Público
Público

Resultados elecciones Sánchez vuelve a llevar al PSOE a una victoria electoral, pero su militancia avisa: "Con Rivera no"

El candidato socialista no necesita a los independentista para poder ser investido presidente. Las negociaciones para buscar una mayoría estable no se empezarán hasta después del 26 de mayo. Lo socialistas ganaron en 14 comunidades

Publicidad
Media: 4.69
Votos: 13

El líder del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, celebra los resultados de las elecciones con los militantes socialistas en la calle, junto a la sede de Ferraz. REUTERS/Sergio Perez

Ferraz volvió a ser este domingo una fiesta, once años después de la última victoria electoral. De nuevo se cortó la calle, se instaló un gigantesco escenario y cientos de militantes celebraron por todos lo alto el triunfo de los socialistas.

Se celebraron varias cosas: la debacle del PP, que las “tres derechas” queden muy lejos de la mayoría absoluta y un resultado de Vox por debajo de las últimas expectativas electorales que se habían publicado. Pero, sobre todo, se festejó que los partidos independentistas no serán determinantes para que Pedro Sánchez continúe como presidente.

El PSOE tuvo un triunfo incontestable. Con más 7.400.000 votos, 123 diputados -39 diputados más que en 2016- y habiendo sido el partido más votado en catorce comunidad autónomas, sólo no lo ha logrado en Catalunya, el País Vasco y Navarra.

Sánchez tiene todo un abanico de posibilidades para ser presidente del Gobierno en la próxima legislatura, pero en Ferraz se tiraba de calculadora para una suma: PSOE (123), Podemos, Compromís y Guayem (43), PNV (6) y el partido de Miguel Ángel Revila (1), una escisión de los socialistas. Total, 173 diputados, dos menos de la mayoría absoluta, que ya obtendría con los dos diputados de Coalición Canaria.

De esta forma, ni ERC, ni PDyC, ni Bildu (que obtuvo cinco diputados) serían necesarios para una investidura y, mucho menos, en segunda vuelta, salvo en la hipótesis que estos partidos se sumaran al voto en contra de PP y Ciudadanos.

Los militantes socialistas celebran junto a la sede de Ferraz los resultados de las elecciones del 28-A. REUTERS/Sergio Perez

En Ferraz ponen una mueca burlona cuando se les plantea un pacto con Ciudadanos que sí daría una mayoría sólida de 180 diputados. En principio, esta posibilidad no se contempla por la dirección del partido, aunque no faltan dirigentes que la ven con buenos ojos, sobre todo, algunos barones autonómicos.

Pactos, tras el 26-M

La versión oficial de la dirección del partido es que hoy no toca hablar de pactos, sino celebrar los resultados, y que ya habrá tiempo de abordar esa cuestión. Y es que la intención de Pedro Sánchez es esperar a los resultados de las elecciones del 26 de mayo antes de iniciar una negociación para formar Gobierno.

Aunque antes e tendrá que negociar la composición de la Mesa del Congreso y elegir la Presidencia de la Cámara Baja, lo que ya puede dar pistas sobre en qué grupos políticos quiere apoyarse Sánchez.

Sin embargo, Sánchez recibió un claro mensaje de la militancia la misma noche electoral tras comparecer a las puertas de Ferraz, en un escenario improvisado para celebrar la victoria electoral. "¡Con Rivera no!", fue lo primero que escuchó. El grito unánime y repetitivo sorprendió hasta al propio presidente, que se vio obligado a decir: "Ya os he escuchado y ha quedado claro".

Sanchez, acompañado de su esposa y los máximos dirigentes del partido, quiso reivindicar la democracia y la defensa que ha hecho el conjunto de la ciudadanía de ella con su alta participación, "porque ha ganado el futuro y ha perdido el pasado", afirmó.

El líder socialista indicó también que, "desde una posición progresistas y de izquierda" va a tender la mano a todas las fuerzas parlamentarias. Y, ahí, de nuevo llegó el aviso: !Con Rivera no!". Sánchez insistió en que no va a ser como ellos y  que no va a poner cordones sanitarios y que la única condición es el respeto a la Constitución. Y tuvo que volver a  escuchar: "!Con Rivera no!". 

El mensaje de esa militancia a la que tanto apeló Sánchez está más que claro, y recordó cuando José Luis Rodríguez Zapatero, en su primer triunfo electoral, fue apabullado por el grito: "No nos falles", y allí mismo prometió no fallar. Algunos militantes de la puerta de Ferraz echaron de menos anoche un compromiso más claro del secretario general del PSOE.

Más noticias en Política y Sociedad