Público
Público

Aves Crisis climática: las aves mandan señales de emergencia desde el Estrecho

Ornitólogos de la Fundación Migres han constatado importantes variaciones en las rutas de las especies migratorias en este punto caliente del planeta a causa del calentamiento global.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

El Estrecho de Gibraltar nos están lanzando señales evidentes del cambio climático. John Wright

No hace falta ir a la Antártida o al Ártico para comprobar en el progresivo deshielo de los polos los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero. Aquí, muy cerca, en el Estrecho de Gibraltar nos están lanzando señales evidentes del cambio climático, de lo que algunos sectores prefieren ya denominar como crisis climática. Esas señales las emiten las millones de aves que cruzan cada año ese punto del sur de la península ibérica en su ruta migratoria de ida y vuelta entre Europa y África, y las han captado los ornitólogos de la Fundación Migres que llevan observando ese trasiego aéreo desde hace más de 20 años.

Apostados en unos observatorios ubicados en puntos estratégicos del litoral de Tarifa y Algeciras, desde donde se otea la costa de Marruecos, cuatro ornitólogos observan con sus prismáticos el paso diario por uno de los cinco puntos más importantes del mundo en las rutas de las aves migratorias que viajan cientos, miles de kilómetros en busca de un clima más agradable, de lo que se llama el “óptimo climático”, ése que fisiológicamente les permite vivir. Y los expertos no están solos. Más de 1.500 voluntarios y colaboradores los acompañan de julio a octubre en una minuciosa labor de anotación y cuenteo de un hermoso tráfico que no contamina y cuyos cambios en tiempo y cantidad están advirtiendo de que algo no estamos haciendo bien los seres humanos.

El papel de "centinelas ambientales" de las aves proporciona muchas información a los científicos

Desde que se puso en marcha el programa de seguimiento en 1997, el equipo de voluntarios de la ‘ciencia ciudadana’ dirigido por los profesionales de la ornitología de la Fundación Migres ha registrado el paso de cerca de 10 millones de aves planeadoras por este “punto caliente” de las rutas de las aves migratorias, que discurre casi paralela a la que recorren otros migrantes, las miles de personas que intentan llegar cada año en patera a las costas andaluzas. “Las aves son como termómetros de lo que está pasando en los ecosistemas que atraviesan, de África y de Europa”, precisa Alejandro Onrubia, uno de los ornitólogos del programa.

Ese papel de “centinelas ambientales” proporciona mucha información a los científicos, porque las aves están constituidas por un número alto de especies, pero no excesivo, ocupan una posición elevada en la cadena trófica o alimenticia, están distribuidas por todos los ambientes del planeta y son fáciles de estudiar con la simple ayuda de unos prismáticos. Y uno de los datos más importantes que han obtenido los observadores de estas centinelas es el cambio del calendario de las migraciones a causa de la crisis climática.

Alejandro Onrubia lo explica así: para las aves resulta crucial llegar a tiempo. Si llegan tarde, pueden quedarse sin comida, y si aparecen más pronto de la cuenta, pueden morirse de frío, por ejemplo. De modo que deben ir siempre al compás de los ritmos de la naturaleza, que, a su vez, vienen determinados por el clima. Y la observación de las aves durante dos décadas ha permitido constatar que en torno a un centenar de especies están dejando de migrar para convertirse en sedentarias, porque han encontrado su “optimo climático” en una Europa donde los inviernos son más suaves y ya no necesitan buscar el calor africano. Una muestra: De los 100.000 gansos que había en los años 70 en Doñana, sólo quedan 5.000; el resto están en Holanda y Francia. “Eso no es malo del todo tampoco. Eso quiere decir que están adaptándose a los cambios, porque con los cambios también hay ganadores y perdedores”, dice este ornitólogo.

Colonización africana de Europa

Pero hay más cambios. Una treintena de especies de aves africanas, como el buitre moteado y el ratonero moro, se están instalando en el sur del continente europeo, porque aquí han acabado encontrando unas condiciones parecidas a las de sus lugares de procedencia al otro lado del Estrecho. “Eso –subraya Onrubia– da una idea del calentamiento global. Se está produciendo un desplazamiento de las zonas de distribución de las aves, las que necesitan temperaturas más frías se van desplazando más hacia el norte de Europa y las que necesitan más calor, se quedan más al sur”.

En el fantástico “laboratorio natural” que es el Estrecho, donde se juntan las corrientes frías del Atlántico y las más cálidas del Mediterráneo, donde confluyen dos continentes, los ornitólogos de Migres han detectado que, en general, las aves llegan ahora en primavera significativamente antes y que en otoño algunas adelantan el viaje, como las cigüeñas blancas y distintas especies de águilas, mientras que otras se quedan en la península ibérica, como es el caso de los ratoneros. Y han descubierto más cosas.

Las aves llevan años diciéndonos que algo está pasando

La cantidad aquí también es fuente de mucha información. Y en esta ruta de las aves migratorias han cambiado los números de paso. Ha aumentado el de las cigüeñas y aves rapaces, lo que da a entender un incremento de las masas forestales en Europa y de la efectividad de las medidas de protección. Y eso, dice Onrubia, es una buena noticia. Pero hay otra mala: el considerable descenso del paso de las aves pequeñas, insectívoras, de hasta el 70% en el caso de los vencejos y del 30% en el de las golondrinas, a quienes afecta mucho las explotaciones agrícolas y el uso de pesticidas en los cultivos del continente europeo. “Esto es una auténtica debacle. Son aves comunes, pero ya mucho menos comunes que lo que veían nuestros abuelos”, se lamenta el ornitólogo.

Y hay más ejemplos de cómo el calentamiento global está afectando a los patrones de conducta de las aves migratorias y marinas, como el recorrido cada vez más largo que debe hacer la pardela balear para alimentarse de los bancos de peces que se desplazan cada vez más al norte en busca de aguas más frías. Todo en la naturaleza va encadenado. “Si miras alrededor, vas a apreciar el cambio climático en plantas, animales. Y los cambios son muy rápidos y fuertes. Las aves llevan años diciéndonos que algo está pasando. Como grandes centinelas que son, nos están mandando un mensaje”, advierte este experto.

Una gran base de datos

La Fundación Migres ha puesto en marcha este mes una gran base de datos, MIGdata, con toda la información que ha recabado durante 20 años de observación del paso de las aves por el Estrecho, una iniciativa que cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica. Esta ingente información biológica la puede consultar ya en la web cualquier profesional o persona interesada en un trabajo que permite analizar los cambios que se han producido en las rutas migratorias y en el comportamiento de las aves.

Migres pretende, así, poner su trabajo de más de dos décadas al servicio de la comunidad científica para contribuir al avance del estudio de las aves migratorias y a la lucha contra el cambio global. En MIGdata se registran, además, datos sobre cuatro espacios protegidos en el entorno: los parques naturales de Los Alcornocales, Sierra de Grazalema, la Breña y Marismas del Barbate y el Estrecho, hábitats de un gran valor ecológico que desempeñan un importante papel para la supervivencia de las especies migrantes tras sus largos viajes.

Más noticias en Política y Sociedad