Público
Público

"Pasar de ser miradas a mirar, ése va a ser el salto más importante para las mujeres"

Laura Casielles, periodista y poeta, aboga en La Tuerka por romper los esquemas que se imponen sobre las mujeres. Yolanda Domínguez, artista visual, denuncia el intento de la industria del entretenimiento de dar la vuelta al discurso feminista.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Un momento del debate presentado por Juan Carlos Monedero.

MADRID.- La periodista y poeta Laura Casielles defendió en La Tuerka que las mujeres tenemos que “dejar de ser miradas y empezar a mirar”, a crear cada vez más contenido audiovisual. Durante En Clave Tuerka, el programa dirigido por Juan Carlos Monedero, Casielles se refirió a la polémica generada en torno al vestido de Cristina Pedroche en nochevieja y afirmó que “quien tiene libertad en cuanto a lo que se emite es la cadena. Es la cadena la que decide de lo que se va a hablar ese día y los días siguientes. Pedroche es libre, pero dentro de una pregunta muy limitada y dentro de un relato construido por otros”. Y en ese sentido concluyó que “lo que realmente empodera a las mujeres es hacerse la pregunta y poder compartir la contradicción. Y eso es precisamente lo que no se puede hacer actualmente. Poder mostrar nuestras propias debilidades. Eso es lo verdaderamente difícil”.

Una opinión que compartieron también sus compañeras de tertulia, entre ellas la artista Yolanda Domínguez, quien denunció, a su vez, el intento de los medios dominantes por dar la vuelta al discurso feminista. “En la televisión canaria se pide ahora la destitución de una consejera por criticar lo que a su juicio fue un contenido sexista emitido también durante el especial de nochevieja”. Lo que lleva a darle la vuelta al discurso, según la artista: “Lo machista, según ellos, no es que las mujeres salgan desnudas en la televisión, sino quejarse de ello. Lo que interesa, al final, es tapar el debate”.

Por eso Domínguez no es muy optimista en cuanto a la evolución que ha seguido en nuestro país la imagen de la mujer en la pantalla. “Seguimos siendo cuerpos y además muy limitados: jóvenes, blancas y delgadas. El resto de cuerpos permanecen ocultos. Y además la dimensión humana de la mujer sigue también escondida”. Mientras recuerda que “todo lo que estamos hablando hoy proviene del imaginario que creó ya en su día la pintura, pues los mass media llevan entre nosotros apenas un siglo.

Un testigo que recogió, por su parte, Virginia Yagüe, escritora, guionista y presidenta de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales), al plantear que existen unas estructuras muy asentadas que están funcionando y no cambian tanto. "Cuando analizamos contenidos es curioso ver el cuerpo de diálogo que tienen las mujeres en la pantalla. Muy menor al de los hombres. Al igual que son también muy pocas las veces que aparecen, por ejemplo, trabajando, realizando una labor productiva".

Y en esa línea Yagüe continuó relatando la situación dentro del mundo del cine, su espacio: “Ahora mismo estamos en un 26% de mujeres directoras de cine, frente a un 74% de hombres. Además este año el contenido en el cine español está muy masculinizado, al contrario que el pasado, que fue una excepción. De media las mujeres profesionales cuentan con la mitad del presupuesto que tienen ellos. Por eso, como el planteamiento está muy sesgado, no van a llegar las historias de las mujeres a la pantalla. En consecuencia Yagüe afirma que “no podemos permitirnos la ingenuidad. Tenemos que empezar a ocupar puestos dentro del mundo audiovisual para incorporar nuestros propios relatos”.

Sol Sánchez. socióloga y antropóloga, lanzó una dura crítica al sistema neoliberal al denunciar cómo “la lógica del mercado llega a todos los aspectos de la vida, incluido al feminismo. El feminismo vende y eso es contradictorio, porque, además, el enfoque de la economía feminista trata, precisamente, de dar la vuelta a la economía neoliberal”. Mientras recordó también que la crisis ha provocado una ola reaccionaria, en la que se han desempolvados roles de los que estábamos empezando a escapar”.  Sánchez pidió así una mayor unidad entre mujeres. “Hay una falta de interacción entre las mujeres, es necesario crear alianzas, y cuando eso ocurra se romperán realmente los esquemas y llegará un verdadero empoderamiento”, sentenció.

Por su parte, María Castejón, historiadora y experta en roles de género en el mundo del cine, quiso llamar la atención sobre Hollywood, que tanto sigue influyendo todavía en el imaginario colectivo de buena parte del mundo. Y así recordó cómo Thelma y Louisse fue una película muy importante para la historia de la mujer en la pantalla. "En esa película dos mujeres se convierten en heroínas por romper los esquemas a los que las someten los hombres”. Una afirmación que llega después de que el año pasado se cumpliera el 25 aniversario del estreno del film. Y cuando, según Castejón, “lo triste es que todavía siga estando tan vigente ese relato. De hecho no se han hecho muchas películas más en esa línea. No es una película cómoda”.

Un debate en el que también se apuntaron algunas ideas para el optimismo, como el avance imparable de las series, que “definitivamente cambian el relato por su propio formato. El tiempo que se abre en las series y éstas permiten un dibujo de personajes mucho más profundo que puede ser muy favorecedor para la mujer”, aseguró Castejón. Una ventana a la esperanza en un mundo, el de la imagen, que tiene sus propias reglas, pero que permite también imponer e imaginar otras nuevas.

Más noticias en Política y Sociedad