Público
Público

Desescalada Sanitarios advierten de que los centros de atención primaria de Madrid no están preparados para la fase 1

Sindicatos y trabajadores creen que aún hay muchos riesgos para pasar de fase este lunes 18 y demandan más personal y organización. El refuerzo de Atención Primaria y Salud Pública aún es sólo una promesa y esto podría hacer que el Ministerio de Sanidad rechace que Madrid avance en la desescalada.

Imagen del Centro de Atención Primaria Manso de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo
Imagen del Centro de Atención Primaria Manso de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo

Diferentes colectivos, sindicatos y trabajadores de la Comunidad de Madrid creen que Atención Primaria no está preparada para afrontar la fase 1: aún no se ha recuperado la actividad normal porque los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAPs) siguen cerrados, no se han hecho efectivas las nuevas contrataciones prometidas por la Consejería de Sanidad y no se ha iniciado el rastreo de contactos. Los centros de salud, además, no tienen la infraestructura adecuada para afrontar el triaje sin tener mejor organización. 

De forma resumida: Madrid ha avanzado, pero no lo suficiente. Los protocolos de la Comunidad para la reestructuración de los centros de salud y para el rastreo de contactos, a los que ha tenido acceso Público, están hechos, pero faltan recursos para ponerlos en práctica. Una docena de fuentes confirman a este medio este sentir entre la comunidad sanitaria.

Todo apunta a que esto es también lo que valora el Ministerio de Sanidad, siguiendo las valoraciones de varios técnicos. La Comunidad de Madrid y el ministerio se reunirán este viernes y, posteriormente, el ministro Salvador Illa anunciará las provincias que pasan de fase. Pero, como ya ha avanzado Isabel Díaz Ayuso, el ministerio "no parece estar dispuesto".

El Gobierno de la Comunidad de Madrid defiende que si están en condiciones de pasar de fase. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado este jueves en el pleno de la Asamblea que la región está "capacitada". El pasado lunes dijo en una entrevista en Onda Cero que empezarían ese mismo día "a ponerse en marcha todas las contrataciones": 685 para Atención Primaria y aproximadamente unas 400 para la red de técnicos de salud pública para el rastreo de contactos.

La Comunidad de Madrid, consultada por este medio, no ha explicado si estas contrataciones ya se han hecho efectivas. Lo único que ha garantizado es la renovación del personal ya contratado, pero los sindicatos confirman que aún no se han realizado. 

"A los centros de salud aún no ha llegado contratación alguna. El primer paso se dio ayer con el acuerdo de contratación al que llegamos en la mesa sectorial sobre las renovaciones, ahora estamos a la espera de que se ultimen las de Atención Primaria. Con el plan que acordamos sobre todos los recursos necesarios y avalados se podrán contratar sin problemas. Pero aún no hay nada", explica el responsable de Sanidad en Madrid de UGT, Julián Ordoñez.

"Pasar de fase es el error más grande que podríamos cometer ahora porque los centros de salud no están preparados Para la desescalada tenemos que estar al 200% y aún no tenemos suficientes recursos ni organización. La Comunidad dijo que iban a contratar, pero los trabajadores aún no han llegado", valora Marisa Fernández, enfermera y responsable de Atención Primaria de CCOO.

De hecho, desde la Asamblea de Trabajadores del Summa 112 (Summat) denuncian también la falta de personal para recordar que la Comunidad quiere pasar de fase cuando aún tiene cerrados los 37 centros de Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAPs). El sindicato mandó este jueves una carta al consejero de Sanidad y a la presidenta autonómica demandando la apertura de estos centros. 

"El hospital de campaña de Ifema se cerró el 1 de mayo, pero no se abrieron los SUAPs. Según la memoria de 2018, en los 37 centros se atendieron que hay casi 750.000 mil pacientes, una media de 14.000 pacientes a la semana. No esperamos esta frecuentación en estos momentos, pero la demanda de asistencia cada día es mayor y es un servicio esencial que se está negando a la población. La no apertura de estos centros es debido al mal crónico que arrastra el Summa desde hace muchos años: falta de personal", explican en la carta.

Problemas de organización y falta de teleasistencia

La Comunidad de Madrid remitió a los centros de salud un documento de Recomendaciones para gestionar la etapa de transición de la pandemia de Covid-19. Aquí detallan cómo se deben trabajar los centros de salud: potenciando la atención no presencial (telemática) y la visita domiciliaria, priorizando la longitudinalidad de la atención, realizando triaje a la entrada del centro de salud, organizando circuitos de atención a pacientes con covid-19 posible o confirmado separados de los circuitos del resto de pacientes y garantizando una distancia de seguridad de 2 metros entre los pacientes. 

