Público
Público

Los edificios emblemáticos de Madrid recuperados por Carmena que Almeida ha ignorado

“Después de un mandato que supuso un gran avance en la rehabilitación de edificios municipales vacíos, es incomprensible la inacción del Gobierno de Almeida", denuncian desde Más Madrid

De izquierda a derecha y de arriba a abajo, el Palacio Duquesa de Sueca, el frontón Beti Jai, la antigua Fábrica de Tabacos de Madrid, el Centro Militar de Farmacia, el edificio Prado 30, los Fortines de Mata Espesa y la Nave Daoiz y Velarde.
De izquierda a derecha y de arriba a abajo, el Palacio Duquesa de Sueca, el frontón Beti Jai, la antigua Fábrica de Tabacos de Madrid, el Centro Militar de Farmacia, el edificio Prado 30, los Fortines de Mata Espesa y la Nave Daoiz y Velarde. CEDIDA

Durante el pasado mandato en el Ayuntamiento de Madrid, el equipo de Manuela Carmena hizo bandera de su labor de rehabilitación de diferentes edificios municipales. "Es muy importante que los edificios municipales vacíos tengan un uso social, ya que son patrimonio de la ciudad", señaló la ex-alcaldesa casi al comenzar su mandato.

Más de una decena de espacios públicos que estaban en desuso fueron recuperados, tal y como señalaron desde la corporación hace unos años. Algunos de los más emblemáticos están hoy parados.

El actual equipo de Gobierno liderado por el portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha hecho pocos avances en apuestas ambiciosas desarrolladas durante la anterior etapa.

Un hecho que no ha pasado desapercibido para la principal fuerza la oposición, Más Madrid, núcleo central de la gestión municipal de Carmena entre 2015 y 2019. "Después de un mandato que supuso un gran avance en la rehabilitación y puesta en uso de edificios municipales vacíos, es incomprensible la inacción del Gobierno de Almeida en estos dos años. Dice que busca el bienestar de la ciudad con unas medidas que, en realidad, son todo lo contrario. Tener edificios emblemáticos vacíos, cerrados y sin uso empeora nuestra vida como vecinas y vecinos y demuestra que a Almeida las personas le importan cero", explica a Público Jorge García Castaño, actualmente edil en la oposición y que fue, durante los dos últimos años, responsable del área de Economía y Hacienda.

Antes y después de las obras de rehabilitación del frontón Beti Jai.
Antes y después de las obras de rehabilitación del frontón Beti Jai. David Arenal

Desde Más Madrid reivindican que estos edificios emblemáticos deben tener planes de puesta en uso de acuerdo con las entidades vecinales de los barrios. Quizás el caso más llamativo sea el del frontón Beti Jai. Una joya arquitectónica situada en pleno centro de Madrid, en el distrito de Chamberí.

La historia del edificio, resumida, es la siguiente: El frontón, obra del arquitecto Joaquín de Rucoba y Octavio de Toledo, se inauguró en 1894 y durante más de dos décadas acogió numerosas competiciones de pelota vasca, además de otras pruebas deportivas y espectáculos de diferente naturaleza. A partir de 1918 comenzó a tener otros usos que poco tenían que ver con su actividad original: taller de coches, comisaría de policía, almacén, incluso cárcel.

Tras décadas de abandono, el anterior equipo de Gobierno comenzó con su rehabilitación en 2015. Y fue reformado casi en su integridad, dejando solo pendientes los acabados finales condicionados a los usos que finalmente quiera otorgar el actual Ayuntamiento. La inversión total fueron 5 millones de euros y se contó también con una plataforma ciudadana, Salvemos el Beti, que llevaba reivindicando la recuperación del espacio desde hacía tiempo.

Desde Más Madrid han llevado el asunto varias veces a la Comisión de Cultura y Deportes. "La ciudadanía no podrá disfrutar del Beti Jai en lo que resta del actual mandato municipal por la incapacidad de gestión del PP", consideran en esta fuerza política.

El actual Ayuntamiento puso en marcha el pasado otoño una serie de visitas guiadas al interior del edificio. Pero el plan de usos y qué se hará con el espacio no ha avanzado nada. Desde el Ayuntamiento, fuentes oficiales comentan a este medio que el Beti Jai está "restaurado y pendiente de sentencia judicial sobre su uso".

Efectivamente, hay un enrevesado lío judicial en marcha pero que según Más Madrid le sirve como excusa al equipo de Almeida para no avanzar. El asunto se trata de un recurso que interpuso uno de los participantes en el concurso de ideas para el Beti Jai que convocó el equipo de Almeida junto al Colegio de Arquitectos. Ese concurso se desechó ya aquel entonces por otro asunto judicial que anulaba el Plan Especial previsto. Pero Almeida se basa en él y su equipo supedita cualquier actuación al resultado de esa sentencia.

