Público
Público

Se entrega el propietario de un mesón de Manzanares que llevaba horas atrincherado en su interior con un arma

El hombre debía comparecer este miércoles en los juzgados por un robo que sufrió en su local hace un año y por el que estaba imputado.

El mesón donde se ha atrincherado su propietario en Manzanares (Ciudad Real).

AGENCIAS

El propietario del mesón situado en la calle Jesús del Perdón de la localidad de Manzanares (Ciudad Real), atrincherado durante todo este miércoles en el interior del establecimiento con un arma de fuego, se ha entregado sobre las 20.30 horas, según han confirmado a Europa Press fuentes del 112.

El hombre ha salido con las manos en alto y se ha entregado, según la información facilitada al Servicio de Coordinación y Atención de Urgencias y Emergencias 112 por parte de la Policía Local.

Agentes de la Guardia Civil han estado custodiando durante toda la jornada el establecimiento. La llamada de aviso se ha registrado a las 10.41 horas y desde el 112 se ha enviado a Guardia Civil, agentes de la Policía Local y bomberos, en preventivo.

Durante la tarde, los miembros de la Guardia Civil de Valdemoro (Madrid) que han acudido al lugar a prestar apoyo a la Guardia Civil de Manzanares han realizado un primer intento de aproximación a dicho mesón, aunque sin realizar más movimientos.

Así lo ha confirmado a Europa Press el concejal de Seguridad del Ayuntamiento manzanareño, Miguel Ramírez, que ha señalado que los agentes confiaban en que encauzaran las negociaciones con el regente de este mesón antes de tomar la decisión de entrar en el mismo.

Se da la circunstancia de que el atrincherado, de unos 55 o 60 años, debía comparecer este miércoles en los juzgados por un robo que sufrió en su local hace un año y por el que estaba imputado. Fuentes municipales han indicado a Efe que, al parecer, el hombre tenía esa cita en los juzgados, ya que se sospecha que pudo estar implicado en el mismo.

Estos hechos por los que debía comparecer en los juzgados en calidad de imputado ocurrieron el 15 de marzo de 2017, cuando los empleados del mesón alertaron de que, de madrugada, una o varias personas que llevaban un arma blanca habían atracado el local y se habían apoderado de la recaudación.

Según las mismas fuentes, el propietario del local habría echado a su padre, que vive en el inmueble, y a un hermano, si bien no han podido precisar si había clientes en el interior del establecimiento.

Más noticias