Público
Público

La vía para retirar las medallas a Billy el Niño abre nuevas diferencias entre PSOE y Unidas Podemos en Memoria

El Congreso aprueba una PNL que insta al Ejecutivo a retirar las medallas al torturador. El PSOE cree que la mejor vía es la reforma de la Ley de Memoria Histórica que considera más garantista, mientras que Unidas Podemos se muestra partidaria de utilizar otras vías "más rápidas" que agilicen el proceso y eviten un largo trámite parlamentario. 

Punto de Fisión - Billy el Niño en su infamia
El expolicía de la Brigada Político y Social de la dictadura Antonio González Pacheco

alejandro torrús

La retirada de las medallas al torturador franquista Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, está siendo un camino largo, en ocasiones tortuoso y polémico para los socios del Gobierno de coalición. La razón, no obstante, no es el fondo de la iniciativa. Ambos partidos comparten la intención de retirar las medallas post mortem, pero difieren en el cómo y, muy especialmente, en los tiempos de espera que lleva aparejada cada vía de actuación. No es lo mismo un decreto, que un Proyecto de Ley específico sobre retirada de medallas o una reforma de la Ley de Memoria Histórica. Todas las vías conducen a Roma, pero no todas permiten la misma velocidad. 

La muerte del torturador el pasado 7 de mayo por coronavirus precipitó la situación y estimuló la acción de la formación morada. El torturador moría sin ver retiradas sus medallas y condecoraciones. Apenas unas semanas antes, además, se había producido otra muerte que había dolido especialmente en el seno de Unidas Podemos: la de Chato Galante, víctima de torturas de Billy el Niño y activista hasta su muerte contra la impunidad franquista. Tampoco es baladí que Iglesias dedicara los primeros segundos de su primera comparecencia pública como vicepresidente segundo a agradecer el trabajo de Galante. Era el 21 de enero de 2020, sucedió en el Teatro del Barrio y en aquel momento nadie veía venir una pandemia que acabaría con víctima y verdugo y pondría aún más difícil la acción del primer gobierno de coalición.  

La muerte de billy el Niño evidenció que el Ejecutivo iba más tarde que nunca en su propósito de retirar las medallas

Sin embargo, la muerte de Billy el Niño evidenció que el Ejecutivo iba más tarde que nunca en su propósito de retirar las medallas al torturador. Llegaba tarde para muchas de las víctimas y también tarde para el torturador, que había fallecido con las condecoraciones todavía en su solapa. De hecho, tras el fallecimiento del expolicía, el propio vicepresidente segundo del Gobierno pedía perdón a las víctimas en un mensaje en Twitter en el que señalaba que la muerte de González Pacheco "sin haber sido juzgado" y con "medallas y privilegios" era "una vergüenza para la democracia" y para "el Gobierno".

Unidas Podemos se movió para que el Ejecutivo actuara de inmediato y retirara cuanto antes las medallas al torturador ante las dilaciones del PSOE, que ya en octubre de 2018, cuando gobernaban en solitario, habían anunciado que ya tenían listo el texto normativo para retirar las condecoraciones. Pero la norma, texto o ley seguía sin ser aprobada y desde aquel anuncio del ministro Grande-Marlaska del año 2018 la medida había ido dando tumbos por programas electorales de diferentes elecciones y, posteriormente, en los acuerdos que dieron lugar al Ejecutivo de coalición actual. 

El penúltimo de estos tumbos fue la intentona de Unidas Podemos que terminó por convertirse en una Proposición No de Ley, sin efectos vinculantes, que fue debatida este miércoles en el Congreso y aprobada por el mismo un día después con 207 votos a favor. La razón oficial del aparente rodeo injustificado que supone que dos partidos se insten a sí mismos a tomar una medida a través del Congreso es el de "reforzar el compromiso del Gobierno de coalición".

Sin embargo, varias fuentes del partido morado señalan otra razón para explicar este aparente rodeo. El propósito habría sido el de crear un terreno de juego propicio para la aprobación de la retirada de medallas sin necesidad de esperar a la reforma de la Ley de Memoria Histórica y que incluye en uno de sus puntos la retirada de las medallas. El deseo de Unidas Podemos, por tanto, es que la retirada de medallas se lleve a cabo "cuanto antes" sin necesidad de esperar a los trámites parlamentarios que necesita la reforma de la Ley de Memoria.

