Público
Público

Economía del ladrillo El 40% de los municipios del litoral español han urbanizado más de la mitad de su costa pese al riesgo de inundación

El conjunto de superficie artificial construida en los primeros 500 metros de costa española suma 625 km2, es decir, una cifra superior al área total que abarca el municipio de Madrid (605 km2).

21/01/2020.- Una persona camina por la playa de la Barceloneta, en Barcelona durante el temporal. / EFE - ENRIC FONTCUBERTA
Una persona camina por la playa de la Barceloneta, en Barcelona, durante el temporal Gloria del pasado mes de enero de 2020. / EFE - ENRIC FONTCUBERTA

alejandro tena

Las políticas del ladrillo podrían tener graves consecuencias en el litoral español. La mayor frecuencia de temporales, como consecuencia de la crisis climática, pone en riesgo a buena parte de los municipios costeros con construcciones en superficie artificial inundable. Así lo revela un informe del Observatorio de la Sostenibilidad que identifica los 50 municipios costeros –sin contar capitales de provincia– más urbanizados y expuestos ante fenómenos meteorológicos extremos. Según la publicación, el 40% de estas localidades tendrían más de la mitad de sus costas modificadas por el urbanismo.

De este medio centenar de localidades marcadas por el urbanismo, sólo dos (Puerto Real y Sagunto) habrían comido terreno a la costa por construcciones de uso industrial. Las 48 localidades restantes, según el informe, estarían marcadas por edificaciones vinculadas a los procesos de turistificación, es decir, viviendas y hoteles. Asimismo, el 80% de las áreas artificiales de costa se corresponde con edificios y urbanizaciones dedicadas al uso exclusivamente residencial en 22 de los municipios costeros.

De todos, destaca Marbella, al que la investigación califica como "el municipio anteriormente rural más impactado por la turistificación intensiva de España". Junto con Calvià (Mallorca), son los municipios que más área de costa han pavimentado para satisfacer la demanda de turismo, con 988 hectáreas y 983 has, respectivamente. Si se mide en porcentajes, Benicasim es la localidad que más ha transformado sus primeros 500 metros de costa, con el 83% de su superficie modificada con fines turísticos.

El informe –que revela que el litoral mediterráneo está mucho más sobreexplotado que la zona norte– arroja un dato demoledor: el conjunto de superficie artificial construida en los primeros 500 metros de costa suma 625 km2, es decir, una cifra superior al área total que abarca el municipio de Madrid (605 km2). Además, la publicación pone el foco en el elitismo de ciertas construcciones, ya que los 50 municipios analizados tienen espacios dedicados al golf ocupan, en todos los casos, el doble de las superficies que los consistorios destinan a parques y polideportivos públicos.

Desde el Observatorio de la Sostenibilidad apuntan que, en la mayor parte de los casos analizados, el desarrollo del complejo turístico y residencial de costa no ha tenido planificación, sino que responde al "estímulo económico" de las últimas décadas en el que se tendía a vincular un mayor beneficio hostelero con la cercanía al mar. "Este modelo urbano ha obviado cualquier compromiso con la sostenibilidad social, ambiental y económica, así como con la exposición a riesgos naturales", advierten.

Marbella, Jávea, Roquetas de Mar, Estepona, Dénia, Torrevieja, Vinacor, Sitges, Oropesa del Mar, Puerto de Santa María… Son algunos de los municipios analizados que reflejan, según el Observatorio, el proceder urbanístico de las ciudades del litoral español. "Su economía se ha orientado al monocultivo del turista y la inversión inmobiliaria, causando una importante regresión de la actividad agrícola, lo cual es muy arriesgado, como se ha visto tras la crisis financiera del ladrillo o la actual crisis de la covid-19".

Ese modelo de urbanismo enfocado al turismo y basado en construcciones artificiales en zonas de riesgo de inundación ante temporal tiene consecuencias sociales directas, tal y como se recoge en el informe. Tanto es así, que se observa cómo las ciudades han crecido "a espaldas de los núcleos urbanos originales", llegando a encontrarse complejos urbanísticos desconectados territorialmente. "Esto crea importantes desequilibrios económicos, ya que supone una carga importante para los ayuntamientos que se ven obligados a proporcionar servicios a urbanizaciones muy alejadas del casco urbano original".

Más allá de los riesgos económicos, el informe pone el foco sobre las consecuencias que puede tener este modelo de ciudad costera de cara a la crisis climática. La intensificación de fenómenos extremos como el temporal Gloria pone en riesgo estos municipios costeros que, lejos de estar adaptados para inundaciones y lluvias, parecen cada vez más vulnerables. Los datos oficiales del Ministerio de Transición Ecológica hablan de que, en la última década, las gotas frías han causado un gasto público de más de 150.000 millones de euros. En ese sentido, desde el Observatorio de la Sostenibilidad reclaman que se dé un paso atrás y se devuelva al mar los terrenos que están en riesgo de inundación. Para ello, los técnicos que han elaborado el informe plantean la necesidad de invertir en soluciones basadas en la naturaleza, como la recuperación de humedales y estructuras de arena que salvaguarden estos municipios de la subida del nivel del mar.

Más noticias de Política y Sociedad