Público
Público

La ultraderecha carga contra Cs por su 'sí' a la prórroga del estado de alarma

Vox ha sido clave para que 'populares' y 'naranjas' sumaran mayorías en muchos municipios y comunidades, especialmente después del veto que aprobó la Ejecutiva presidida por Albert Rivera al PSOE.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en el Congreso. EFE/J.J. Guillén/Archivo
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en el Congreso. EFE/J.J. Guillén/Archivo

marta monforte

Ciudadanos apoyará la prórroga del estado de alarma que se vota este miércoles en el Congreso. Hasta ahora, el partido liderado por Inés Arrimadas había votado a favor pero tras la negativa del PP y Esquerra Republicana, al Gobierno se le había complicado conseguir dicha prórroga. La formación 'naranja' negoció con el Ejecutivo de coalición algunas de sus peticiones y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió a dialogar "y, en su caso, consensuar" medidas para la implementación del plan de desescalada, así como a abordar conjuntamente la adaptación de los ERTEs y las ayudas a Pymes y autónomos.

Esta decisión de Ciudadanos no ha sido bien recibida por antiguos cargos de la formación, como el exportavoz de Cs, Juan Carlos Girauta, que decidió 'ipso facto' darse de baja del partido y de la exportavoz de la formación en el Ayuntamiento de Barcelona, Carolina Mejías, que tomó la misma decisión. Además, desde Vox y la órbita de la extrema derecha censuraron la posición de Ciudadanos con duros mensajes.

El portavoz de Vox en el Parlamento Europeo, Jorge Buxadé, acusó a Cs de haberse "rendido, bajado los brazos y entregado" al Gobierno a través de su cuenta de tuiter. El ultraderechista aplaudió la decisión de Girauta y criticó que los 'naranjas' están "aceptando" el "bulo oficial del Gobierno: "El estado no salva vidas, mata libertades".

La portavoz adjunta de la formación ultraderechista, Macarena Olona, también en la misma red social, escribió: "Me duele España", tras conocerse el voto afirmativo de la formación 'naranja'. Por su parte, la portavoz de Vox en la Asamblea madrileña, Rocío Monasterio, espetó que "Ayuso tiene en su Gobierno a un infiltrado del PSOE, que es Ignacio Aguado", vicepresidente de la Comunidad de Madrid y socio de gobierno del PP.

El escritor Sánchez Dragó, cercano a  los postulados de Vox, también cuestionó la decisión de la líder de Ciudadanos: "¿Cuántas personas se darán hoy de baja en Ciudadanos tras la rendición de Inés Arrimadas a los designios totalitarios del gobierno? ¿Será goteo o hemorragia?".

La confudadora de Vox, Cristina Seguí, ahora fuera de las filas del partido, escribió en respuesta al diputado de Cs, Guillermo Díaz: "A Ciudadanos le ha matado sus propias decisiones, muy a nuestro pesar y para mayor gloria y goce de los chavistas y "cazafachas" empadronados en Galapagar, Serrano, y Chamberí con los que habéis pactado la prolongación de la ruina de millones de españoles".

El escritor Alfonso Ussía critica el viraje de la formación: "Mi admirada Inés Arrimadas. Has roto en política choriza. Reniego de mi admiración pasada".

Cs ha blanqueado a Vox en Andalucía, Madrid y Murcia

Juan Marín es vicepresidente de la Junta de Andalucía gracias a los votos de Vox. Begoña Villacís cogobierna en Madrid por los 4 concejales de los de Abascal e Ignacio Aguado es vicepresidente del gobierno madrileño gracias al 'sí' de los 12 diputados de Vox. Ciudadanos también firmó con los ultraderechistas un acuerdo para convertir en alcalde de Palencia a su candidato, Mario Simón, gracias a los apoyos del PP y la ultraderecha. La misma situación se dio en Granada o Badajoz.

La formación ultradechista ha sido clave para que 'populares' y 'naranjas' sumaran mayorías en muchos municipios y comunidades, especialmente después del veto que aprobó la Ejecutiva presidida por Albert Rivera al PSOE. Desde Ciudadanos siempre han apostado por que sea el PP sea quien medie entre ambos partidos para llegar a un acuerdo conjunto que no "involucre" a su formación.

Hubo, incluso, dimisiones en seno del partido, como la de Toni Roldán o Francisco de la Torre, censurando el acercamiento con la extrema derecha. "¿Cómo vamos a construir un proyecto liberal en España si no somos capaces de confrontarnos a la extrema derecha que está en las antípodas de todo lo que pensamos?", fueron algunos de los dardos que lanzó Roldán al que fuera su partido. Ahora Arrimadas trata de virar en su política de pactos con esta última decisión, pero los pactos autonómicos  y municipales se mantienen, a la espera de sacar los presupuestos de la mano de la extrema derecha.

Más noticias de Política y Sociedad