Público
Público

Un centenar de manifestantes empañan el homenaje de Barcelona a las víctimas del 17-A

Familiares y víctimas han hecho una ofrenda floral en el Pla de l’Ós de la Rambla, donde la furgoneta acabó su recorrido. Los representantes políticos, en segundo plano, han sido abucheados por un centenar de manifestantes independentistas.

La família del nen australià que va morir en els atemptats del 17-A i altres familiars dipositen els clavells blancs en record de les víctimes, en la commemoració dels cinc anys, al memorial pla de l'Ós de la Rambla.
La familia del niño australiano que falleció en los atentados del 17-A y otros familiares depositan los claveles blancos en recuerdo de las víctimas. — Laura Fíguls / ACN

El día que se cumplen cinco años de los atentados del 17-A, Barcelona ha homenajeado a las víctimas y a sus familiares en un acto de recuerdo en el memorial del Pla de l’Ós de la Rambla que se ha visto empañado por una protesta independentista. Junto al mosaico de Miró, donde la furgoneta acabó su recorrido, familiares y autoridades han depositado claveles blancos mientras una violonchelista interpretaba El cant dels ocells. El acto se ha visto interrumpido en varias ocasiones por los gritos del centenar de manifestantes, separados por un cordón policial, que exigían "saber la verdad" sobre los hechos y han vinculado los atentados con el Estado en medio de un clima tenso.

Los políticos han estado en segundo plano, entre ellos el president de la Generalitat, Pere Aragonès, la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, los ministros Raquel Sánchez y Miquel Iceta y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y después miembros de los cuerpos de seguridad y emergencias. Terminado el homenaje, han conversado con algunas de las víctimas. Los manifestantes les han silbado y abucheado.

La poetisa Fatima Saheb, que ha conducido el acto, ha leído la frase inscrita en las baldosas de la Rambla para recordar a las víctimas: "Que la paz te cubra, oh, ciudad de paz". Se trata de una frase en árabe escogida entre las 4.000 recogidas en las ofrendas y homenajes espontáneos durante los días posteriores al atentado en la misma Rambla.

Las víctimas, molestas por las "intromisiones políticas"

El acto, breve y emotivo, se ha visto interrumpido por los gritos de cerca de un centenar de manifestantes que reclamaban saber "la verdad" sobre los atentados. Convocados por círculos independentistas pero sin apoyo explícito de ningún partido, han insultado a los representantes políticos presentes y han señalado al Estado como "asesino" por la supuesta vinculación del CNI con el imán Abdelbaki Es Satty. Al finalizar el acto, la presidenta suspendida del Parlament, Laura Borràs, ha sido aclamada con gritos de "presidenta" por parte de algunos de ellos.

Algunas de las víctimas, visiblemente emocionadas, han lamentado las "intromisiones políticas" en el acto y han afirmado que para ellas es importante encontrarse cada año en este homenaje para "estar unidos" con el resto de afectados.

En el homenaje no ha habido declaraciones, pero los principales representantes políticos han recordado el 17-A con mensajes en las redes o medios a primera hora de la mañana. Aragonès dijo en un tuit: "El 'no tenemos miedo' que decíamos entonces sigue más vigente que nunca. Somos un pueblo de paz". El presidente ha recordado a las víctimas y también ha agradecido el trabajo de los profesionales de emergencias.

Por su parte, Colau ha dicho en declaraciones a Rac1 que ni el Estado ni la Generalitat han ofrecido recursos suficientes para atender a todas las víctimas. Sobre la creación de una Comisión de Investigación en el Congreso para esclarecer el rol del CNI y la posible relación con los atentados, la alcaldesa se ha mostrado partidaria de ello pero ha rechazado que "algunos lo utilicen para hacer teorías de la conspiración".

Más noticias