Público
Público
Únete a nosotros

elecciones generales 2019 Sánchez gana y gobernaría con Ciudadanos o con Unidas Podemos y los nacionalistas

El PSOE, junto a Podemos, supera con holgura a Vox, PP y Ciudadanos. La ultraderecha entra en el Congreso. El PP se hunde mientras Ciudadanos le pisa los talones

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 8

Vista del exterior de la sede del PSOE en Madrid, donde se celebran los resultados electorales de este domingo. Con el 90% escrutad, el PSOE gana las elecciones y podría gobernar sin los partidos nacionalistas. EFE/Javier López

El PSOE ha logrado recuperar el liderazgo en la escena nacional, que había perdido en el año 2011. Después de una travesía del desierto de su líder, Pedro Sánchez, y de una moción de censura que acabó con el PP de Mariano Rajoy, y once años después de su última victoria -en las elecciones de 2008-, el PSOE es de nuevo la fuerza más votada.

Los socialistas, con el 99% escrutado, han logrado 123 escaños, mientras que el PP se hundió y obtuvo 66; Ciudadanos subió hasta los 57 asientos, Unidas Podemos se quedó en 42, mientras que la ultraderecha entró por primera vez en el Congreso, con 24 escaños. En Catalunya, entre los partidos independentistas ERC superó con claridad a JxCat: 15 escaños por 7. En Euskadi, el PNV sacó 6 diputados y Bildu 4. El hemiciclo lo completan dos diputados de Coalición Canaria, otros dos de NA+ (Navarra suma), uno del Partido Regionalista de Cantabria, el de Miguel Ángel Revilla, y uno de Compormís 2019. 

El proyecto de las derechas y la ultraderecha de gobernar España a lomos de la crisis catalana fracasó con estrépito y la irrupción de Vox, en lugar de galvanizar el voto, lo que hizo fue castigar al PP, que obtuvo un resultado desastroso, el peor de su historia -obtuvo menos escaños que Podemos en 2016- y que tendrá obligatoriamente que replantearse a fondo estrategias y proyecto. El PP se quedó sin representación en el País Vasco -tampoco la obtuvieron Ciudadanos ni Vox- y solo obtuvo un escaño en Catalunya.

La cercanía de Ciudadanos le disputa la hegemonía en la derecha y la enorme distancia con el PSOE hacen que el liderazgo de Pablo Casado se tambalee a las primeras de cambio. Como elementos que explican este resultado del PP está la bisoñez del líder, la gestión desastrosa de la crisis en Cataluña, su cercanía a la ultraderecha, y la corrupción.

La estrategia de Pedro Sánchez de erigirse en el defensor de los valores democráticos y de recuperar la convivencia en Catalunya frente al proyecto reaccionario impulsado por Vox tras su decisiva irrupción en Andalucía, le ha doblado el pulso a la derecha y a la ultraderecha, que habían planteado estos comicios como un partido entre dos bloques y pretendían reeditar el pacto andaluz entre PP, Ciudadanos y Vox en alguna de sus versiones.

PSOE y Unidas Podemos, la formación que dirige Pablo Iglesias -que, aunque pierde apoyos respecto a 2015 y 2016, que regresan al PSOE, obtiene una posición decisiva- suman 165 escaños, muy por encima de la cifra que alcanzaron PP, Cs y Vox, que se quedaron en 147. Sánchez e Iglesias tienen al alcance una mayoría para gobernar.

Iglesias ya se ha ofrecido al PSOE para llegar a un acuerdo. Sin embargo, aunque  para una investidura valen más síes que noes, a PSOE y Unidas Podemos les falta  un escaño para hacer una mayoría absoluta sin los independentistas. Si se le añaden los diputados de PNV, los de Coalición Canaria, Compromís y PRC, la suma da 175. Por tanto, ERC y Oriol Junqueras podrían tener un papel clave.

Emerge una mayoría absoluta de PSOE junto a Ciudadanos, que, para ejecutarse, requeriría que Albert Rivera levantase el veto que le impuso al PSOE de Sánchez en la precampaña electoral. Cuando Sánchez salió a celebrar la victoria con los militantes congregados en Ferraz, la gente le gritó: "Con Rivera, no". "Creo que me ha quedado bastante claro", les respondió el presidente. "Nosotros no vamos a  poner cordones sanitarios. La única condición es respetar la Constitución y avanzar en justicia social, pero eso será mañana". "Los españoles quieren que el PSOE gobierne", dijo. "Se trataba de ganar las elecciones y de gobernar y vamos a gobernar España", agregó. 

Alta participación

La jornada estuvo marcada por una alta participación, por encima del 75%, nueve puntos más que en 2016, similar a la del año 2004, cuando ganó las elecciones el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, después de los atentados de Atocha. La movilización de los jóvenes, según expertos demoscópicos consultados por Público, marcó estos comicios. Su implicación y su mayor simpatía por PSOE y Unidas Podemos, y su rechazo a Vox habría jugado un relevante papel .

El Senado, decisivo por la intención de PP, Ciudadanos y Vox de aplicar un 155 indefinido en Catalunya, quedó en manos del PSOE, con lo que esta medida queda descartada. Desde 1993 no controlaban los socialistas el Senado.

La ultraderecha irrumpe por primera vez desde la transición en el Congreso con 24 escaños, pero aunque el dato puede parecer muy alto, está por debajo de sus expectativas, y se colocó como quinta fuerza. El partido de Santiago Abascal, empero, ha asustado al electorado, que no le ha dado la llave del país, y ha liquidado las ambiciones de Casado de ser presidente de la misma manera que Juanma Moreno en Andalucía. Con el apoyo ultra.

Rivera no logró su objetivo declarado: alcanzar una mayoría a la andaluza. Su cordón sanitario a Sánchez y su afán por colocar la crisis en Catalunya en el primer plano y convertir estas elecciones en un juicio al independentismo fracasó. Sin embargo, el hundimiento del PP y el crecimiento en escaños le permiten salir airoso de la contienda electoral. 

Pedro Sánchez la ha vuelto a hacer. Ha obtenido una victoria indiscutible y será presidente, de una u otra manera, por méritos propios. El PSOE ha encontrado un líder, podría decirse, inesperado. Después de haber frenado el sorpasso de Podemos en 2015 y 2016, ahora, tres años después, y tras superar su defenestramiento y toda una serie de vicisitudes y peripecias que le han dado fortaleza, ha logrado asentarse. Desde las elecciones de 2008, las últimas que ganó Zapatero, el PSOE no ganaba unos comicios en el ámbito nacional. El PSOE superó en esta ocasión los 110 escaños de las elecciones de 2011, cuando el candidato fue Alfredo Pérez Rubalcaba.

En Catalunya, la participación fue muy alta, por encima del 77%. ERC obtiene un resultado excelente y con 15 escaños aglutina buena parte del voto independentista. JxCat se queda en cuarto lugar, por detrás del PSC, que se recupera también de los últimos varapalos y logra doce asientos, y de En Comú-Podem. Ciudadanos, que ganó las elecciones autonómicas, retrocedió al quinto lugar. 

Y en Andalucía, en donde la irrupción de Vox causó un vuelco electoral y liquidó la hegemonía del PSOE el pasado mes de diciembre, la izquierda recupera el liderazgo y Ciudadanos supera al PP en número de votos. La suma de PSOE (24) y Podemos (9) supera ampliamente a la de la mayoría del Gobierno, formado por PP (11) y Cs (11), con los apoyos de los ultras, que se quedaron en seis escaños.

Más noticias en Política y Sociedad