Público
Público

Balas Correos Iglesias Sindicatos de Correos piden conocer los protocolos de seguridad y dudan de que las cartas amenazantes llegaran por error

Las cartas contenían munición y estaban dirigidas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; a la directora de la Guardia Civil, María Gámez; y al candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias. Los sindicatos exigen responsabilidades y CSIF, que defiende a los trabajadores, pide que se investigue si hubo "algún error".

16/03/2021. Imagen de archivo de un cliente siendo atendido en una oficina de Correos, en Madrid. - EUROPA PRESS
Imagen de archivo de un cliente siendo atendido en una oficina de Correos, en Madrid. Alberto Ortega / Europa Press

Los sindicatos de Correos han pedido en un comunicado al presidente de esta institución, Juan Manuel Serrano Quintana, que dé a conocer la operativa de seguridad que se aplica actualmente ante las cartas con contenidos amenazantes y balas de fusil dirigidas a varios políticos como Pablo Iglesias.

"Ante la extrañeza que supone la falta de detección de estos envíos por los mecanismos de seguridad de que dispone Correos, antes de su entrega al destinatario y el peligro que ello conlleva para los trabajadores y clientes de Correos, le solicitamos que nos informe de si se ha modificado la operativa de seguridad que venía funcionando hasta fechas recientes", recoge la nota.

Por este motivo, preguntan también a Serrano Quintano si va a realizar una auditoría de los procesos de seguridad que se aplican para detectar posibles necesidades que precisen nuevas inversiones para la adecuación y mejora de los sistemas actuales.

"Entendemos que deberá analizarse, si es necesario revisar los actuales protocolos de seguridad que han puesto de manifiesto algún tipo fallo en aras a mejorar nuestros sistemas de detección de envíos que ni pueden ni deben circular por nuestra red", destacan los sindicatos.

Los sindicatos insisten en la necesidad de revisar los protocolos de seguridad actuales

Asimismo, recuerdan que Correos sirvió en el pasado de instrumento para asestar "golpes terroristas personalizados" a diferentes personajes públicos y que, precisamente por ello, se adoptaron medidas de seguridad para impedir que un servicio público como este "fuese utilizado para otros fines diferentes a su función".

"Tanto las inversiones realizadas para detectar envíos sospechosos, como los protocolos de seguridad implantados en toda la red postal han impedido la circulación de objetos como los citados y han permitido afirmar que la red postal es segura. Así, se consolidaron dos de los atributos que mejor identifican al Servicio Público Postal, su seguridad y su fiabilidad", concluyen.

Surgen dudas de que las cartas pasaran los filtros por error

Alternativa Sindical ha puesto en duda que "se pueda tratar de un error" del vigilante de seguridad de la empresa subcontratada por Correos que las tres cartas con balas y amenazas llegaran a sus destinatarios.

Así lo ha manifestado este domingo el sindicato de seguridad privada en un comunicado, después de que Correos abriera expediente a la empresa subcontratada responsable de la clasificación y escaneo de la correspondencia y solicitara la "retirada inmediata" del servicio del vigilante de seguridad que no detectó en el escáner las cartas que contenían munición dirigidas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; a la directora de la Guardia Civil, María Gámez; y al candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias.

El sindicato pone en duda la responsabilidad que pueda tener el vigilante de seguridad de Correos en el centro de tratamiento automatizado de Madrid/Vallecas.

En este sentido, el portavoz de Alternativa Sindical, Alberto García, ha señalado que las máquinas de Rx "tienen un sistema de detección automática, como en el aeropuerto". Así, ha asegurado que si esa máquina "no detecta nada raro, no pasa a la inspección del vigilante".

García: "Si es raro que falle este sistema, más raro aún es que pase no con uno, sino con tres sobres"

"Si es raro que falle este sistema, más raro aún es que pase no con uno, sino con tres sobres que portan objetos metálicos. Además Correos cuenta con otros sistemas de seguridad en los sobres para discriminar cartas de paquetería", ha explicado. Por ello, el sindicato ha exigido a Correos y al jefe de seguridad "que ha responsabilizado al vigilante" que investigue las causas que supuestamente han llevado a concluir que ha sido error del vigilante de seguridad y no del buen funcionamiento o calidad de sus propios sistemas de escáneres automatizados.

CSIF defiende a los trabajadores de Correos, pero pide que se investigue si hubo "algún error"

CSIF defiende la profesionalidad de los trabajadores de Correos, pero reclama llegar hasta el final para verificar si ha habido un error que haya podido comprometer la seguridad de las tres personas amenazadas.

El sindicato indica que "nunca había pasado esto", justifica que todos los envíos están sometidos a unos controles exhaustivos y recuerda que Correos llega a diario a 25 millones de hogares y a tres millones de empresas e instituciones de España.

No obstante, añade que "no concibe lo que ha pasado" y "exige un examen del protocolo de Correos que permita llegar hasta el final y verificar si en esta ocasión hubo algún error que comprometiese la seguridad de la ciudadanía".

En una carta enviada por Correos a la empresa INV Vigilancia, le comunica la apertura de un expediente y "el apercibimiento más severo" y solicita la "retirada inmediata del servicio" de la persona que estaba a cargo del equipo radiológico por el que pasaron las misivas.

Por su parte, el sindicato profesional de seguridad privada Alternativa Sindical ha puesto en duda que fuera por un error del vigilante de seguridad el que hubieran llegado a sus destinatarios estas cartas.

En un comunicado, el sindicato "exige a Correos y al jefe de Seguridad que ha responsabilizado al vigilante que investiguen las causas que supuestamente han llevado a concluir que ha sido error del vigilante de seguridad y no del buen funcionamiento o calidad de sus propios sistemas de escáneres automatizados, antes de poner en duda el buen nombre de los profesionales de seguridad".

Más noticias de Política y Sociedad