría con cualquier tipo de actuación que le diera gobiernos a la derecha, y mucho menos a esta derecha. No creo que el matiz sea necesario, no hay derechas más amables que otras. Los que vienen subidos al caballo de la intolerancia no tienen ningún tipo de encaje en un Madrid abierto que se llenó el 8M. Jamás colaboraríamos con la entrada en el gobierno de la derecha.

En cuanto a las condiciones, me remito de nuevo a las decisiones colectivas y a los órganos. Nuestro programa no es para nosotros una indicación. Es un contrato entre los electos y las electas y la gente que nos ha puesto ahí. Defenderemos la aplicación programática de lo que pueda ser mejor para la mayoría social en nuestra ciudad.

Entrevista a Carlos Sánchez Mato en Público / Fernando Sánchez

El excomisario Villarejo sigue acaparando los focos, en estas últimas semanas por el supuesto espionaje y fabricación de pruebas falsas contra Pablo Iglesias. La asociación Transparencia y Justicia, vinculada al excomisario, está personada en la causa abierta contra usted y Celia Mayer por la denuncia del convenio entre el Ayuntamiento y el Mutua Madrid Open ¿En qué fase se encuentra ahora este proceso judicial?

Lo que ahora se está revelando en cuanto a la actuación de las cloacas del Estado no es algo que vaya contra el compañero Pablo Iglesias. Va contra toda persona que se considere demócrata. Es algo inaceptable, inasumible y que hiere. Yo tengo esta opinión vaya contra quien vaya la policía política o las cloacas. Nosotros hemos sufrido ese tipo de ataque.

Hay una querella, sin ningún tipo de fundamento, del PP en connivencia con el comisario Villarejo a través de esta asociación. Durante dos años esa querella está en el limbo, sin que se haya convertido en un auto de acusación ni en una acusación de Fiscalía… Pero permite que el PP en los plenos pueda dirigirse a mí como si estuviera imputado gracias al comisario Villarejo. Este es uno de los ejemplos que muestran cómo funcionan las cloacas. Utilizan determinadas herramientas y métodos para atacar políticamente. El comisario Villarejo, a través de sus representantes, mostró su disposición a negociar su participación en la querella. Hablando claro: “Nos retiramos si IU y Podemos se retiran de otras causas judiciales”. Os podéis imaginar lo que les contestamos: “Nosotros no negociamos con corruptos y tenemos muy claro que perseguimos la corrupción nos cueste lo que nos cueste”; nos mantengan querellas, nos amenacen o hagan lo que hagan. No es chulería, es convicción.

¿Ha recibido en alguna ocasión, en sus funciones como concejal o como dirigente político, presiones por parte de las denominadas cloacas?

Ejercer funciones de gobierno supone estar sometido de manera diaria y continua a un montón de presiones. Las hay más ortodoxas y menos; las hay legales y las hay ilegales. Nosotros no respondemos a otra presión que la de la ciudadanía. Para mí no hay otra receta para poder ejercer la acción política en las administraciones públicas. Quien no esté dispuesto a soportar las presiones y resistirse a las mismas lo que debe hacer es dedicarse a otra cosa.

Las presiones de Hacienda en el Ayuntamiento "fueron más allá de la ley, pero, por desgracia, las hemos normalizado, y no debería ser así"

Las presiones más conocidas y evidentes, aunque fueron normalizadas por la opinión pública y por algunos medios de comunicación, fueron las recibidas por el Ministerio de Hacienda, que sin tener argumentación legal utilizó herramientas arbitrarias para condicionar la política del Ayuntamiento de Madrid. Esas presiones, desgraciadamente, fueron aceptadas por parte de la alcaldesa de Madrid. Esas situaciones las normalizamos, pero no debiera ser así. El señor Montoro presumía en los pasillos del Congreso de que le había dado por fin una lección al bolchevique; el bolchevique era yo. Así no se hacen las cosas. En esos años de gobierno demostramos que estábamos siendo exquisitos en la actuación legal y éramos atacados por los que decían ser paladines de la estabilidad presupuestaria y jamás han cuadrado un presupuesto. En mi caso, firmé tres liquidaciones de presupuestos con un superávit acumulado de 3.500 millones de euros, una reducción de la deuda de más del 40% y un incremento del gasto público y la inversión. Ese tipo de presiones van más allá de la ley, pero las hemos normalizado. Si lo ponemos al lado de policías espiando o fabricando pruebas falsas, esto puede parecer menor, pero tanto una cosa como otra deterioran la calidad de algo que decimos que es una democracia.

Cuando actuamos en materia de política fiscal en la ciudad de Madrid recibíamos fuertes presiones porque a los que más tienen no les gusta pagar un poquito más respecto a lo que pagaban antes y prefieren que la carga tributaria recaiga en el conjunto de la gente. Cuando llamaban a nuestra puerta, al área de Economía y Hacienda, tenían claro a los dos minutos que no respondíamos a presiones por parte de esas élites. Pero a mí me hace lanzarme una pregunta y es que si llamaban a nuestra puerta es porque a lo mejor llamadas en el pasado daban resultado.

¿Por qué cree que el resto de partidos y dirigentes rechazan pronunciarse sobre el caso de Pablo Iglesias, incluido el del propio Gobierno?

Aquí sí que hay una línea roja. Hay quienes colaboran, consienten o callan ante las vulneraciones legales de las que estamos hablando, y hay quienes luchan contra ese tipo de vulneraciones. No hay medias tintas. Lo que estoy diciendo es que quienes están callando o poniéndose de perfil lo que están es siendo corresponsables de lo que ha ocurrido y de lo que a lo mejor está ocurriendo en el momento actual. PP, PSOE y Ciudadanos han intentado a toda costa que Villarejo no dé explicaciones o que tampoco lo haga el rey emérito. Ese tipo de cosas deterioran profundamente la salud de la democracia y eso les debería preocupar a ellos tanto como nos preocupa a nosotros.

Más noticias en Política y Sociedad