Público
Público

Roberto Vilar Un programa con "tufillo machista" y una cadena de negligencias: así fue cómo TVG expuso a una joven ante un caso de acoso 

La televisión pública gallega emitió este jueves un programa donde exponían a una joven ante una situación de acoso frente a una expareja.

Momento de la joven que acude al programa de TVG donde su pareja quiere volver con ella.
Momento de la joven que acude al programa de TVG donde su pareja quiere volver con ella.

Era jueves por la noche en TVG y durante la emisión del programa Land Rober Tunai Show un joven solicitaba una segunda oportunidad a la que era su expareja. El programa, ofreciendo espectáculo, hacía de intermediario entre ambos, con la joven invitada al show sin saber lo que estaba pasando. 

Todo tomó un cariz dramático y preocupante cuando, ante la propuesta del presentador Roberto Vilar, ella se negó en rotundo y alegó una relación tóxica, donde el acoso estaba presente: "¿Estarías con una persona que después de un mes te controla el móvil, te hace perder a todos los amigos o un trabajo estupendo? Yo tardé un año y medio en darme cuenta, pero no voy a volver atrás", señalaba la joven. 

Tal vez lo sorprendente es que TVG emitió el programa aun siendo en diferido. Que pasó por la sala de montaje y, aunque se suprimió parte de la aparición del joven, no se borró todo rastro de esta escena. Que el programa se editó para jugar con el suspense sobre lo que estaba ocurriendo en plató. Y la víctima, en medio de todo. 

TVG fraccionó las intervenciones de la joven para mantener la tensión del reencuentro

"Este programa se emite con unos 40 minutos de delay [demora tras ser grabado]. En ese montaje sí que se eliminó parte del programa donde el chico entraba en plató, pero el resto lo emitieron. La productora que envía el contenido avisó al servicio de control central de que la emisión iba un poco corta porque habían eliminado una parte. Fraccionaron las intervenciones con la joven para mantener la tensión del reencuentro, una cosa horrorosa", denuncia Jesús Domínguez, trabajador de TVG y miembro del Comité de trabajadores intercentros, que solicita el cese del programa y la dimisión del director de contenidos de la cadena, Fernando Ojea.

Alba Taladrid, presidenta de Xornalistas Galegas, denuncia que la emisión de este espacio revela un profundo machismo arraigado en la sociedad: "Lo que es un error es no ser conscientes de la gravedad de lo que está pasando. Ahí se ve cómo el patriarcado tiene todos los esquemas ganados. No fueron capaces de ver la violencia que había ahí", apunta.

TVG alega desconocimiento

La cadena pública emitió este sábado un comunicado en el que indicaba que solo tuvo conocimiento del contenido del programa en el momento de la emisión, lo que ha desatado un torrente de críticas en torno a los protocolos, donde además se percibe un intento de escabullirse del problema. 

Taladrid carga duramente contra el ente público: "El comunicado de TVG es insuficiente y contradictorio. Decir que no tienen control, como profesionales, nos parece de alta gravedad. Es una cadena de negligencias y de mala praxis periodística de principio a fin. En los medios de comunicación no debe existir este tipo de contenidos, y menos aún en un medio público. La responsabilidad primera y última la tiene el medio público que la emite", apunta.

Que la cadena alegara desconocimiento es una de las cosas que más ha molestado a Domínguez, que ve en la consecución de errores un fondo de precarización y subcontratación privada: "No concebimos que no tengan control de sus productos, eso es fruto de la subcontratación. Ahora todos se lavan las manos cuando tiene que haber una supervisión en un programa que sale bastante caro: casi millón y medio por veinte programas".

Un "tufillo machista"

Desde Xornalistas Galegas han decidido trasladar la denuncia pública a la secretaría Xeral da Igualdade de la Xunta donde exigirán que se tomen medidas legales: "Que se ejecute la ley de medios y que obliguen a un tratamiento especializado de violencia de género. No vamos a decir nosotras qué sanción hay que tomar, pero que sí intervengan las autoridades porque existe un marco legal para esto", alega su presidenta. 

Roberto Vilar apareció el viernes pidiendo perdón de forma contundente por lo ocurrido, pero varias plataformas cercanas a la televisión no consideran suficiente una disculpa cuando el programa pudo haber eliminado todo el contenido, dado que no era una emisión en directo. 

Sobre la disculpa, la plataforma, en voz de su presidenta Alba Taladrid, da a entender que el problema viene de lejos: "Las disculpas eran inevitables, no podía hacer otra cosa. Siempre es de agradecer pero no sé si tiene más capacidad de actuación. Si de verdad existe ese sentimiento de culpa que él manifiesta, es muy fácil de demostrar, porque podría reconducir los contenidos del programa, porque es constante el tufillo machista de este programa. Humor rancio y machista por definición, siempre", asegura. 

Por su parte, Jesús Domínguez sigue en esta mirada crítica con la línea editorial del show. "Compañeras del comité dicen que no es la primera vez que se hace un uso banal y un poco denigrante de la figura de la mujer. Incluso en la forma de vestir a las invitadas y copresentadoras. Hubo una promoción de la cadena en la que el propio presentador decía que era mejor ver el programa que pegarle a una vieja. Este tipo de comentarios están fuera de lugar en una cadena pública". 

Más noticias de Política y Sociedad