Público
Público

Salvamento Marítimo Salvamento Marítimo deja de informar en redes sobre pateras tras la irrupción de Vox

Fuentes del servicio público alegan un cambio en la estrategia de comunicación pero niegan que ejerzan un apagón informativo sobre los rescates de migrantes, ya que informan a los medios que estén interesados sobre estas operaciones. Los trabajadores y las ONG de apoyo a los migrantes ven una decisión política basada en el miedo a la extrema derecha y su discurso antiinmigración.

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4

La tripulación de la Salvamar Arcturus rescata a varias personas de una patera a ocho millas al suroeste de Tarifa.- SALVAMENTO MARÍTIMO

La última vez que Salvamento Marítimo (Sasemar) informó en sus redes sociales sobre el rescate de una patera con migrantes en la frontera sur fue el pasado 20 diciembre. Rescató a 33 personas y 11 cadáveres, y publicó el tuit horas después de que la operación apareciera en los medios de comunicación. Ese mensaje, una constante durante los últimos años, ya era motivo de sorpresa. Desde el pasado 8 de diciembre, el departamento dependiente del Ministerio de Fomento ha dejado de compartir información, fotografías y vídeos de las operaciones de rescate de migrantes en el mar. 

Sin ir más lejos, el pasado miércoles, efectivos de Sasemar rescataron a 76 personas en una patera cerca de la costa de Granada. Previamente habían puesto a salvo otras 164 personas que viajaban en tres pateras en el mar de Alborán y a otras 50 en la zona del Estrecho de Gibraltar, además de la localización y rescate del cadáver de otra persona migrante cerca del Cabo de Trafalgar, en Cádiz. En total fueron 290 personas migrantes rescatadas, pero la cuenta de Sasemar, que normalmente informaba sobre el estado de los migrantes, el puerto de destino y las embarcaciones y medios desplegados para el rescate, sólo publicó dos mensajes ese día. Ninguno relacionado con los rescates:

Desde el departamento de comunicación de este ente público explican que ha habido un cambio en la estrategia de comunicación, aunque no precisan los motivos. Sí hacen hincapié en que no hay ningún apagón informativo, ya que se siguen enviado notas de prensa y el departamento de comunicación informa a todos los medios que pregunten por las operaciones de rescate. Twitter, afirma Sasemar, sólo es "una plataforma más" para informar, aunque en este caso ya es de facto una plataforma menos.

La situación no ha pasado desapercibida para el sindicato CGT, mayoritario en Sasemar, que ve en esta nueva estrategia comunicativa una directriz política para sacar de los focos mediáticos el drama migratorio coincidiendo con la llegada del partido ultraderechista Vox al Parlamento andaluz, cuyo discurso racista y populista bebe directamente de colocar a los migrantes como uno de los mayores problemas del país. "Hemos preguntado y está claro que es una decisión política externa a Sasemar", apunta Manuel Capa, delegado de CGT en la empresa pública, que considera que no es casualidad que ocurra esto poco después de que la extrema derecha haya llegado a las instituciones valiéndose del discurso anti inmigración en el sur de España.

"Parece que el Gobierno no quiere que ciertos partidos saquen rédito de las cifras de personas rescatadas cada día", asegura Capa, que también destaca la cantidad de acusaciones e insultos que recibían últimamente las publicaciones sobre pateras rescatadas por parte de perfiles xenófobos y ultraderechistas. Argumentos que ya habían utilizado públicamente portavoces de Vox, acusando a Sasemar de ser "taxis de inmigrantes ilegales" y de hacerle el juego a las mafias del tráfico de personas.  Los mismos argumentos que el ultraderechista Mateo Salvini, ministro del Interior y vicepresidente italiano, utilizó contra las ONG de rescate en el Mediterráneo central. 

"Es una irresponsabilidad que se piense eso de nosotros. El problema no es Salvamento Marítimo, que llegue la gente no es cuestión nuestra, nosotros sólo hacemos que no se ahoguen personas, que no se pierdan más vidas. Es un imperativo legal y moral", aseguraba Ignacio López, director de Salvamento Marítimo a Público en una entrevista el pasado julio, en plena crisis por la saturación de los escasos recursos del Gobierno ante unas llegadas en aumento constante. Unas declaraciones que constrastan con la nueva estrategia de comunicación.

Capa no entiende que se invisibilice el trabajo de unas tripulaciones que "se desloman con recursos escasos" para salvar la vida de las personas que huyen de la guerra, la pobreza o la persecución en sus países de origen. Además critica que, desde diciembre, el Ministerio de Fomento ha eliminado los refuerzos de tripulación que "tanto costó conseguir este verano", cuando las cifras de llegadas eran cercanas o, incluso, superiores al millar diario. "Dicen que se han reducido las llegadas y es cierto que ha bajado el número de pateras rescatadas, pero sigue siendo alto y no sabemos qué esperar para este 2019", remarca el sindicalista, ya que el 2018 ha sido un año de récord en cuanto a migrantes llegados a las costas españolas, con casi 57.500 llegadas a costa, casi tres veces más que el año anterior y 18.000 más que en la llamada crisis de los cayucos a Canarias, el año que más llegadas de migrantes por mar se registró en España.

Helena Maleno: "No dar cifras quiere decir que tienes miedo a la extrema derecha, y no es momento para tener miedo"

De esta forma, la ONG Caminando Fronteras, que habitualmente colabora con Sasemar alertando de las llamadas que recibe de embarcaciones a deriva en el mar, se ha quedado sola a la hora de informar en tiempo real de las personas que están en peligro en las aguas del Estrecho y el Mar del Alborán. "Es evidente que hay miedo a que se utilice esta información de Sasemar para agitar el discurso de la avalancha y la invasión. Pero precisamente ahora no es momento para tener miedo, es como si tapáramos que hay víctimas de violencia machista. No dar cifras quiere decir que tiene miedo a la extrema derecha", argumenta la activista Helena Maleno, cara visible de esta ONG.

Precisamente, Caminando Fronteras publicó hace pocos días el balance de víctimas en la Frontera Sur española y occidental europea, con datos propios. Según la organización, 843 personas murieron o desaparecieron durante su proyecto migratorio, sobre todo en el Mar de Alborán, donde perdieron la vida 722 migrantes.

En lugar del silencio, Maleno cree que es necesaria una "buena política de comunicación" después de "30 años de tragedias y de construir un discurso alimentando el miedo, el racismo y la xenofobia" y recuerda que Sasemar es "un servicio público que trabaja defendiendo el derecho a la vida cummpliendo convenciones internacionales que España ha suscrito". "Patria no es más control de las fronteras, sino defender servicios públicos como éste", sentencia.




Más noticias en Política y Sociedad