Público
Público

"Les dan un rollo de papel higiénico cada 15 días y les obligan a ducharse con agua fría"

Otra madre que tiene a su hijo interno en el Tierras de Oria de Almería se suma a las denuncias por malos tratos en este centro de menores investigado por la Junta de Andalucía. La empresa que lo gestiona niega las acusaciones.

Captura del vídeo que denuncia los maltratos a internos en el centro de menores Tierras de Oria de Almería.

MADRID.- "Los maltratos a los chavales en el Tierras de Oria no son aislados ni mucho menos cosa del pasado. Allí se siguen escuchando chillidos". María (nombre falso) tiene a su hijo interno en este centro de menores de Almería investigado por supuestas vejaciones y cuenta a Público que él también ha sido atado a una cama sin vigilancia profesional, a pesar de sufrir ansiedad.

"Una vez le tuvieron amarrado cuatro horas, con la luz apagada, sin darle de beber", denuncia esta mujer, cuyo relato coincide con el de Laura (nombre falso) que este lunes contó a Público que el centro también aplicó a su hijo medidas de contención mecánica durante varias horas y sin vigilancia. Esta práctica contraviene la Ley Orgánica de Responsabilidad Penal del Menor, que reza que los medios de contención "sólo se aplicarán por el tiempo estrictamente necesario" y que en el caso del aislamiento provisional, "el menor debe ser visitado por el médico o el personal especializado que precise".

De hecho, el Defensor del Menor recomendó en 2012 cambiar las medidas de "aislamiento y sujeción mecánica" de este centro de Almería gestionado por la empresa Ginso tras las quejas de tres jóvenes, que coincidieron en denunciar la desproporcionada duración de esas medidas. Alfonso Galiana, presidente de centrosdemenores.es y ex interno del centro que también denunció vejaciones, critica que el Tierras de Oria desoyó esas recomendaciones y que la Junta de Andalucía "no hizo nada al respecto" porque "el equipo directivo sigue siendo el mismo" de entonces.

La asociación que preside Galiana difundió el pasado viernes un vídeo que revela esos supuestos malos tratos, pero la dirección negó las acusaciones y denunció al colectivo por ello. Ginso ha declarado en un comunicado que "las imágenes han sido claramente manipuladas, tergiversando la realidad de los hechos, con la finalidad de causar el mayor efecto sensacionalista posible". Centrosdemenores.es ha respondido a la empresa solicitando que revele el número de contenciones que ha comunicado a la Fiscalía de Menores en el último año y no descarta "emprender acciones legales" contra sus "acusaciones infundadas".

Madres e hijos paralizados por el miedo

La Consejería de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía ha abierto un expediente informativo para investigar los hechos, pero las familias siguen teniendo miedo: "No me atrevo a poner quejas ni a denunciar nada, si hablas van a por ti y no quiero que mi hijo lo pase todavía peor", confiesa María: "Ellos tienen más poder que nosotros".

María denuncia también que su hijo lleva dos años y medio "rabiando y sin poder dormir" por "un dolor" [que no quiere especificar por "miedo a represalias"] y que el centro se niega a llevar al chico al hospital. "Me dicen que como está en régimen cerrado no puede salir, allí los chavales no son tratados como personas, no tienen derechos", protesta. 

"Un día, para aliviarle ese dolor, le inyectaron un medicamento al que es alérgico [el centro, asegura, está advertido de ello] y la única respuesta de la dirección fue asumir que se habían equivocado y despacharon el asunto diciendo que "en el fondo no le había pasado nada". 

Esta dejadez se refleja también, según esta madre, en otro tipo de maltrato hacia los internos: "Les dan un rollo de papel higiénico cada 15 días y en invierno les obligan a ducharse con agua fría. No les dan pasta de dientes y ahora ni siquiera dejan que se la llevemos nosotros", explica. "No sé dónde irá a parar el dinero que invierte la Junta de Andalucía en este centro", añade.

"En el Tierras de Oria los chicos no son tratados como personas, no tienen derechos", cuenta la madre de un interno

María ha llamado varias veces al centro preguntando por el director, Manuel Madrid, pero asegura que "siempre" le dicen que "no está". Madrid ha desmentido en repetidas ocasiones a Público todas las acusaciones de maltrato y vejaciones a los internos y ha defendido que el trabajo de los profesionales del centro es "impecable", por lo que todo el equipo "está muy tranquilo".

De hecho, incluso el consejero de Interior y Justicia de la Junta de Andalucía, Emilio De Llera, se mostró escéptico sobre las denuncias de maltrato: "Me extrañaría mucho que hubiese ese tipo de irregularidades en ese centro" porque "es emblemático en la justicia juvenil andaluza y tiene unos resultados extraordinarios", afirmó tras anunciar que la Junta investigará los hechos.

También fueron tibias y "desafortunadas", según Alfonso Galiana, las declaraciones de la delegada del Gobierno en Almería, Sonia Ferrer, el pasado domingo: "Son situaciones de personas, de delincuentes, menores pero delincuentes, con delitos graves como asesinatos, violaciones... Algunas veces se producen una serie de roces. Lo que está claro es que el límite está en respetar la legalidad y nosotros lo que estamos investigando es si ese límite se ha traspasado o no", informa Efe.