Público
Público

Antifascistas Movilización social por 'los seis de Zaragoza', antifascistas condenados por una protesta contra Vox

Personalidades de la música, el cine y el periodismo se unen a una plataforma ciudadana y respaldan el manifiesto que pide revocar las condenas de hasta seis años de cárcel a seis jóvenes declarados culpables de atacar a la Policía en Zaragoza en una sentencia en la que la propia Audiencia admite que le "resultó imposible" identificar "las siluetas que aparecen en las grabaciones"

Audiencia provincial de Aragón
Audiencia provincial de Aragón. Wikipedia

La condena a penas de hasta seis años de prisión a seis jóvenes antifascistas por su presunta intervención en un altercado contra la Policía en Zaragoza, pese a que el propio tribunal admite que no puede identificar su presencia entre los atacantes, ha desatado una ola de solidaridad a la que han comenzado a sumarse decenas de personalidades del mundo de la cultura, que están suscribiendo el manifiesto lanzado por la Plataforma de Madres y Padres para la Absolución de los Seis de Zaragoza.

"En sede judicial ha quedado claro que son inocentes, no hay pruebas incriminatorias, así que son inocentes", señala el texto, que añade que "hemos educado a nuestros hijos en el respeto y el civismo".

"Es un alegato por la libertad de nuestros hijos, un comunicado de adhesión que solicita el apoyo de personas y colectivos que entiendan esta condena como injusta", añade el manifiesto, que "nace desde el temor y la impotencia" y "desde la rabia porque han sido condenados sólo por participar en una manifestación".

El manifiesto, cuyo lanzamiento se une a otras acciones de movimientos sociales y plataformas locales, ha sido suscrito por actores como Alberto San Juan, Kiti Manver, Miguel Rellán, Itziar Miranda, Sergio Peris-Mencheta, Nacho Rubio, Raúl Sanz, Salomé Jiménez o Ana Arias, directores como Alberto Castrillo y Javier Macipe, productores como Cristina Gallego, guionistas como Germán Roda, periodistas como Cristina Fallarás, músicos como Nacho Vegas, Felix Martin o David Sancho e ilusionistas como Jorge Blass.

La precampaña de las primeras generales de 2019

La condena a ‘los seis de Zaragoza’, emitida hace unas semanas por la Sección Sexta de la Audiencia de Zaragoza, la misma que avaló no investigar los crímenes del franquismo en la capital aragonesa, impone sendas condenas de seis años de prisión a cuatro de los acusados (tres por atentado a agente de la autoridad y otros tres por un delito de desórdenes públicos) y un año de libertad vigilada para los dos que eran menores cuando ocurrieron los hechos, a lo que se suman multas por un valor conjunto de 11.000 euros.

Los hechos se remontan al 17 de enero de 2019, cuando fue convocada a través de las redes sociales una manifestación contra el partido ultraderechista Vox, cuyo presidente, Santiago Abascal, daba un mitin en el auditorio de Zaragoza durante la precampaña de las primeras elecciones generales de ese año.

En la protesta participaron unos doscientos jóvenes, ochenta de los cuales acabaron refugiándose en el cercano campus universitario tras varias carreras y cargas policiales, lo que dio paso a una segunda fase del incidente en el que algunos manifestantes lanzaron objetos a los agentes y en el que llegaron a producirse forcejeos.

Los seis acusados, varios de los cuales niegan tener cualquier tipo de relación propia con el resto de los compañeros de banquillo, fueron detenidos a última hora de la tarde en distintos bares de la zona universitaria por los que la Policía fue realizando una batida.

"La identificación de las siluetas resultó imposible"

Seis agentes denunciaron haber sufrido lesiones como consecuencia de los incidentes, aunque solo uno de ellos señaló a uno de los acusados como su atacante en el juicio, en el que se produjo una situación rocambolesca: defensas, acusaciones y tribunal tuvieron ese día la primera noticia, por boca de un testigo (el responsable de seguridad), de que las cámaras de seguridad de la universidad habían grabado lo ocurrido y de que otro video llevaba casi dos años colgado en la web de un medio de comunicación local como Heraldo de Aragón.

Las defensas solicitaron el visionado de esas imágenes, a lo que accedió el tribunal ante la magnitud de la laguna detectada en la investigación de los hechos. Se realizó al día siguiente en la pantalla de televisión que la Audiencia utiliza para los testimonios por videoconferencia, de una resolución estándar.

Finalmente, la Sección Sexta optó por condenar a los acusados basándose en las conclusiones del atestado y en las declaraciones de los policías, aunque admitiendo en la sentencia que "la identificación de la identidad de las siluetas que aparecen en las grabaciones resultó imposible para la sala debido a su deficiente calidad y a la falta de luz, dada la hora en que se produjeron los hechos, por lo que no fue posible determinar si el acusado se encontraba o no presente dentro del grupo violento".

"Es una prueba fundamental que debe ser analizada"

"En el juicio surgió una prueba fundamental, que fueron las grabaciones", explica Rafael Ariza, abogado de uno de los acusados y que ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que antes de resolver los recursos ordene un informe pericial de esas grabaciones que determine si los acusados atacaron o no a los policías. "Se trata de una prueba fundamental que debe ser analizada por profesionales", señala.

El tribunal todavía no se ha pronunciado sobre la admisión y práctica de esa prueba, a la que se suma una pericial de parte encargada por el letrado que concluye que su defendido, J. A. V., no puede ser identificado como uno de los jóvenes que apedrearon a los policías o forcejearon con ellos.

En la causa obran junto a esas grabaciones las de los interrogatorios de los acusados, que mientras permanecieron detenidos llevaban, salvo prueba en contrario, la misma ropa que cuando tuvieron lugar los altercados, algo que, junto con el cotejo de su fisionomía y su complexión, debería facilitar su identificación o su descarte como sospechosos.

Tras el TSJA, acusaciones y defensas disponen del Supremo como tercera instancia para cerrar la revisión del caso, por el que ninguno de los seis acusados, que en ningún momento han negado haber participado en la concentración y que aseguran haberse retirado antes de que comenzaran las cargas y las carreras, ha llegado a ingresar en prisión.

"No se puede demostrar que estuvieran allí"

"Pensábamos que no podía salir una sentencia así, pero cuando salió nos dimos de bruces con la realidad", explica Francho Aijón, padre de uno de los acusados, que insiste en que con las grabaciones "no se puede demostrar que estuvieran allí".

"Mi hijo llevaba una chaqueta llamativa, y se le ve entrando en la ciudad universitaria, pero esa misma chaqueta debería servir para reconocer que no estuvo en los enfrentamientos", anota.

El actor y guionista Gerald B. Filmore, uno de los que han suscrito el manifiesto, destaca que los seis jóvenes "se están jugando el futuro, la cárcel y tener antecedentes, solo por defender valores democráticos en una manifestación contra un grupo político que representa a la ultraderecha en España". "La forma de premiar la actitud de estos jóvenes es castigarles con la cárcel sin pruebas objetivas, en una situación que es durísima y desproporcionada", añade.

Más noticias