Público
Público

Los sondeos de la Junta revelan que todos los caminos para la derecha en Andalucía pasan por Vox

El barómetro del Centra de Bendodo refleja una caída desde el mes de septiembre en el voto al PP, que se deja cuatro puntos en tres meses, y del PSOE, que pierde tres. Lo que pierden los conservadores lo ganan sus socios, Vox y Ciudadanos. La abstención será una clave muy relevante en los próximos comicios

El portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, anuncia la puesta en marcha de un teléfono de violencia intrafamiliar. / EFE
El portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo. / EFE.

raúl bocanegra

Una de las cosas que puso en marcha el primer gobierno no socialista de la autonomía andaluza, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, fue una encuesta, el llamado barómetro del Centro de Estudios Andaluces (Centra), que depende de la consejería de la Presidencia, cuya cartera está en manos de un animal político, Elías Bendodo (PP), mano derecha del presidente, Juanma Moreno (PP).

Un análisis de los tres barómetros de este año, hecho públicos en junio, septiembre y diciembre, este lunes, reflejan algunas claves relevantes.

Por un lado, la abstención va a ser el gran elemento que va a definir el resultado electoral en Andalucía. Cuanto mayor sea la abstención, mejor para la derecha, cuanta más participación, mejor para la izquierda. Esa es la clave que puede llevar a trasvases en los porcentajes de voto entre bloques –PP, Ciudadanos y Vox, de un lado, y PSOE, Podemos-IU y las fuerzas de Teresa Rodríguez y andalucistas, del otro–.

Por otro lado, que la segunda ola de la pandemia ha afectado negativamente a la evolución del voto a los partidos mayoritarios, el PSOE y el PP, que van hacia abajo –el partido del presidente Moreno se deja casi cuatro puntos en tres meses y los socialistas, tres–, mientras que Ciudadanos y Vox mejoran, y que la ruptura de Adelante Andalucía penaliza a la izquierda respecto al resultado electoral de 2018.

Y, por último que Juanma Moreno, si quiere repetir como presidente –lo que las encuestas de Bendodo dan por seguro– va a necesitar a la ultraderecha, con la que ya ha aprobado tres presupuestos, para perpetuar su proyecto político. Incluso, en el mejor escenario para ambos partidos, podrían formar un Gobierno conjunto, sin Ciudadanos.

La evolución

Las pasadas elecciones andaluzas, en diciembre de 2018, el PSOE había obtenido un 27,9% del los sufragios y 33 escaños; el PP, un 20,8% y 26 diputados; Ciudadanos, el 18,3% y 21 asientos; Adelante Andalucía, el 16,2% y 17 parlamentarios, y Vox, el 11% y 12 puestos. Otros partidos se llevaron el 4,2% de los votos y hubo un 1,6% de votos en blanco. La izquierda obtuvo el 44,1% de los sufragios y la derecha y la ultraderecha, el 50,1%, seis puntos más –en escaños, 50 de PSOE y Adelante por 59 de PP, Ciudadanos y Vox–. La abstención fue del 43,4%.

En el mes de junio pasado, con una abstención estimada del 42%, menor que la de las elecciones, el Centra de Bendodo daba un empate técnico al PP y al PSOE, con los conservadores ligeramente por encima: 30,8% por un 30,4%. Ciudadanos obtenía un 11,2%, Vox un 10,1% y Podemos-IU y Adelante Andalucía –por quienes el Centra ya preguntaba por separado antes de su quiebra, entendiendo Adelante como las fuerzas de Rodríguez y los partidos andalucistas– un 9,4% y un 4%, respectivamente. La diferencia entre izquierda –que sacaba un 43,8% de los sufragios– y derecha –que se iba hasta el 52,1%, gracias al subidón del PP, aunque sus aliados cayeran– era un año y medio después de aquellos comicios del 8,3% según la encuesta de Bendodo.

Tres meses después, tras el verano, la situación había pegado un giro favorable al PP. Según el barómetro de septiembre, que daba una abstención del 48,2%. El PSOE perdía cuatro puntos –caía hasta el 26,4%, por debajo de su resultado en los comicios–, mientras que el PP se mantenía por encima del 30%. Además, los socios del PP, Vox y Ciudadanos iniciaban un ascenso, mayor en el caso de la ultraderecha –que se ubicaba en el 13,3%– y ligero en el de los liberales –que se iban al 11,9%, siete décimas más–. Podemos-IU mejoraba también –1,4 puntos, hasta el 10,8%– mientas que Adelante Andalucía también subía un par de décimas, hasta el 4,2%. La suma de los bloques se disparaba hasta los 14 puntos –el de la derecha y la ultraderecha se iba hasta el 55,4% y el de la izquierda caía hasta el 41,4%.

En el de diciembre, hecho público ayer, el Centra de Bendodo calcula una abstención récord, que jamás se ha producido en unas autonómicas, del 52% y revela que la gestión de la pandemia ha desgastado al PP, que se deja casi 4 puntos y se sitúa en el 26,6% de los sufragios. El sondeo tampoco da buenas noticias a la izquierda y sitúa al PSOE en un pírrico 23,5% de los votos, 3 puntos menos que en septiembre, mientras que Podemos-IU se deja medio punto, que lo gana Adelante. Lo que pierde el PP se lo llevan sus socios: Vox se pone en el 15,7% y Ciudadanos en el 12,2%. Ambos partidos van en ascenso desde junio. Entre bloques, según el Centra de Bendodo, la diferencia es mayor que nunca a favor de la derecha y la ultraderecha: del 15,9% –54,5% por 38,6% de los sufragios–.

La atribución de escaños de los son un tanto surrealistas y producen cierto desconcierto. Baste un ejemplo, al PP, el partido del presidente Moreno, el Centra de Bendodo con un 30,8% de votos, le da entre 36 y 37 diputados, y con el 26,6% prácticamente lo mismo: entre 35 y 38.

Más noticias