Público
Público

La España 'vaciada' llena Madrid para reclamar medidas contra la despoblación

A la manifestación, que ha arrancado bajo el lema de 'la revuelta de la España vaciada', se han sumado unas 80 plataformas procedentes de más de 20 provincias. Según la policía unas 50.000 personas llegadas a la capital en autobuses desde sus localidades, han participado en la marcha.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4

Imagen de los maniestantes esta mañana en el Paseo Recoletos. EFE

"En invierno me tengo que meter en Facebook para ver gente", es el mensaje que se podía leer en una de las cientos de pancartas sostenidas por los habitantes de la España vacía y que refleja el sentir común de los ciudadanos que hoy se han manifestado en Madrid. Quieren que la despoblación de los territorios sea considerada como un problema de estado. "No queremos milagros, queremos realidades", ha exclamado el miembro de la plataforma Zamora 10 Narciso Prieto.

La marcha ha arrancado en la plaza de Colón con unos minutos de retraso debido al goteo constante de autobuses que, procedentes de más de 20 provincias, no cesaban de llegar. El pistoletazo de salida lo ha dado un minuto de silencio que pretendía simular "el sigilo de los pueblos que se han quedado solos y vacíos". La calma ha cesado con el estruendo de los tambores, lo que han comparado con "la rompida": "Significa acabar con el sosiego de todo el año para reencontrarnos con nuestra familia y amigos. Hoy aquí, los toques de la rompida van a romper el silencio de tantos años de España Vaciada", ha explicado el convocante Javier Valtueña en un manifiesto de inicio.

La movilización ha sido tachada de histórica, puesto que es la primera vez que todas las provincias afectadas por el fenómeno de la despoblación se unen para reivindicar la necesidad de medidas para paliar la desigualdad territorial en el interior de España. Según el INE, el 48% de los municipios tienen una población que está por debajo de los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que la Unión Europea considera como baja densidad, y entre 2017 y 2018, más de 26 provincias han perdido población.

La organización estima que unas 100.000 personas han asistido a la marcha, mientras que Delegación de Gobierno apunta que han sido unas 50.000. Aunque ha estado marcada por la lluvia que ha empezado a caer con los primeros pasos de la cabecera, el agua no ha amedrentado a los cientos de personas que ya estaban congregadas: "No nos mires, mójate", gritaban. Entre los asistentes también había jóvenes con carteles que rezaban "ni tontos ni anormales, somos jóvenes rurales". Aunque los lemas que han abundado son aquellos que exigen inversiones en el territorio, porque "una España despoblada es una España arruinada".

Los políticos han estado presentes en la marcha, aunque no han adquirido un papel relevante y se han mantenido a la cola de la marcha. Han participado cinco ministros del Gobierno: los titulares de las carteras de Agricultura, Trabajo, Industria, Transición Ecológica y Sanidad. El candidato a la presidencia de Ciudadanos, Albert Rivera, también presente, ha aprovechado la cita para anunciar que planteará a todos los partidos políticos y a las comunidades autónomas un plan nacional para contener la despoblación que irá acompañado de rebajas fiscales. Las declaraciones del líder de la formación naranja no han sentado nada bien a los organizadores: "Parece que ha descubierto el mundo rural y se sube a un tractor", ha ironizado el portavoz de Soria ¡Ya! Carlos Vallejo, según recoge Efe. Por parte del PP han asistido a la marcha la exministra Isabel García Tejerina y el torero y candidato por Madrid Miguel Abellán. De Podemos ha acudido Pablo Echenique.

Cuando los manifestantes han llegado a la Plaza Cánovas del Castillo, los periodistas Manuel Campo Vidal y Paloma Zuriaga han leído un manifiesto en el que se han exigido acuerdos entre los partidos políticos: "Basta ya de descalificaciones, más medidas concretas. La España vaciada necesita un gran pacto de Estado" para que los habitantes puedan seguir viviendo en sus localidades: "No quiero ser veraneante en mi pueblo", se leía en otra de las pancartas. 

Más noticias en Política y Sociedad