Las fuentes consultadas por este periódico en el grupo parlamentario de UP se muestran más partidarias de otras fórmulas que permitan dar celeridad a un proceso que se ha alargado más de lo deseado. Una de estas fórmulas podría ser un proyecto de ley referido única y exclusivamente a las medallas y condecoraciones que fuera aprobado directamente por el Consejo de Ministros. Esta vía permitiría que el proceso fuera más rápido y directo. "No hay razones para dilatar en el tiempo la retirada de las condecoraciones cuando los dos partidos estamos de acuerdo y hay una mayoría en el Congreso", relatan fuentes cercanas al grupo parlamentario morado.  

Unidas Podemos quiere que la retirada sea lo más rápido posible sin necesidad de esperar a la reforma de la Ley de Memoria

Este deseo de Unidas Podemos choca, de momento, con el plan diseñado desde la vicepresidencia de Carmen Calvo, que ostenta las competencias en materia de Memoria Democrática. Las fuentes consultadas por Público en esta vicepresidencia explican que "la única manera posible" de hacer efectiva la retirada de las medallas y condecoraciones es a través de la reforma de la Ley de Memoria Histórica que el grupo socialista tiene registrada en el Congreso y que contempla este compromiso en uno de sus puntos. La razón, según argumentan, es que es la vía más garantista.  

"Si hubiese otra manera más rápida, este Gobierno ya lo hubiese hecho. Pero no hay otra vía para quitar las medallas y condecoraciones. No hay más caminos que la reforma de la Ley de Memoria", expresan de manera contundente a este periódico desde la vicepresidencia de Carmen Calvo, que también pide que no se dude de la voluntad de su partido. "Nosotros sacamos a Franco del Valle de los Caídos", inciden. 

Desde Unidas Podemos miran con recelo esta vía. No están en contra, pero consideran que alargaría de manera innecesaria un trámite para el cual ya existe respaldo suficiente en el Congreso. La formación morada considera que el proceso de reforma de la Ley de Memoria puede ser un largo y costoso ya que hay diferencias evidentes entre ambas formaciones en algunos aspectos como la Ley de Amnistía, el papel de la Justicia en el fin de la impunidad franquista o, incluso, en el futuro diseño y función del Valle de los Caídos. 

Desde la vicepresidencia de Carmen Calvo, no obstante, inciden en que no se trata de un asunto de falta de voluntad política sino de cumplir con todos y cada uno de los procedimientos legales necesarios para que la retirada de las condecoraciones sea efectiva y no sufra ningún revés judicial

"Me parece un asunto muy grave como para no traerlo como una PNL. Me gustaría mucho más leerlo en el BOE", les espetó Íñigo Errejón

La discusión, por tanto, se dibuja en el seno del Gobierno entre la postura defendida por la vicepresidencia de Carmen Calvo y la mantenida por Unidas Podemos. Las dos vías conducen al mismo lugar, pero los tiempos requeridos para que la retirada sea una realidad son bien diferentes. También, en opinión de la vicepresidencia de Carmen Calvo, las garantías que ofrecen una y otra fórmula. 

La decisión final la tendrá que tomar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien también pudo tomar nota en el debate de este miércoles de las críticas que las formaciones que apoyaron su investidura, salvo el PNV, realizaron de la lentitud del Gobierno para aprobar una medida que en octubre de 2018 decía tener lista. Así, desde partidos como ERC, Mas País o BNG recriminaron a los grupos que integran el Gobierno que fueran a la Cámara con una PNL y no con una ley ya redactada y diseñada a tal efecto. "Me parece un asunto muy grave como para no traerlo como una PNL. Me gustaría mucho más leerlo en el BOE", les espetó Íñigo Errejón.

Sin embargo, otras formaciones, como el PNV, y el propio portavoz socialista, dieron por hecho en sus discursos que la retirada de las medallas se producirá a través de la reforma de la Ley de Memoria. 

Por su parte, desde la vicepresidencia de Carmen Calvo insisten en que la demora no se debe a la voluntad del Ejecutivo, que la pandemia también ha influido en que se retrase la tramitación de la Ley de Memoria y que retirar las condecoraciones no es tan fácil como algunos grupos quieren dibujarlo. "No se trata de coger el BOE y ya. No podemos dar pasos en falso y hay que ser garantista. Este Gobierno cumplirá, pero será a través de la Ley de Memoria", zanjan estas fuentes. 

Más noticias de Política y Sociedad