Público
Público

Urkullu admite que el Gobierno vasco debió haber actuado "antes y mejor"

El lehendakari ha asegurado en un acto con víctimas del terrorismo que la amenaza de ETA "ha acabado", y ha querido hacer "una clara petición de perdón" por no haber reconocido a las víctimas hasta los años 90.

El lehendakari Iñigo Urkullu saluda a la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, al comienzo del acto 'Víctimas del Terrorismo y Sociedad'. EUROPA PRESS

EUROPA PRESS

SAN SEBASTIÁN.- El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha destacado que "el fin de la violencia" no puede suponer "pasar página sin clarificación, reconocimientos ni crítica explicita sobre lo sucedido". Además, ha anunciado que el Gobierno vasco iniciará una "nueva etapa" en materia de víctimas y ha hecho "autocrítica" sobre el trato dado a estos damnificados. En este sentido, se ha comprometido a que la memoria y el dolor de la víctimas "no queden relegados por una mirada al futuro que olvide el pasado".

El presidente del Gobierno vasco ha inaugurado este viernes en la Cámara de Guipúzcoa, en San Sebastián, la jornada 'Víctimas del Terrorismo y Sociedad', organizada para ofrecer un reconocimiento institucional a las mismas y en la que han tomado parte víctimas del terrorismo, además de miembros de las asociaciones de Víctimas del Terrorismo de Extremadura, Andalucía, Canarias y Valencia.

También han acudido la Asociación Santiago Apóstol Víctimas del Terrorismo, la AVT, la plataforma APAVT, ASERFAVITE, ZAITU y la Asociación 11M. En el acto previo y discreto que se celebró el jueves en Lehendakaritza también participó Covite, aunque este viernes no ha estado presente en San Sebastián.

 

Tras apuntar que la amenaza de ETA "tal y como la hemos conocido, ha acabado", ha remarcado que el Ejecutivo vasco quiere iniciar "una nueva etapa en materia de víctimas", asentada sobre tres pilares: "una reflexión autocrítica, la determinación de defender un mínimo ético y la voluntad centrada en el objetivo de unir".

"Petición de perdón"

Urkullu ha querido expresar "una clara petición de perdón" como lehendakari y en nombre del Gobierno vasco, y compartir "un sincero sentimiento de autocrítica" porque "debemos reconocer que llegamos tarde a la sensibilidad y respuesta que merecían las víctimas".

De este modo, ha considerado que, hasta principios de los años 90, "se produjo un vacío con la causa de las víctimas". "El Gobierno vasco quiere volver a pedir perdón por ello a todas las víctimas del terrorismo, especialmente a las producidas en las décadas de los 70, 80 y 90. Pedimos perdón por la desatención institucional que, en ese momento, padecieron las víctimas del terrorismo de las distintas ramas de ETA, así como también las víctimas del GAL, Batallón Vasco Español o grupos similares", ha subrayado.

"Debimos hacerlo mejor porque en los años siguientes, a partir de los 90, ocurrió a menudo que la intensidad de la división política desdibujó la unidad en la solidaridad con las víctimas y el rechazo a la violencia. Algo que, de manera injusta, inaceptable, hoy todavía sucede", ha lamentado.

Urkullu: "La amenaza de ETA, tal y como la conocimos, ha acabado"

Por ello, ha manifestado el compromiso "inequívoco" del Ejecutivo autonómico de que "la construcción del futuro se asentará en el reconocimiento del daño injusto provocado a las víctimas, y en el rechazo a cualquier forma de terrorismo o violencia y a la pretensión de su legitimación".

"Memoria y honor"

Urkullu se ha comprometido "a que la memoria y el honor de las víctimas no queden relegados por una mirada al futuro que olvide el pasado". A su juicio, "el fin de la violencia no puede suponer pasar página, sin clarificación, reconocimiento, ni crítica explícita sobre lo sucedido". Por ello, ha insistido en que el Gobierno vasco "se opone y opondrá a cualquier historia justificadora de la violencia o de las vulneraciones de los derechos humanos". 

