Público
Público
Únete a nosotros

Sánchez vuelve al 'no es no': ni apoyará los Presupuestos ni presentará moción de censura

El líder del PSOE centrará su acción política en una ofensiva parlamentaria con sus 'Diez acuerdos de país' y en preparar al partido para los comicios que se avecinan

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), a su llegada al Teatro de la Maestranza de Sevilla, en los actos del Día de Andalucía. EFE/Julio Muñoz

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sorprendió el pasado miércoles con la exigencia a Marino Rajoy de que convocase elecciones de no lograr la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, ya que hasta ahora nunca había pedido adelanto electoral y siempre había fijado las elecciones generales de cara a 2020.

El cambio de estrategia, además de obedecer a la inercia política que debe mantener un partido que está en la oposición, también busca forzar a que se pronuncie Ciudadanos sobre unas Cuentas del Estado que no se antojan expansivas en el gasto social y que, en el caso de salir adelante, reforzaría su discurso de “las dos derechas” que gobiernan España.

No obstante, en el PSOE no existe excesiva prisa por el adelanto electoral y tampoco se considera que sea demasiado propicio para sus intereses en las actuales circunstancias. Es más, Sánchez quiere más tiempo para consolidar su proyecto del “nuevo PSOE” que, aunque empezó con fuerza tras su elección, parece estar desinflándose en los últimos meses.

Pese a exigir a Rajoy que convoque elecciones si no hay PGE, en el PSOE no creen que un adelanto les favorezca

Sin embargo, el PSOE sabe que no va a tener una posición cómoda en este escenario presupuestario, ya que a buen seguro no faltarán las críticas por no dar estabilidad al país (ya lo pidió hasta el expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra), ni reproches relativos a que de no salir las Cuentas del Estado podrían no subirse los sueldos a las Fuerzas de Seguridad del Estado, a los funcionarios, o liberar los fondos pactados para luchar contra la violencia de género.

Sánchez, sin embargo, tiene decidido que en ningún caso apoyará los Presupuestos del Partido Popular, y quiere jugar sus bazas presentando unos presupuestos “alternativos creíbles, novedosos y progresistas”, en los que ya está trabajando Manuel Escudero y su equipo.

El secretario general del PSOE Pedro Sánchez, con la Presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la Secretaria de Ordenación del Territorio y Políticas de Vivienda del PSOE, Beatriz Corredor, durante la reunión de la Comisión Permanente del partido socialista, en la sede de Ferraz EFE/Mariscal

A este “no es no” en el apoyo presupuestario, se une también el “no es no” a la moción de censura que permanentemente le reclama Unidos Podemos para desalojar al Mariano Rajoy del poder.

También en este caso la posición de Sánchez es cerrada y definitiva, y consideran la petición del partido de Pablo Iglesias como “juego sucio” y “oportunista”, ya que saben que el PSOE jamás presentaría esta moción de la mano de los partidos independentistas, como sería obligatorio para que triunfara.

Un dirigente del PSOE, bastante enfadado con Unidos Podemos, comentó a Público que sólo buscan el enfrentamiento, “porque ellos saben que no sólo muchos dirigentes territoriales estarían radicalmente en contra, además de la dirección federal, sino que habría que consultar a la militancia la moción de censura, y las bases del PSOE es más que probable que la rechazaran al ser necesario ir de la mano de dos partidos como ERC y PDyC que quiere irse de España”, afirmó.

Por tanto, por mucho que insista Unidos Podemos en esta petición, la decisión del PSOE es sólida e inalterable, “entre otras cosas, porque sin los independentistas la moción no puede prosperar porque las cuentas no salen, por mucho que se empeñe Iglesias”, afirmó el citado dirigente.

Fijados claramente esos dos posicionamientos, el líder PSOE se plantea el calendario político en dos escenarios: ofensiva parlamentaria con los llamados Diez acuerdos de país y tener el partido preparado para los comicios que se avecinan.

Así, a finales de primavera comenzará la presentación de iniciativas en el Congreso para sacar adelante sus propuestas. El Gobierno sólo está dispuesto a llegar a acuerdos en el Pacto sobre el Agua y en la financiación autonómica, pero muchas de las otras iniciativas que presentará el PSOE pueden tener la mayoría parlamentaria, sobre todo las que se refieren a regeneración democrática e igualdad.

En cuanto al partido, tras aprobase el Reglamento sin grandes controversias, el PSOE espera que sea un gran revulsivo interno la Escuela de Gobierno que, pese a las ausencias y las descoordinaciones en su organización, aspira a tener una gran repercusión interna y externa. El otro gran evento será la Conferencia Política que se celebrará antes de las elecciones municipales y autonómicas de 2019, donde el PSOE quiere sentar las bases de su proyecto político.

Con todo ello, Sánchez quiere tenerlo todo preparado para el 2020 si se cumple el calendario electoral, convencido de que el PSOE tiene un “oportunidad de oro” para volver a ser primera fuerza política más de una década después de su última victoria electoral.

Más noticias en Política y Sociedad