Público
Público

Cómo se gestó desde Illes Balears la construcción de un hotel en la costa de Tenerife

El sector 1 de Hoya Grande en el municipio de Adeje, donde está prevista la construcción, se sitúa junto a un Sitio de Interés Científico (SIC) por su relevancia en diversidad de aves.

12/08/2022
Zona en la que se plantea construir un hotel de 5 estrellas, extraída del proyecto. Documento ambiental estratégico

Adeje cuenta con la mayor concentración de hoteles de cinco estrellas de Europa. Esta es la hoja de presentación utilizada por el municipio tinerfeño para atraer capital insular, nacional e internacional a la costa canaria. La presencia de grandes cadenas hoteleras es cada vez más frecuente en Tenerife, que ya en 2019 contaba con un 56% de alojamientos gestionados por este tipo de entidades. Una de las últimas en sumarse ha sido Inversiones Plomer SL, situada entre las 100 empresas más poderosas de las Illes Balears.

El municipio adejero se divide en parcelas creadas a raíz de las diferentes actividades económicas que se han ido desarrollando en la zona. El fuerte valor de la agricultura trazó barracones dedicados al cultivo de plátano y tomate. Luego, fue perdiendo fuerza en la década de los 70 y los suelos cambiaron su potencial rústico hacia los usos turísticos.

Las grandes cadenas hoteleras han ido aumentando sin un plan de ordenación general

Sin embargo, ese cambio de registro terminó en un gran puzzle que compone el municipio y que se ha ido creando de a poquito sin un plan de ordenación general. El orden actual, el trasiego de papeles y la numeración de los informes urbanísticos nacen de esa falta de un trazo único para adaptar los usos del suelo a los avances en la ley.

Benoit Robert Galand fue escogido como el representante de Inversiones Plomer Canarias SL para tratar con el Ayuntamiento de Adeje todos los trámites burocráticos en uno de los sectores del municipio. La filial canaria se había creado un año antes con sede en Mallorca. La superficie total asciende a 142.563 metros cuadrados. Antes la extensión era mayor, pero afectaba al cauce de un barranco y a la zona de servidumbre de protección de costas.

Hoya Grande, una zona privilegiada que se sitúa entre el sector costero y turístico y el municipio vecino de Guía de Isora, fue el espacio elegido por la empresa balear para comenzar a gestar un hotel de "gran lujo". La intención inicial era convertir todo el suelo del sector, con herencia agrícola, en una parcela dedicada en exclusiva a un alojamiento hotelero. En octubre de 2020, Galand envió el primer borrador de la modificación menor del sector 1 de Hoya Grande, enmarcado junto a la costa. En la zona se aprecian diversidad de bancales. De acuerdo con el informe Ambiental Estratégico entregado por la empresa LC30 constructores "los bancales son elementos identitarios del paisaje rural y están vinculados estrechamente a la sociedad. Además de una modalidad de cultivo representan toda una cultura de aprovechamiento de recursos (piedra, agua, suelos y semilla)".

12/08/2022 Imágenes extraidas del Documento Ambiental Estratégico del Sector 1 de Hoya Grande
Imágenes extraidas del Documento Ambiental Estratégico del Sector 1 de Hoya Grande. Documento ambiental estratégico

Entre las cosas recogidas en el informe ambiental se hace eco del cambio climático y la subida del nivel del mar. "El riesgo de inundación por sobreelevación no se considera relevante. El ámbito de actuación se localiza a unos 135 metros de la costa con un desnivel de 36 metros y, por tanto, para alcanzar la zona transcurrirá 4.680 años", reza el texto.

En el sector 1 hay tres edificaciones relacionadas con la actividad agrícola y con la explotación de plataneras. Dos tercios de la finca se utilizaban para trabajar el plátano de exportación, mientras que la restante es un cultivo abandonado, de acuerdo con el informe. Debido a las características del suelo y las temperaturas, en la zona es frecuente el cardonal-tabaibal, que está recogido como hábitat de interés comunitario. Además, también está presente el ahulagar- saladar blanco. Así como otras especies protegidas como la seba, una planta marina que está reconocida por su valor en la lucha contra el cambio climático.

"No se localiza ningún patrimonio histórico, cultural y arqueológico"

"No se localiza ningún patrimonio histórico, cultural y arqueológico", concluye el texto al que ha tenido lugar esta redacción. El sector 1 de Hoya Grande está localizado en el Sitio de Interés Científico de la Isorana, unos acantilados que se reparten entre Adeje y el municipio vecino de Guía de Isora, y junto al barranco de Las Moradas. En el lugar aparecen como especies a proteger el petrel de Bulwer y la pardela chica, así como la pardela cenicienta.