Finalmente, Iñigo Urkullu ha considerado que "nos ha faltado inteligencia emocional para transmitir lo que más íntimamente sentíamos: la personalización del afecto hacia cada víctima de la injusticia". "Debíamos haber expresado más y mejor lo que más profundamente nos unía: la solidaridad frente a la barbarie", ha lamentado.

Por ello, ha transmitido a las "víctimas del terrorismo y la injusticia" que "estamos con ustedes". "Les tenemos presentes en nuestras políticas públicas, nuestras leyes, planes y programas de actuación. Lo que es más importante, fundamental, les tenemos presentes en nuestro corazón", ha concluido.

AVT destaca la "valentía" de Urkullu

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha manifestado estar "asombrada" por el discurso pronunciado por el lehendakari, Iñigo Urkullu, en la Jornada 'Víctimas del Terrorismo y Sociedad', y ha subrayado su "valentía" al pedir perdón a las víctimas y hacer autocrítica. A su juicio, esto supone "un antes y un después" en las relaciones con el Gobierno vasco.

A su juicio, el mandatario vasco "hoy ha sido muy valiente porque hay que ser muy valiente para, delante de una sala llena de cientos de víctimas, pedir perdón como ha hecho él". "Ese reconocimiento reconforta muchísimo a las víctimas", ha resaltado.

La presidenta de la AVT ha considerado también "muy positivo y de gran ayuda" el hecho de que el lehendakari "sí que quiera trabajar por la memoria, por el relato por el que tanto estamos luchando las víctimas". De este modo, ha insistido en que "la impresión ha sido muy gratificante", al tiempo que ha destacado que "hay pocos políticos hoy en día que sean capaces de pedir perdón".

Pedraza: "Este reconocimiento reconforta muchísimo a las víctimas"

En cuanto a la relación a partir de ahora con el Gobierno vasco, Pedraza ha asegurado que las víctimas no piden "nada que no merezcamos, que es dignidad y justicia". "Creo que, como decía el lehendakari, no sé si ha habido o no, pero, por lo menos, no nos lo habían transmitido o no lo habíamos entendido. Hoy ha quedado claro y, por supuesto, que es un antes y un después", ha remarcado.

Quiroga (PP) ve necesario "avanzar mucho más"

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, se ha mostrado satisfecha porque el lehendakari, Iñigo Urkullu, "por fin, coja el guante" y afirme que "ETA no debió existir", y ha considerado que supone "un punto de partida" a la hora de "establecer una línea divisoria entre los que actuaron con honor", en referencia a los concejales que perdieron su vida a manos de la banda, "y los que actuaron con vergüenza", en alusión a los que asesinaron y a los que "miraron para otro lado".

Sin embargo, Quiroga se ha mostrado "sorprendida" del hecho de que el presidente vasco "vuelva al punto de partida que pensábamos habíamos superado" y afirme que "el Gobierno vasco no estuvo a la altura de las circunstancias", motivo por el que ha considerado necesario avanzar "mucho más".

Asimismo, ha recordado que, meses atrás, el Partido Popular vasco "puso encima de la mesa" la necesidad de que la sociedad dijera "con claridad que ETA nunca debió existir".

"Me alegro de que, meses después, el lehendakari coja esa guante porque es un punto de partida que si se hace con honestidad supone una revisión del pasado, un mirar hacia atrás y un establecer una línea divisoria entre quienes actuaron con honor y quienes lo hicieron con vergüenza", ha indicado.

En opinión de la presidenta del PP vasco, "el punto de partida" debe ser el remarcar que "ETA nunca debió existir". "Nosotros estamos dispuestos a mirar hacia delante, a construir esa necesaria convivencia entre los vascos, pero con esa revisión honesta del pasado que permita que Jesús María Pedrosa y otros tantos asesinados por ETA sean reconocidos por la sociedad vasca con honor", ha finalizado.

Más noticias de Política y Sociedad