Más Madrid defiende una utilización tanto cultural como deportiva, así como ser un espacio abierto para la visita y conocimiento del vecindario. Además, reclaman una gestión pública directa del espacio. El proyecto final tendrá que esperar.

Palacio Duquesa de Sueca

Muy cerca de la plaza de Tirso de Molina, en la plaza Duque de Alba, nos encontramos otra verdadera joya arquitectónica. Se trata del Palacio Duquesa de Sueca, un edificio que a simple vista desde la calle pasa totalmente desapercibido. Pero su interior esconde un espacio verdaderamente singular.

Está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), tiene 7.200 metros cuadrados de superficie y es obra de Antonio de Abajo, discípulo de Juan de Villanueva. Es un ejemplo de la arquitectura de la Ilustración y ha tenido muy distintos usos: desde residencia de los jesuitas propietarios de la Iglesia de San Isidro a escuela de los hijos de los trabajadores del Palacio Real con Carlos III (1791), pasando por residencia de la duquesa de Sueca (mujer del primer ministro y favorito de Carlos IV, Manuel Godoy), uso público como Casa de Temporalidades, Colegio de Humanidades, cuartel de la Guardia Civil y, por último, edificio de viviendas.

Antes y después de las obras de rehabilitación del Palacio Duquesa de Sueca.
Antes y después de las obras de rehabilitación del Palacio Duquesa de Sueca. David Arenal

Desde el equipo de Carmena comenzaron su proceso de rehabilitación y lanzaron un proceso participativo con vecinos de la zona y entidades para determinar qué uso se le daría. Con las obras aparecieron además unos restos arqueológicos. Tras el cambio de Gobierno municipal, los avances se han paralizado y la situación del edificio está "empantanada", según señala Más Madrid.

"Estamos convencidos de que han renunciado a hacer nada de nada con Duquesa de Sueca en este mandato. En el Plan de Equipamientos del Ayuntamiento de principios de marzo de este año ni se menciona nada de nada sobre Duquesa de Sueca, no está previsto para nada", apuntan desde la formación.

La última respuesta oficial del Ayuntamiento sobre este asunto tuvo lugar en marzo, tras una petición de información de Más Madrid. En el documento escrito por la Dirección General de Arquitectura y Conservación del Patrimonio se señala que el proyecto de reconstrucción del Cuerpo Este, la parte que falta por rehabilitar, se encontraba aún en proceso de redacción. No especifican un plazo concreto para iniciar estas obras. Las fuentes oficiales consultadas por este medio señalan que Duquesa de Sueca está "restaurado, consolidado y a la espera de conocer su uso".

Sin avances en el famoso edificio de Prado 30

En el Paseo del Prado, número 30, esquina con calle Gobernador, se sitúa un gran edificio que ha dado muchos titulares en los últimos años. Fue cedido en tiempos de Ana Botella a la Fundación Ambasz de forma gratuita, y llevaba vacío desde 2012. En mayo de 2017 fue okupado por activistas que formaron el Centro Social La Ingobernable.

Tras meses y meses de negociaciones, también con los integrantes del centro social, el edificio se pudo recuperar por parte del Ayuntamiento, indemnización mediante a Ambasz. Era el primer paso para estudiar los usos de un espacio de 3.000 metros cuadrados. Se pusieron varias cosas sobre la mesa pero no se llegaron a materializar al llegar las elecciones de 2019. La Ingobernable siempre estuvo en el punto de mira de PP y Cs, usando la okupación como ariete político de la gestión de Carmena.

Fachada del edificio de Prado 30, en su día okupado por La Ingobernable. E.P./Ricardo Rubio
Fachada del edificio de Prado 30, en su día okupado por La Ingobernable. Ricardo Rubio / EUROPA PRESS

El desalojo deseado por Almeida se ejecutó finalmente en abril del pasado año, en pleno estado de alarma. La justicia declaró poco después, por cierto, que el desalojo no se ajustó a derecho. Y desde entonces, pocos avances. La idea inicial del alcalde era establecer allí un Museo Judío, pero finalmente se descartó.

De momento, no se sabe qué uso se le dará. Más Madrid o PSOE han pedido que se aceleren los trámites y consideran idóneo el espacio para albergar un centro de salud que sustituya al existente en la calle Alameda. Fuentes oficiales del Ayuntamiento de Madrid confirman a este medio que la situación del inmueble es que se encuentra "sin restaurar y a falta de conocer sus usos".

