Público
Público

El cazador que mató a dos agentes rurales: "Todavía no entiendo cómo pude hacerlo"

La Fiscalía pide inicialmente para el acusado penas que suman 48 años de prisión por sendos delitos de asesinato y un año más por tenencia ilícita de armas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Lleida ha iniciado el juicio contra Ismael Rodríguez, un cazador que hace dos años disparó mortalmente contra dos agentes rurales en Lleida.EFE/ Adrià Ropero

El cazador que disparó mortalmente contra dos agentes rurales hace dos años en un coto de caza de Aspa (Lleida), ha asegurado durante la primera jornada del juicio que está "destrozado" y que no entiende cómo pudo hacerlo.

Según ha indicado ante la Audiencia de Lleida, Ismael Rodríguez, a quien el fiscal pide 48 años de prisión por sendos delitos de asesinato, no entiende cómo pudo cometer el crimen.

El acusado ha afirmado en la vista que los agentes rurales se le acercaron por la espalda, aunque no apercibió sus pasos cuando se aproximaron, y que recuerda que le dieron los 'buenos días" y le pidieron que descargara su arma.

"Solo recuerdo ver la insignia de agentes rurales, verles a ellos en el suelo e irme hacia el coche" con el que había viajado al coto con otros cazadores desde Terrassa (Barcelona). Allí se encontró con uno de sus compañeros de caza y le confesó: "creo que he disparado a dos personas".

"Podría haber huido, porque no había nadie más conmigo, pero no lo hice", ha subrayado

Preguntado por si tuvo intención de huir del lugar de los hechos, el acusado ha manifestado que "nunca hubiera huido". "Podría haber huido, porque no había nadie más conmigo, pero no lo hice", ha subrayado.

Así pues, el imputado ha asegurado que no se sintió presionado para llamar al teléfono de emergencias 112 cuando se lo pidieron sus compañeros y que fue él mismo el que preguntó al grupo: "¿A quién hay que llamar?".

El acusado ha agregado que estaba muy nervioso en esos momentos -"estaba temblando"- y que los mossos le indicaron que se sentara en una piedra y se calmara "ya que tenía hasta ganas de vomitar". En relación a sus presuntos problemas psiquiátricos, Rodríguez ha asegurado que, pese a que siempre había tenido pérdidas de memoria y "lagunas", no sabía que tenía una enfermedad. 

En el momento del crimen, Ismael Rodríguez, que tenía entonces 28 años, se encontraba con la licencia de caza caducada y estaba utilizando una escopeta a nombre de un amigo que tampoco disponía de la autorización necesaria.

En su declaración en el juicio, el amigo ha explicado que fue Rodríguez quien le pidió el favor de poner el arma a su nombre y que, tras un día de caza juntos, se la olvidó en el maletero del acusado.

La Fiscalía pide inicialmente para Rodríguez penas que suman 48 años de prisión por sendos delitos de asesinato y un año más por tenencia ilícita de armas. Asimismo, el ministerio público solicita que el acusado indemnice a los familiares de las víctimas con más de un millón de euros en total.

La acusación particular que representa a las familias pide para el imputado penas que suman 51 años de prisión por dos delitos de asesinato y atentado a la autoridad, 5 meses por tenencia ilícita de armas, y que se le imponga una multa de entre 3.000 y 5.000 euros. El juicio continúa esta tarde con las declaraciones de los mossos que intervinieron el día en que ocurrió el crimen.

Más noticias en Política y Sociedad