Público
Público

El caso conocido como crimen de los tirantes Rodrigo Lanza, condenado a cinco años de prisión por homicidio imprudente

También se le impone una indemnización de 200.000 euros. El acusado lleva cerca de dos años en prisión. 

Rodrigo Lanza, durante la primera sesión del juicio por el asesinato de Víctor Laínez. EFE/Javier Cebollada

Público / agencias

Rodrigo Lanza ha sido condenado a cinco años de prisión este martes por homicidio imprudente de Víctor Laínez, de 54 años. También se le impone una indemnización de 200.000 euros para los familiares de la víctima y de 5.620 para el Servicio Aragonés de Salud por los gastos generados.

El juez acuerda reconocer los casi dos años de prisión provisional cumplidos por Lanza para el cumplimiento de la condena, pero precisa que "continuará" por el momento en prisión.

El crimen fue cometido en un bar de Zaragoza el 8 de diciembre de 2017. La Fiscalía pedía 25 años de cárcel por un crimen con agravante ideológico. Por su parte, el jurado popular declaró culpable a Lanza por un delito de lesiones imprudentes, al considerar que la agresión fue intencionada pero que el acusado no pretendía asesinar a Laínez.

En su sentencia, el magistrado se ajusta al veredicto emitido por el jurado que enjuició el caso y condena a Lanza por un delito de lesiones dolosas en concurso ideal con otro de homicidio imprudente, con una atenuante de arrebato y una agravante de actuación por motivos ideológicos (odio).

El jurado pupular descartó el delito de asesinato a mediados del mes de noviembre. Aunque los hechos se han conocido como el "crimen de los tirantes", el jurado no consideró acreditado que los amigos de Lanza le dijeran que Laínez llevaba tirantes con los colores de la bandera española.

El jurado sí considera probado, así se recoge también en la sentencia, que hubo una conversación previa en la que se hizo referencia a la ideología de Laínez como "facha, fascista, nazi" y a la nacionalidad a la que se pertenecía Lanza, como "sudaca, extranjero" ya que es originario de Chile.

Tras ser golpeado, Laínez cayó al suelo desplomado, quedando inconsciente, tras lo que le dio una patada en la cara y puñetazos en la cabeza y múltiples golpes. A consecuencia de estas lesiones, Laínez falleció cuatro días después, el 12 de diciembre, en la UCI del Hospital Clínico.

Más noticias