Público
Público

TVG La televisión gallega increpa a dos concursantes por criticar la manipulación informativa en una improvisación

Sara Marchena y Aurora Redondo participaron en un espacio de 'regueifas', una disputa dialéctica desde el humor. Allí cantaron a favor del movimiento #DefenderAGalega que reivindica la pluralidad informativa en la cadena.

Sara Marchena, en el programa “Luar” con la camiseta del movimiento “Defende A Galega”.
Sara Marchena, en el programa “Luar” con la camiseta del movimiento “Defende A Galega”.

El 16 de octubre Sara Marchena y Aurora Redondo participaron en Luar, un célebre y veterano programa de la Televisión de Galicia (TVG), concretamente, en el espacio Vai de regueifa, donde una pareja emprende una batalla dialéctica desde la poética, el humor y la burla. Todo iba bien hasta que Redondo comenzó con unos versos que enfadarían a la dirección del programa y que podrían significar la cancelación de la sección: "Y quedó buena noche para Defender A Galega".

Marchena, que ya llevaba puesta la camiseta de la plataforma del periodismo gallego, respondió: "Para Defender A Galega, te digo de corazón, pluralidad informativa, menos manipulación". El público aplaudió, pero el enfado del canal se materializaría tres días más tarde de la emisión. Una llamada de teléfono el pasado lunes avisó a Marchena de que por su "culpa", según explica, eliminarían la regueifa de Luar, aunque no fuese verdad, puesto que este viernes el programa continuó con el concurso con normalidad y por ello la cantora —así se llaman a sí mismas estas artistas que narran y cantan de forma poética— decidió publicar en las redes sociales la "bronca".

"No entiendo la regueifa sin una parte reivindicativa, política que le llama alguna gente [de arriba] y por lo tanto la empleo como herramienta de construcción masiva", explica en un post de Facebook. "Hablamos de feminismo, mismo recriminándole a un miembro del jurado un comentario machista que hizo antes de salir nosotras", prosigue Marchena.

Y, además, defiende tanto sus comentarios como los de su compañera, así como su camiseta, "una camiseta, no una pistola ni una navaja". Reconoce también que, en esa llamada, de la que da pocos detalles, alguien de la cadena le espetó un: "¿Quién te comería a ti la cabeciña para pensar que la regueifa es política?". Por ello, censura esa infantilización y paternalismo en los comentarios y pone por bandera la regueifa feminista y la lengua como "un arma muy poderosa".

Las cantoras, cuando alzaban los mensajes sobre la manipulación de la televisión gallega, no se equivocaban. Con Aurora Redondo también contactaron. Primero, le avisaron de que se cancelaba el concurso y diez minutos más tarde, según relata en Twitter, rectificaron. La persona con la que habló parece que no fue tan brusca como con Marchena, a la que culpabilizaron de la suspensión del espacio poético. "Yo pienso como tú, pero los de arriba son los que mantienen este templo de cultura popular que es Luar" y "ha de diferenciar los espacios en los que se pueden reivindicar según que cosa", le dijo un miembro del canal público.

Redondo: "No voy a dejar de decir lo que pienso"

"Por mi parte, si tengo que aprender las herramientas de retranca y comunicación a través del humor de los tiempos del franquismo, creedme que aprenderé a hacerlo para no desaparecer", añade en el post Redondo. "Pero no voy a dejar de decir lo que pienso, de escuchar a quien menos privilegios tiene y de hablar explícitamente a favor de la libertad de expresión y contra la manipulación y la coacción".

La organización #DefendeAGalega se hizo eco del caso y lo denunció en redes sociales. La plantilla de la Televisión de Galicia lleva más de 120 "viernes en negro" defendiendo una información lejos de las manos y los intereses de la administración pública. Ante las elecciones autonómicas de este año, exigieron la destitución inmediata del actual director general de CRTVG, Alfonso Sánchez Izquierdo, y pidieron respetar la Ley de Medios. La TVG no cubre sus protestas y la plantilla seguirá resistiendo hasta que exista una comunicación pública libre en Galicia, la misma que piden, cantan y riman las regueifeiras.

Más noticias de Política y Sociedad