Público
Público

Nuevos confinamientos Catalunya cierra sus municipios los fines de semana y Cantabria suspende las vacaciones para evitar más movilidad

La Generalitat de Catalunya ha ordenado el confinamiento de la comunidad durante 15 días y prorrogará el cierre al público de bares y restaurantes. Cantabria, por su parte, suspende las vacaciones escolares de la próxima semana para proteger a los mayores que viven en zonas rurales.

Aspecto de la terraza de un bar cerrado de las Ramblas de Barcelona.
Aspecto de la terraza de un bar cerrado de las Ramblas de Barcelona. — Quique García / EFE /Archivo

efe

La Generalitat de Catalunya ha ordenado el confinamiento general de la comunidad durante 15 días y el cierre perimetral de los municipios los fines de semana, además de clausurar teatros, cines, actividades deportivas no profesionales y las extraescolares de niños y jóvenes. 

Además, se prorrogará el cierre al público de bares y restaurantes; los centros comerciales deberán cerrar pues solo funcionará el comercio de menos de 800 metros cuadrados; las escuelas permanecerán abiertas y se recomienda el teletrabajo.

El Plan Territorial de Protección Civil de Catalunya (Procicat) y el Govern, en un consejo extraordinario, también han aprobado este jueves las ayudas "necesarias" para los diversos sectores económicos afectados y para la emergencia social, con unos 200 millones de euros, según ha dicho en rueda de prensa el vicepresidente, Pere Aragonès.

Por su parte, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha anunciado este jueves el cierre perimetral de la comunidad desde esta medianoche hasta el nueve de noviembre y la suspensión de las vacaciones escolares de la próxima semana ante la "grave" evolución de los casos de coronavirus.

Revilla también ha señalado que la consejera de Educación se reunirá la próxima semana con la comunidad educativa para hablar sobre la modificación del calendario escolar. Además, ha subrayado que los cinco días de vacaciones que se suprimen se recuperarán y ha apuntado que una opción puede ser adelantar el final de curso. En cualquier caso, se van a respetar los 175 días lectivos del calendario escolar, ha añadido.

El jefe del Ejecutivo ha comparecido en rueda de prensa con el vicepresidente, Pablo Zuloaga, y los consejeros de Sanidad, Miguel Rodríguez, y Educación, Marina Lombó, para anunciar una medidas que ha calificado de "duras" y que el Gobierno se ha visto obligado a tomar ante el aumento de los contagios.

Según Revilla, los datos de evolución de la covid en Cantabria aún no suponen una presión sobre los hospitales, pero indican que en las próximas semanas sí se podría producir esa situación, por lo que la región se une a la decisión de otras nueve comunidades autónomas que también cierran la entrada y salida a sus territorios, excepto en casos como trabajo o atención a familiares dependientes.

El cierre se suma a la continuidad de las clases en los centros educativos del dos al seis de noviembre, no lectivos en el calendario escolar de Cantabria, una medida con la que se pretende evitar cierres de la movilidad en algún municipio cántabro. Además, el presidente ha señalado que si la evolución del coronavirus en los próximos días es peor, el Gobierno cántabro planteará el cierre de la movilidad en las localidades con más incidencia de la enfermedad.

100.000 personas moviéndose por Cantabria 

Según Rodríguez, las vacaciones escolares con una comunidad autónoma cerrada podrían suponer un movimiento de una 100.000 personas entre municipios, unos desplazamientos que se pretenden restringir con la continuidad de las clases.

El consejero ha argumentado que un 64% de los municipios cántabros tiene menos de diez casos, la mayoría de ellos ayuntamientos rurales, en los que se intenta que no entre el coronavirus, porque su población es, en casi todos, de edad avanzada y el contagio de las personas mayores lleva a "una mayor demanda hospitalaria". "Es imprescindible preservar la Cantabria rural y reducir la movilidad", ha resumido.

La tasa de incidencia en Cantabria este jueves es de 341 casos por 100.000 habitantes, mientras que las camas de hospitalización están en 8,1 y las de UCI en 11,5 por 100.000 habitantes, lo que sitúa a la comunidad autónoma en el "nivel 2 de los 4" fijados por el Estado para aumentar las medidas para evitar la evolución de la covid-19, según su presidente.

Sin embargo, los casos positivos siguen aumentando -hoy hay 198 más-, y también las hospitalizaciones, lo que, según Revilla, refleja una "situación gravísima", que está afectando a el tratamiento de otras "muchas patologías" sanitarias que "hay que seguir atendiendo".

Más noticias