Público
Público

Confinamiento domiciliario Cuatro comunidades vuelven a poner el confinamiento sobre la mesa y piden tener competencias para decretarlo

Tras haber registrado este miércoles la mayor cifra de contagios de diarios desde el inicio de la pandemia, Castilla y León, Murcia y Andalucía reclaman al Ejecutivo central que contemple herramientas para decretar el confinamiento domiciliario.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno durante la rueda de prensa de este viernes.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. EFE

público | agencias

Las consecuencias de las reuniones sociales durante la Navidad en la evolución de la pandemia de covid-19 siguen notándose día tras día. Este jueves, Sanidad ha notificado 35.878 nuevos casos de coronavirus y 201 muertos desde este miércoles, día en que la cifra de contagios se marcó como la más alta desde el inicio de la pandemia, con 38.869 casos. Y la incidencia acumulada en 14 días llega a 522,7 por 100.000 habitantes, lo que duplica el nivel de riesgo extremo, que es de 250. 

Ante este panorama, las comunidades autónomas de Castilla y León, Murcia y Andalucía, que ya han aplicado medidas más restrictivas en sus territorios, reclaman al Ejecutivo central que contemple las herramientas necesarias para decretar el confinamiento domiciliario

El actual estado de alarma que rige en el país hasta el mes de mayo no contempla la aplicación de este confinamiento estricto, por lo que estas autonomías, tres gobernadas por la coalición PP-Cs, han exigido ya al Gobierno que considere la posibilidad de modificar este decreto y dar a las comunidades la posibilidad de confinar a la población si se da el caso.

El Gobierno rechaza el confinamiento domiciliario

El primero en plantearlo fue el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que lo hizo este miércoles tras anunciar que tomará medidas más restrictivas a partir de este viernes. Moreno consideró que el Gobierno "debería ir pensando" si hay que ir tomando una medida como la del confinamiento total en el conjunto del territorio español.

Sin embargo, la propuesta de Juanma Moreno fue rechazada esa misma tarde por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que aseguró que, "en estos momentos", el Ejecutivo no contempla ninguna medida adicional de confinamiento domiciliario.

A pesar de esta negativa del ministro de Sanidad, los Ejecutivos regionales de Castilla y León y de Murcia se han sumado este mismo jueves al planteamiento de Juanma Moreno y han pedido al Gobierno central que estudie la posibilidad de aplicar esta medida para contener el avance de la pandemia.

En concreto, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha pedido poner en marcha estas herramientas para decretar un confinamiento domiciliario "breve e intenso", ya que, según ha señalado, podría ser necesario "en pocos días" dada la evolución en el número de contagios.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León ha advertido de la "gravedad" de la situación actual y del incremento rápido de casos, cuya velocidad hace augurar una situación que puede ser "peor" a la vivida en marzo.

El presidente de Murcia, Fernando López Miras, ha reconocido que el confinamiento domiciliario es una opción "necesaria" y que "tiene que estar sobre la mesa ante el pico de nuevos casos de coronavirus, por lo que ha pedido al Ejecutivo central que ponga esa herramienta al alcance de las comunidades autónomas.

Asturias, el verso suelto

Al igual que Murcia, el consejero socialista de Salud del Gobierno del Principado de Asturias, Pablo Fernández, ha solicitado este miércoles al Gobierno central que se otorgue a las comunidades autónomas la capacidad para poder establecer un confinamiento domiciliario si hiciera falta.

Así lo ha confirmado el dirigente asturiano tras participar en la reunión telemática del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sobre la evolución de la pandemia del coronavirus. Ha dicho que no ha sido el único representante autonómico que lo ha solicitado. "Igual que nosotros, alguna que otra comunidad autónoma lo ha pedido", ha dicho Fernández.

Fernández ha dicho que las medidas que ya se están tomando son "muy restrictivas", pero ha considerado que ese confinamiento domiciliario, es decir, obligar a la población a quedarse en casa, podría resultar necesario si no son suficientes.

Extremadura no descarta un confinamiento

En el caso de Extremadura, el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha reconocido que "jamás descartaría el confinamiento si se tiene que llegar a producir", pero que "tampoco" le "parece que en este momento sea necesario".

En su opinión, "todavía no" se han "agotado" las posibilidades de adoptar medidas por parte de las autoridades delegadas en cada comunidad autónoma, que son los presidentes autonómicos asesorados por los expertos en salud pública de cada región.

Contradicciones de la derecha

La urgencia de la derecha por permitir el confinamiento domiciliario se contradice con su posición en pleno confinamiento total del país y las prisas por finalizarlo en pleno estado de alarma.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha sido una de las voces críticas del estado de alarma. Moreno pedía a principios de mayo el fin del estado de alarma para finales del mismo mes. 

"A medida que las cifras son más esperanzadoras tiene menos sentido seguir manteniendo el estado de alarma. Lo razonable es que a finales de mes de mayo el estado de alarma o principios de junio no estuviera", explicaba el popular. 

Sus compañeros de partido de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que en octubre no descartaba confinar ciudades tras meses oponiéndose a capa y espada, y el líder popular, Pablo Casado, también han ido cambiando su discurso sobre las decisiones del Ejecutivo durante la pandemia. 

Mientras a principios de mayo Casado, decidía no apoyar más el estado de alarma del Gobierno, ahora reclama un "marco nacional" urgente para que las comunidades que lo necesiten se puedan confinar.

Más noticias de Política y Sociedad