Público
Público

Memoria histórica Adolfo Suárez Illana se alinea con Vox y vota en contra de quitar las medallas a Billy el Niño

El hijo del hombre que legalizó el PCE en España en 1977, que siempre ha presumido de padre, rompe la disciplina de voto del PP y rechaza que se retiren las condecoraciones a un torturador de la dictadura porque, dice, con esta medida "se pretende hacer saltar la Constitución".

Adolfo Suárez Illana
Adolfo Suárez Illana, diputado del PP en el Congreso. (EFE)

Público | europa press

Es diputado y secretario cuatro de la Mesa del Congreso y diputado del PP, pero lo cierto es que Adolfo Suárez Illana pasa muy desapercibido; de hecho ha pasado de ser número 2 en la lista del PP en Madrid a poco más que un hombre callado al que apenas menciona nadie salvo cuando se empeña en dispararse en el pie –inolvidable cuando se metió él solo en un jardín por el aborto en plena campaña electoral– o hacer gestos de cara la galería como girarse cuando hablan los representantes de Bildu.

Pero este jueves Suárez Illana ha vuelto a acaparar la atención de los medios tras romper la disciplina de voto del Grupo Popular al votar en contra de una proposición no de ley del PSOE y Unidas Podemos aprobada por el Congreso que urge al Gobierno quitar las medallas a torturadores como el expolicía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño'.

Según ha confirmado él mismo, Suárez Illana ha decidido "en conciencia" desmarcarse de su partido, que ha optado por la abstención y rechazar la iniciativa, lo que le ha llevado a coincidir con la ultraderecha de Vox, el único partido que se ha opuesto a la iniciativa.

El hijo de Adolfo Suárez, el artífice de la transición, el hombre al que todos alaban por tener el coraje de legalizar al Partido Comunista de Españ (PCE) y porque dialogaba con todos, no ha mostrado ningún reparo en alinearse con al ultraderecha argumentado que ha decidido no seguir la consigna de su grupo parlamentario y ha preferido votar en contra por considerar que es trataba de una proposición "tramposa y engañosa, en la que tras el parapeto de hechos lamentables, manipulando los sentimientos de los españoles, se pretende hacer saltar la Constitución".

"Comprenderán que personalmente no puedo avalar un atropello semejante, una trampa de estas características y con una capacidad destructiva de la escasa concordia que lamentablemente nos queda ya en España", argumenta Suárez Illana en un comunicado.

Más noticias de Política y Sociedad