Los sanitarios consultados indican que, sobre el papel, las recomendaciones son las adecuadas. Pero que en muchos centros no se está llevando a la práctica por las propias infraestructuras de los centros de salud. En algunos de ellos el triaje y los circuitos se realizan desde el principio de la pandemia, pero otros tienen dificultades. 

Hay en centros en los que es muy difícil asegurar la distancia de seguridad y por eso hay que fomentar la teleasistencia

"Los centros de salud construidos en los años 90, la mayoría en la zona sureste, parecerían perfectos en principio. Tienen techos muy altos, pero los espacios se han ido reduciendo al tener que poner mamparas para hacer consultas. Entramos todos por la misma puerta, pero las puertas deberían ser diferentes para los trabajadores que para la población para reducir el riesgo. En centros como el mío también es muy difícil garantizar la distancia de seguridad entre los pacientes y entre las consultas", indica Fernández. 

Aunque otra demanda de esta enfermera y del resto de fuentes consultadas es que se fomente la teleasistencia o telemedicina de forma más efectiva. El temor es que cuando comience la desescalada las personas comiencen a acudir más a los centros de salud y esto impida el control. "En este tiempo hemos tenido que usar hasta nuestros teléfonos personales para atender a todos los pacientes", recuerda otra enfermera.

El rastreo de contactos todavía no es más que un papel

El protocolo del rastreo de contactos, en principio, también se valora de forma positiva. El documento llamado Procedimiento de detección precoz y diagnóstico de nuevos casos de infección por Sars-CoV-2 en Atención Primaria, al que ha tenido acceso este medio, se mandó a los centros de salud el pasado lunes 11 de mayo. Por ahora, no es más que un papel. Algunas de las enfermeras y facultativas consultadas ni siquiera conocen todavía este protocolo.

Según este documento, se identificará el número de contactos estrecho y/o convivientes en el domicilio del paciente en la primera llamada que se le realice de seguimiento registrándolo en el nuevo protocolo de Covid-19 Detección precoz. A partir de la información de caso registrada en Atención Primaria se establece un procedimiento de identificación y seguimiento de contactos por parte de Salud Pública.

Para este trabajo de Salud Pública se contará con los 400 efectivos extras que aún no han llegado. Sobre si la cifra es adecuada no hay una opinión consensuada porque es un procedimiento nuevo que aún no se ha probado. El Ministerio de Sanidad no ha establecido un mínimo de rastreadores necesarios, aunque la Asociación Nacional de Funcionarios de Sanidad de Condados y Ciudades de Estados Unidos (NACCHO) ha indicado que para hacer frente a la pandemia se necesitan 30 rastreadores por cada 100.000 habitantes. En Madrid se necesitarían más de 1.000 rastreadores.

Hacer efectivas las promesas antes de pasar de fase

"Me preguntan muchos amigos: tú, que te dedicas a esto, ¿qué opinas? Me salta una respuesta automática: necesitamos lo mismo que hubiéramos necesitado para detener la propagación del coronavirus en nuestra comunidad en los primeros momentos", explica en esta columna de Público Mercedes Martínez, de la Asociación Madrileña de Salud Pública. 

Voces del Ministerio de Sanidad se decantan por rechazar el paso de fase todavía

Hace semanas que esta asociación publicó una serie de propuestas y condiciones que reclama como necesarias para pasar de fase. Entre otras, destacan: recuperación de la capacidad del sistema sanitario de atención primaria y especializada para retomar la actividad habitual, capacidad para identificar, monitorizar y diagnosticar a todos los nuevos casos y sus contactos, capacidad para estimar y monitorizar el porcentaje de población que ha pasado la infección. Esto aún no se cumple. 

Esto también podría llevar a que el Ministerio de Sanidad finalmente se decante por rechazar el cambio de fase. Según ha podido saber Público, este escenario es muy probable por las recomendaciones de varios técnicos.

Es también lo que reclaman los sanitarios y sindicatos. Como resume Ordoñez: "Nos gustaría mucho decir otra cosa pero, aunque los primeros mimbres están puestos, aún es necesario ultimar detalles y hacer efectivos todos los recursos necesarios, con la correspondiente contratación, para que se pueda llevar a cabo el paso de fase en lo que concierne a atención primaria".


Más noticias de Política y Sociedad