Público
Público

Pobreza y exclusión social España reduce el número de personas en riesgo de pobreza pero incrementa las desigualdades

Un informe de la Red Europea contra la Pobreza, advierte de que nuestro país está cinco puntos porcentuales por encima de la media europea en la tasa de riesgo de pobreza y ocupa el tercer lugar por la cola, sólo por encima de Rumanía y Bulgaria.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

EFE/ Juan Carlos Cárdenas

Los datos de pobreza en España siguen siendo demoledores. A pesar de que nuestro país ha reducido en un 1,3 puntos el número de personas en riego de pobreza y exclusión con respecto a 2016, las que se encuentran en esta situación han empeorado sensiblemente sus condiciones de vida y son aún más pobres.
Un total de 12.338.187 personas se encontraban en 2017 en riesgo de pobreza o exclusión social, lo que supone el 26,6 % de la población.

Estos datos están contenidos en el octavo informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN), que resalta que las cifras están aún muy lejos de alcanzar los objetivos de reducción a los que España se comprometió en Europa para la década comprendida entre 2009 y 2019. En 2010 nuestro país hizo el compromiso de reducir entre 1,4 y 1,5 millones el número de personas que en ese momento vivían en riesgo de pobreza o exclusión social.

Según un informe, presentado esta martes en el Senado con motivo de la celebración este miércoles 17 de octubre del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, nuestro país está cinco puntos porcentuales por encima de la media europea en la tasa de riesgo de pobreza y ocupa el tercer lugar por la cola, sólo por encima de Rumanía y Bulgaria.

Aunque un total de 651.218 personas han dejado de engrosar esta lista en 2017, España se encuentra todavía lejos de la tasa del 23,8%, que es la que había en 2008, cuando el riesgo de exclusión afectaba a 11 millones de personas.

La desigualdad es para los atores uno de los temas clave. Si bien se ha producido una disminución en el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión a lo largo de los últimos tres años, la brecha de la pobreza lejos de disminuir se ha incrementado hasta el 32,4%. Esto supone que si bien hay menos personas en riesgo, los que están en esta situación han empeorado sensiblemente su situación. 

Entre 208 y 2017 la renta del 10% más rico de la población ha pasado de multiplicar por 9,6 a la renta del 10% más pobre a hacerlo por 12,9.

"Para volver a los valores anteriores a la crisis, es necesario sustraer de la pobreza a 1,4 millones de personas", advierten los responsables de este informe, que recuerdan que el Gobierno español asumió la Estrategia Europa 2020, lanzada en 2009, para reducir entre 1,4 y 1,5 millones el número de personas en riesgo de pobreza antes de finalizar 2019.

Los autores señalan que a pesar de la "evidente mejora" de la tasa AROPE, que se ha reducido en 2,6 puntos porcentuales en los últimos tres años, "aún faltan" otros 1,9 puntos porcentuales para llegar a la situación de partida.

La recuperación no llega a las personas

El informe señala que la recuperación macroeconómica "proclamada" en los últimos años está, también, "muy lejos de llegar efectivamente a las personas" y apunta que la reducción de la tasa AROPE es debida a la disminución del indicador de intensidad de empleo, que se ha reducido en 4,3 puntos porcentuales desde 2014.

En cuanto a la pobreza severa, el documento revela que se sitúa en el 6,9% de la población, un dato superior al registrado en 2014 y el segundo más alta desde que se mide el indicador. Si la media de ingresos de la población en 2017 es de 14.203 euros, entonces están en pobreza severa --con umbral del 30% de la media-- todas aquellas personas que viven en hogares cuyo total de ingresos es inferior a 4.261 euros al año (355 euros al mes).

Menores y familias, los más pobres

Los jóvenes entre 16 y 29 años componen el número más numeroso de población en riesgo de pobreza y exclusión. Si bien sus condiciones han mejorado ligeramente en 2017 respecto a los datos del año anterior, el porcentaje que vive en vulnerabilidad se eleva al 34,8%, un 12% por encima del dato previo a la crisis (22,8% en 2008).

El informe destaca que el segundo grupo en riesgo lo forman los menores de edad, para los que el riesgo continúa siendo "extraordinariamente elevado", ya que entre los menores de 16 años alcanza el 31%. Es decir que casi uno de cada tres menores de 16 años vive en riesgo de pobreza y exclusión social, a pesar de que si bien en 2014 esta cifra alcanzó su máximo (35,4%) y se ha reducido en los tres últimos años 4,3 puntos porcentuales, "la intensidad de la reducción anual ha sido cada vez menor", avisan desde EAPN-ES, que sostienen que "han pasado 10 años y la situación no ha mejorado para los menores". 

También afirma que la existencia de menores en el hogar determina "claramente" la probabilidad de caer en situaciones de vulnerabilidad. Así, la tasa AROPE es del 29,8% (6,5 puntos porcentuales más que los hogares sin menores); el riesgo de pobreza es 9,5 puntos más; la privación material severa es 1,3 puntos más; y la pobreza severa es justamente del doble (4,5 puntos más que los hogares compuestos solo por adultos).

Por otra parte, las personas con discapacidad soportan un riesgo de pobreza y/o exclusión mucho más elevado que las que no tienen discapacidad, algo que se cumple todos los años. Por ejemplo, en 2017, el 31,5%, es decir, prácticamente una de cada tres personas con discapacidad, está en riesgo de pobreza y/o exclusión, cifra que es un siete puntos porcentuales más elevada que la de las personas sin discapacidad

La pobreza vuelve a afectar más a las mujeres

En el año 2017, la tasa AROPE se redujo para todos los grupos de edad, excepto para la población mayor de 65 años, que ha pasado del 14,4% en 2016 al 16,4% en 2017. El informe advierte de la "enorme" diferencia con la que el riesgo de pobreza y/o exclusión afecta a las personas según la edad, con distancias en algunos casos superiores a los 18 puntos porcentuales.

La brecha de género del AROPE también existe entre la población mayor y este último año creció notablemente debido, según los autores a la diferencia en la cuantía de las pensiones que reciben hombres y mujeres.

En el año 2017 la tasa AROPE femenina es del 27,1% y, por primera vez desde el año 2011, vuelve a ser superior a la masculina, que en este último caso se ha reducido en dos puntos porcentuales casi el triple que la disminución de la femenina. En total, hay 6,4 millones de mujeres en riesgo de pobreza frente a 5,9 millones de hombres.

Pobres con títulos de educación superior

El informe revela que el 13,8% de la población pobre (1,7 millones) tiene educación superior, lo que suma más de un tercio de población pobre mayor de 15 años con un nivel educativo medio o alto. Este grupo vuelve a aumentar de tamaño en detrimento de la población con estudios bajos, que se reduce.

"La salida de la crisis está elevando el perfil educativo de las personas pobres y esta cuestión se refleja muy claramente cuando se comparan los estudios de la población pobre en el año 2008 y en el 2017", señalan los autores.

El grupo de personas con nivel educativo medio o alto pasó de ser el 30% de la población pobre mayor de 15 años a ser el 35,8%, mientras que la suma de los dos niveles educativos bajos se redujo desde el 70% hasta el 64,2%

Más noticias en Política y Sociedad