Sin rastro de las asociaciones en la Casa de Campo

En 2018, el Área de Gobierno de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, dirigida entonces por Nacho Murgui, presentó un ambicioso proyecto llamado Campus Asociativo. El objetivo era rehabilitar cuatro pabellones situados en la Casa de Campo y que por aquel entonces estaban en desuso. Se invirtieron 8 millones de euros. El plan de Ahora Madrid era destinar los más de 3.500 metros cuadrados disponibles para el tejido social de la ciudad, con zonas de trabajo y reuniones, salas de exposiciones, centros sociales, cafetería y sede de federaciones y entidades. No ha habido avances al respecto.

Para Más Madrid, este es un paso más en la "ofensiva" contra la participación ciudadana implantada por la anterior corporación. Un ataque que, según este grupo, se ha cristalizado también con la eliminación de organismos participativos como los Foros Locales, el Observatorio de la Ciudad o espacio como EVA, la Casa de la Cultura de Chamberí o La Gasolinera, entre otros.

Para estos pabellones sí que parece que hay un plan nuevo. Esta misma semana se confirmaba definitivamente que acogerán el Campus del Videojuego. Según destacó la corporación municipal, el proyecto "funcionará a pleno rendimiento en 2022".

Nave Daoiz y Velarde y Fortines de Mata Espesa

Otro proyecto significativo actualmente con pocos avances es la Nave de Daoiz y Velarde. El espacio, en el distrito de Retiro, pertenecía a los cuarteles de artillería de Maestranza. Desde los años 80 es propiedad municipal y la movilización del barrio para pedir un uso ciudadano es histórica en la ciudad. El PP acometió su rehabilitación y el equipo de Carmena lo abrió en 2015. En sus instalaciones se llevaron a cabo el Festival de Cine Social Las Californias, Retromadrid, Festival Se Alquila, Centro de cultura para la Infancia, el Enredadero de Retiro o varias sesiones plenarias del Foro Local del distrito.

"Las obras que se están llevando a cabo en la Nave estaban planificadas e iniciadas en el mandato anterior de forma que fueran compatibles con el uso de buena parte del edificio. Sin embargo, una vez más, el gobierno de las tres derechas ha decidido cerrar el espacio", denuncian desde Más Madrid.

El pasado mes de octubre, el pleno de la Junta Municipal de Retiro rechazó la propuesta de Más Madrid para instar al área de Cultura a reanudar de manera inmediata el uso público de la Nave tras comprobar que la sala de acceso estaba totalmente disponible para ser usada. 6 meses después, sigue cerrada. "El colmo del despropósito es que el área de Cultura que dirige Andrea Levy ha decidido ceder parte de la Nave a empresas y asociaciones privadas mientras sigue sin aclarar si mantendrá el uso ciudadano que el vecindario lleva 40 años reclamando", comentan desde la oposición. Una decisión del PP pactada en este caso con el PSOE.

Por otra parte, el pasado año se llevó a cabo el proceso de traslado de los conocidos como Fortines Mata Espesa. Estos bienes culturales de la Guerra Civil se encontraban en las inmediaciones de Ifema y tal y como señaló el Ayuntamiento en octubre, "se encontraban en un estado de degradación importante en una zona vallada que no es accesible al público". La intención, tras un traslado al distrito de Hortaleza que ya se efectuó a principios de año, es que sean accesibles para visitas de la ciudadanía.

De momento, no hay avances para ello, tal y como se denunció recientemente por Más Madrid. "Los fortines de Mata Espesa podrían ser visitados por la ciudadanía. Pero no, seguimos a la espera de que el gobierno defina si serán gestión de IFEMA o del Ayuntamiento. Algunas cosas lentísimas, otras con prisas. Caprichos habituales del Área de cultura", destacó Pilar Perea, concejal de Más Madrid, el pasado 30 de mayo en una visita al espacio.

Por último, cabe mencionar dos ideas que lanzaron desde el anterior equipo de Gobierno. Se trataba de colaborar en la financiación para la rehabilitación de la antigua Fábrica de Tabacos de Madrid y el Centro Militar de Farmacia, ambos situados en la calle Embajadores. Los edificios pertenecen al Ministerio de Cultura y durante el mandato de Carmena se mostró la predisposición a dicha administración. "Ambos constituyen una enorme oportunidad para la ciudad. Merecería la pena que Ayuntamiento y Ministerio se sienten y acuerden un plan de usos que beneficie a las vecinas y vecinos", destaca García Castaño. Desde el actual Ayuntamiento no han dado ningún paso al respecto.

Más noticias