Público
Público

Estrategia Cs Los cargos de Cs que ya advirtieron del peligro de blanquear a la extrema derecha

Manuel Valls, Toni Roldán, Carolina Punset, Paco de la Torre... entre otros, cuestionaron la estrategia de derechización del partido, que pasaba por reconocer a Vox como un interlocutor válido en Andalucía, Madrid y Murcia.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 15

De derecha a izquierda, el equipo económico de Cs: Luis Garicano (d), Toni Roldán (c), Francisco la Torre (i).

La crisis que actualmente vive Ciudadanos no tiene precedentes, ya que está en juego su propia supervivencia como partido. La formación ha pasado de 57 a 10 escaños en poco más de medio año, siendo el partido más penalizado por la repetición electoral. Sin embargo, el partido presidido por Albert Rivera hasta el lunes-cuando dimitió asumiendo la responsabilidad de la debacle- lleva lidiando con una crisis interna desde hace meses. Fueron varios los cargos que criticaron la estrategia de la dirección tras el veto al PSOE acordado por la Ejecutiva en febrero.

Una de las marchas que hizo más daño al partido fue la de Toni Roldán, exsecretario de programas y un miembro con peso orgánico en la Ejecutiva permanente. Abandonó la formación en el mes de junio, entre críticas al acercamiento al PP y a Vox por parte de Ciudadanos. Un acercamiento contrario ideológicamente a los principios 'centristas' con los que había nacido la formación. También criticó en su discurso que Cs no pactara con los socialistas cuando entre ambos sumaban 180 escaños, suficientes para la mayoría absoluta.

"¿Cómo vamos a superar la dinámica de confrontación entre rojos y azules que vinimos a combatir si nos convertimos en azules? ¿Cómo vamos a ser creíbles en nuestro compromiso con la regeneración si vamos a apoyar a gobiernos que llevan más de 20 años en el poder? ¿Cómo vamos a vencer al nacionalismo si no ponemos todo de nuestra parte aunque otros no lo hagan para evacuarlo del poder? ¿Cómo vamos a construir un proyecto liberal en España si no somos capaces de confrontarnos a la extrema derecha que está en las antípodas de todo lo que pensamos?", fueron algunos de los dardos que lanzó al que fuera su partido.

Paco de la Torre a Rivera: "Has decidido quedarte en uno de los extremos lo que, a mi entender, no es hacer política"

Otra de las dimisiones que provocó malestar en la formación 'naranja' fue la del economista y experto fiscal Francisco de la Torre, miembro de la Ejecutiva nacional. Un mes después de la marcha de Roldán, anució su marcha y escribió una dura carta a Albert Rivera. "Hacer política es todo lo que está entre dos extremos, que son regalar la investidura al candidato sin intentar condicionar en nada su actuación y la negativa radical del no es no. Has decidido quedarte en uno de los extremos lo que, a mi entender, no es hacer política. Y, por supuesto, yo no lo considero propio de un partido centrista".

La historia con Manuel Valls también fue crítica para la formación. Cs decidió impulsar la candidatura del exprimer ministro francés para que se presentara como candidato al Ayuntamiento de Barcelona. Sin embargo, el fichaje no les salió del todo bien. En plenas negociaciones para formar Gobierno en Andalucía, Valls destacó la necesidad de rechazar el apoyo del partido de extrema derecha. El pacto entre PP, Ciudadanos y Vox en la Junta no gustó al exministro galo, que mostraba la misma actitud hacia la extrema derecha que el grupo liberal europeo y el socialista en la Eurocámara: "No puede haber ningún pacto con Vox", le decía Valls al líder de Cs. La misma receta que Valls proponía para Catalunya: "Cualquier coalición es legítima salvo con fuerzas que vulneran la Constitución". La ruptura definitiva se produjo cuando éste facilitó la reelección de Ada Colau como alcaldesa para evitar, así, que lo consiguiera el independentista Ernest Maragall.

"Sigo sin comprender como se puede uno acostar socialdemócrata y levantarse ultraliberal. Es como si el Partido Popular mañana se levantase socialista", escribía la exeurodiputada Carolina Punset a la dirección del partido hace un año. Una carta previa a los pactos Ciudadanos con Vox en Andalucía pero que ya dibujaba lo que, a su juicio, era una evidencia. "En Ciudadanos lamentablemente se ha escogido deliberadamente pelear únicamente por el voto de la gente de derechas, o, mejor dicho, muy de derechas, lo cual supone abdicar de políticas sociales, educativas o económicas que beneficien al conjunto de la población y no solo a unos pocos".