Esta última es una especie numerosa en el Archipiélago, pero sufre un declive a raíz de la depredación de otros mamíferos introducidos, en especial los gatos, perros y las ratas. Al mismo tiempo, el estudio ambiental señala a la "degradación del litoral, la iluminación de las urbanizaciones turísticas y los vehículos que transitan próximos a las colonias de cría" como parte del problema contra las pardelas.

Además, existen al menos dos tipos de insectos y uno de molusco. Asimismo, el documento Ambiental Estratégico añade otras especies vertebradas como el perenquén, la lisa común o el lagarto tizón. Entre los mamíferos aparece el murciélago nóctulo pequeño y especies introducidas como el conejo, el ratón casero y la rata.

Entre las aves del interior el informe destaca la curruca cabecinegra, la curruca tornillera, el mosquitero común, el mirlo común y la lavandera cascadeña. Mientras que en las zonas más abiertas se encuentra el bisbita caminero. También aparecen entre las aves rapaces el cernícalo vulgar, que nidifica en la zona, así como el búho chico, la paloma bravía, la gaviota patiamarilla, el charrán común y el vencejo unicolor.

El plazo máximo de evaluación ordinaria se prolonga hasta los 22 meses

Entre la flora del entorno, aparece el tomillo marino y la uva de mar, así como el tabaibal dulce halófilo. Además, el Cabildo de Tenerife puso especial atención en la viborina triste, una especie endémica incluida en el Catálogo Canario de Especies Protegidas.

La promotora pidió una Evaluación Estratégica Simplificada, "adaptar el suelo a un solo uso, el turístico-hotelero, eliminando el residencial". De esta manera, la zona pasaría a ser de explotación turística. Sin embargo, entra en contradicción con el Plan Insular de Ordenación de Tenerife (PIOT). "Se admitirá exclusivamente para conseguir el completamiento de los núcleos existentes", reza una resolución del Cabildo de Tenerife. De modo, que el "PIOT apuesta para las nuevas áreas turísticas por los complejos turísticos, que son aquellos que combinan la oferta alojativa con uno o más elementos de oferta complementaria al servicio de aquella". Sin embargo, para esos complejos se exige una dimensión mínima de 25 hectáreas, pero la superficie del sector sol alcanza los 14.

Para realizar una Evaluación Ambiental Estratégica Simplificada hay que cumplir diversos requisitos, entre los que caben las modificaciones menores o las zonas de extensión reducida. Tras enviar la evaluación ambiental. De acuerdo con el Boletín Oficial del Estado (BOE), una de las diferencias entre una evaluación simplificada y otra que no lo es recae en el tiempo. Los plazos máximos en una evaluación ordinaria transcurren entre hasta los 22 meses, pudiendo prorrogarse dos más en algunos casos. Mientras que la ordinaria se puede realizar en cuatro meses.

El Área de Medioambiente del Cabildo de Tenerife aconsejó "medidas que minimicen los impactos" sobre los seres vivos de la zona. De este modo, hizo especial hincapié en el impacto sonoro y lumínico. Al mismo tiempo, criticó que no se haya "llevado a cabo una prospección previa a la elaboración del documento ambiental estratégico, de modo que en el mismo texto se pudieran haber concretado medidas preventivas y correctoras".

El Cabildo de Tenerife también recalcó en un documento con fecha del 31 de mayo la falta de medidas para corregir el impacto paisajístico. Faltaba la identificación de los impactos paisajísticos, así como las medidas para controlar las especies exóticas. A escasos kilómetros de esta obra y sin salir de Hoya Grande, se teje un complejo turístico con campo de golf, junto a tres parcelas hoteleras más. Ese sector ha recibido críticas por traer a Tenerife un nuevo campo. La Asociación Patrimonial Tegüico ha pedido al Ayuntamiento de Adeje una reunión para garantizar la protección de los yacimientos localizados en la zona.

Por el momento, el Ayuntamiento de Adeje no se pronuncia sobre la construcción de un hotel de cinco estrellas en la zona. A su vez, Inversiones Plomer Canarias SL no ha respondido por el momento a las cuestiones de esta redacción. Se desconoce cuál será el siguiente paso para hacer realidad un alojamiento "gran lujo" en una zona dedicada hasta ahora al cultivo de plátanos.

Más noticias