Público
Público

Liceo San Pablo Profesores del Liceo San Pablo de Leganés denuncian supuestas irregularidades con sus actividades extraescolares

Profesores del colegio concertado Liceo San Pablo de Leganés han denunciado públicamente y a los órganos competentes cómo, supuestamente, el centro estaría dedicando las horas lectivas del profesorado a impartir clases de refuerzo de pago.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Puerta de entrada del Liceo San Pablo de Leganés (Google Street View)

Según expone José Castejón, profesor y delegado sindical de CCOO en este centro perteneciente a la Escuelas Católicas de Madrid, las clases extraordinarias que imparten los profesores a modo de refuerzo se están llevando a cabo durante su jornada lectiva, “algo que podrías ser constitutivo de delito”. El docente explica que “se tratan de actividades lucrativas para el centro por las que se cobra al alumnado, mientras que el sueldo de los profesores sale de la Consejería de Educación”.

Tal y como explica Castejón, esta circunstancia estaría incumpliendo con el concierto educativo, puesto que “el sueldo que recibe el profesorado es exclusivamente para la enseñanza reglada, no pudiendo dedicar sus horas para actividades por las que se cobra a los progenitores. De hecho, todos los alumnos y alumnas que no hayan pagado la cuota correspondiente (39,13 euros en Infantil y 44,60 euros para Primaria y Secundaria) son enviados a casa o bien, si están apuntados al comedor, han de aguardar, como mínimo, una hora en el patio (de 12:00 a 13:00 horas), según afirma Manuel Fernández, uno de los docentes más veteranos –llegó a ser director- que actualmente está al borde de la jubilación.

El delegado de CCOO sostiene que, “con los cálculos que he realizado, el centro se puede estar ahorrando el pago de cerca de cinco sueldos"

Con estas prácticas, el delegado de CCOO sostiene que, “con los cálculos que he realizado, la dirección del centro se puede estar ahorrando el pago de cerca de cinco sueldos. Castejón aclara que “este tipo de actividades extraescolares se realizan en otros colegios concertados con profesores adicionales, pero aquí son los mismos para todo, hasta para hacer de cuidadores en el comedor”.

La directora del centro, Mª Teresa Serrano, asegura a este medio que lo expuesto por el profesorado “es incierto”. “todas las actividades que se realizan en el centro están autorizadas y visadas por la Comunidad de Madrid”. A pesar de que la directora afirma que “esa información no es verdad” y que “todo lo tenemos perfectamente”, no estuvo en disposición de precisar si el profesorado que imparte las clases de refuerzo es el mismo que la enseñanza reglada y si está percibiendo un sueldo extra al margen del que provee la Comunidad de Madrid. Lejos de arrojar luz sobre el asunto, en un tono amenazante avanzó que “si publican una cosa que no es cierta, nosotros, evidentemente, contestaremos a todo ello”.

Visita de Inspección

Aunque Serrano aseguró no tener constancia alguna de que se hubiera cursado una denuncia a Inspección Educativa, la semana pasada y después de que Público.es se hubiera puesto en contacto con la responsable del Distrito 1 de la Comunidad de Madrid, “llegaron tres inspectores”, según Fernández, “le dijeron a la directora que se saliera del despacho y estuvieron buscando algo para, después, entrevistarse con varios profesores”.

Contactada la jefa de Inspección del Distrito 1 Rosa Mª Cano, a la que Castejón remitió su denuncia el pasado mes de marzo –al igual que a la Consejería de Educación-, ésta explicó no poder ofrecer ningún tipo de información al respecto, remitiendo directamente a la Consejería de Educación que, tras varias comunicaciones, ha optado por guardar silencio.

“Esto se está produciendo con consentimiento de la Inspección”, asegura Fernández, que recuerda que se trata de hechos que se denunciaron en el pasado, mostrándose muy pesimista a la hora de esperar que la Administración tome cartas en el asunto.

Castejón, por su parte, llama también la atención sobre el hecho de que, como ya denunciara hace más de dos meses a los órganos competentes, “las jornadas laborales-lectivas de los profesores no coinciden en la realidad con lo que figura en el registro, sobre todo en lo referente a guardias, compensatoria, incluso, en alguna asignatura”. Un registro, por otro lado, cuyo acceso le ha sido negado al delegado sindical de CCOO, según afirma.

Mucho miedo

Según el relato expuesto por Castejón, estas prácticas se vienen sucediendo desde 2004. Su compañero Fernández recuerda “cómo al principio la directora dijo que nos iba a pagar esas clases de refuerzo, incluso, con nómina. Nos engañó”. El resultado, tal y como lo describen ambos profesores, es que a los que “nos negamos a impartir esas actividades extraordinarias nos ningunean. Desde la dirección se promueve nuestro aislamiento, indicando a los más jóvenes que no se junten con los veteranos”.

“La directora se ha rodeado de un profesorado muy joven, al que amenaza con quitarles horas"

“No siempre fue así”, relata Fernández, “cuando estaba el padre de la directora, que es quien creó el centro, las cosas eran muy diferentes, pero cuando ella cogió las riendas cambió porque sólo mira el dinero, dinero, y dinero sin mirar por el bienestar del alumnado”. El docente no duda en afirmar que “ha hecho más dinero en lo que lleva en el cargo que su padre en toda la vida”.

Así las cosas, tan sólo se niegan a impartir esas clases los profesores más veteranos. El que fuera en el pasado director del Liceo, asegura que “la directora se ha rodeado de un profesorado muy joven, al que amenaza con quitarles horas o, incluso con despedirlos si no le llenan el ojo”. Fernández denuncia que “la gente tiene mucho miedo, porque la directora no despide en función de si son buenos o malos profesores, sino por capricho”.

Más noticias en Política y Sociedad