Otros de los nombres que se apartó del partido por la deriva 'derechista' de Rivera fue uno de sus fundadores, Francesc de Carreras. "No entiendo que ahora nos falles, Albert, que nos falle Cs, que el joven maduro y responsable se haya convertido en un adolescente caprichoso, escribió a finales del mes de junio. De Carreras mostró sus reticencias a los pactos con Vox -después de los acuerdos en Andalucía- y se opuso a la manifestación de Colón que unió a PP, Cs y Vox.

Cs marca ahora distancias con Vox 

Este miércoles Cs en Andalucía ha decidido marcar algunas distancias ideológicas con la ultraderecha y confrontar con Vox, el partido que apoya desde el Parlamento de Andalucía el Gobierno de coalición que este partido ha formado con el PP y Ciudadanos. La diputada Mónica Moreno ha aprovechado para cargar contra una proposición de los ultraderechistas para fomentar la natalidad, a favor de la llamada familia tradicional y contra el aborto en la que se refieren a los centros médicos como "abortorios". “Detrás de la palabra más pequeña puede esconderse el abismo más grande. La moción de Vox esconde abismos detrás de las palabras que nos llevan a épocas que no queremos volver", ha asegurado.

Fuentes de la formación en Andalucía aseguran a Público que tratarán de desmarcarse más de Vox siempre "sin poner en riesgo el Gobierno". El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, confía en que si es Inés Arrimadas la que lidera el partido -a la que ya le ha dado su apoyo públicamente-
tendrá más margen de actuación y el partido volverá a reasignarse en el "centro".

¿Seguirá el PP como 'socio preferente'?

Además del liderazgo, otra de las cuestiones que está encima de la mesa es cual será el rumbo del partido. Si la formación sigue instalada en el 'no' a Pedro Sánchez o si vuelven a pactar con PP y PSOE por igual. Las miradas apuntan a Arrimadas, fiel defensora de la estrategia del partido ideada por Rivera y José Manuel Villegas, el secretario general de Cs. El partido deberá tomar la decisión en el congreso extraordinario que se celebrará en el mes de marzo, según marcan los estatutos. Hasta entonces, una gestora se hará cargo del partido.

A esta cuestión hacía alusión Javier Nart, eurodiputado de Cs y exmiembro de la Ejecutiva, que también abandonó por diferencias respecto a la estrategia. En una entrevista con la Cadena Ser, Nart celebró que Rivera asumiera la responsabilidad pero fue un paso más allá: "Los que han deshecho el partido, todos, no Albert Rivera", aseguró, entre criticas a la "oportunidad perdida" de "impulsar un cambio, una regeneración cuándo teníamos la posibilidad de hacerlo que era cuando sumábamos con el PSOE y podíamos sumar con el PP en otros lugares". Pero "por una ridiculez sectaria, mirándonos el ombligo como si nuestro ombligo fuera el centro del mundo" llegó el "desastre que le anuncié a Villegas", dijo, en referencia a la votación que el sector crítico perdió por abrumadora mayoría en el mes de junio.

"Albert Rivera no es el problema, su línea la han compartido todos" reprocha, asegurando que fue una decisión consensuada por la dirección y que hubo pocas resistencias internas a este giro. Todo ello, sumando a la negativa de Rivera a encontrarse con Sánchez en la Moncloa y las últimas decisiones en la Asamblea de Madrid que le han dejado "atónito, espeluznado.. ¿vamos a ilegalizar al 60% de los vascos y a la mitad de los catalanes?" Ciudadanos "se ha convertido en parte del problema", insiste, recordando que en Catalunya han logrado "¡Santo Dios! Solo dos diputados ".

Nart es una de las pocas voces que ha puesto el foco en la estrategia. El sector enmarcado como crítico que continúa en Cs-Luis Garicano, Paco Igea...- creen que la candidatura de Arrimadas es la más adecuada y no han entrado a debatir sobre el rumbo del partido.Sin embargo, desde ahora hasta marzo todo está abierto, especialmente si hay divergencias de calado y si la nueva dirección que surja del congreso decide seguir mirando únicamente a la derecha.

Más noticias en Política y Sociedad