Público
Público

Cine Ideal Alicante La 'hotelización' del cine Ideal de Alicante: fundido a negro de un emblema cultural

El Ayuntamiento de Alicante acelera trámites para convertir el edificio del histórico cine en un hotel. La plataforma ciudadana Salvem l’Ideal llama a proteger el inmueble y a devolverle el uso público y cultural.

Imagen del archivo histórico del emblemático Cine Ideal de Alicante. - SALVEM L'IDEAL
Imagen del archivo histórico del emblemático Cine Ideal de Alicante. - SALVEM L'IDEAL

Hèctor Serra

Recuperar en vez de destruir, reabrir en vez de reconvertir. Es la máxima que acompaña la lucha de Salvem l’Ideal, la plataforma ciudadana que intenta evitar que el emblemático cine Ideal, en Alicante, se convierta en un hotel de cuatro estrellas.

Vecinos activos como Juan Sala o Ane Ferreiro dan a conocer su reivindicación estos días en la puerta del icónico edificio modernista. Hasta el 30 de junio, estarán todas las tardes de 19.00 a 21.00 horas recogiendo firmas y difundiendo la propuesta de preservar el antiguo cine, así como recuperar su uso cultural para disfrute de todos los alicantinos.

Tertulias improvisadas rememoran el Ideal como un recinto de emociones y sentimientos que han ido desde el blanco y negro al color, del mudo al sonoro.

"Ellos tienen el dinero, los abogados, las normas, la ley. Nosotros tenemos una idea colectiva"

"No tenemos capacidad para hacerlo de otra manera. Ellos tienen el dinero, los abogados, las normas, la ley, los plenos… Nosotros tenemos una idea colectiva; le explicamos a la gente que esto debe ser patrimonio cultural de nuestra ciudad, no para un especulador inmobiliario", razona Sala.

Sobre la mesa, los miembros de Salvem l’Ideal han puesto una alegación tipo con la que reclamar que se modifique la protección parcial recogida en el nuevo catálogo de protecciones elaborado por la Concejalía de Urbanismo, actualmente en exposición pública. Piden que la protección del edificio sea integral para impedir la destrucción de la estructura interior, así como devolver la actividad artística para la que fue ideado el inmueble por parte del arquitecto Juan Vicente Santafé.

Durante los últimos meses, la defensa del Ideal se ha avivado en paralelo a las noticias que llegaban sobre los planes del Ayuntamiento. En redes sociales, más de 40 artistas alicantinos han apoyado la campaña y han reclamado una mayor implicación de los dirigentes locales hacia el sector cultural.

Cineastas como Javier Marco, en la nueva generación de talentos de la Berlinae, realizadores como Guillermo Alcalá-Santaella o actrices como Sara Moros o Laura Pamplona han hecho su particular llamamiento. "Que no nos escuchen a nosotros, vale; pero que no escuchen a toda esta gente, es de una gran soberbia", apunta Sala. 

Un BRL de protección muy parcial

Prioritaria. Así es como ha declarado el gobierno municipal, con PP y Ciudadanos al frente, la tramitación del proyecto hotelero que se cierne sobre el Ideal. Impulsado por la promotora Baraka, este grupo inmobiliario presidido por el empresario Trinitario Casanova, ha visto atendida su demanda en plena emergencia sanitaria tras la aprobación de una medida, enmarcada en la modificación de la Ordenanza de Licencias Urbanísticas, la cual contempla agilizar trámites para algunos proyectos, con el pretexto de la generación de empleo o la recuperación económica.

Entre las iniciativas que se ven beneficiadas, se encuentra precisamente la que el popular promotor Trinitario Casanova

Entre las iniciativas que se ven beneficiadas, se encuentra precisamente la que el popular promotor (Edificio España, Operación Chamartín…) traza desde hace un tiempo sobre el antiguo cine de la avenida de la Constitución, tras cerrar acuerdo de compra con los propietarios en octubre de 2019 y abonar seis millones de euros.

Atrás quedaban los intentos del Consistorio de comprar el edificio, idea descartada al considerar la operación como "inasumible". Baraka, que operaría el establecimiento concediendo su explotación a la cadena internacional NH Hoteles, es uno de los muchos negocios que ha abarcado la actividad de Casanova, que carga con un largo historial de conflictos judiciales.

Para Esquerra Unida Alacant (EU), una de las organizaciones activas por la recuperación del Ideal, la medida de las licencias exprés se ha llevado a cabo de manera unilateral, sin tener en cuenta las peticiones de los grupos de la oposición, entre los cuales está Unides Podem, en el que se integra este colectivo.

A pesar de ello, desde EU advierten que, independientemente de esta estrategia, el Ayuntamiento no puede conceder ningún tipo de licencia hasta la definitiva inclusión en el catálogo de protección como Bien de Relevancia Local (BRL), actualmente en trámites.

El Ideal está incluido en el Inventario de bienes patrimoniales de la Guerra Civil

EU remite a la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano y al decreto autonómico que regula el procedimiento de declaración y el régimen de protección de los bienes de relevancia local, por lo que estarán muy vigilantes ante cualquier paso que el Ayuntamiento pueda dar en este período.

Ahora bien, desde el mismo colectivo subrayan que la inclusión como figura BRL no supondría un gran hito para su protección. De hecho, apuntan, el Ideal ya está considerado BRL por la Conselleria de Cultura por estar incluido en el Inventario de bienes patrimoniales de la Guerra Civil.

Para EU, la clave es el tipo de protección que se promueve en la ficha expuesta al público estos días, la cual se centra en la fachada pero se olvida del espacio puertas adentro. "Si se destruye su estructura y volumetría interior, con sus palcos, los pilares, los detalles ornamentales, el escenario tras la pantalla... estarán eliminando para siempre un ejemplar único histórico de la arquitectura cinematográfica y sólo quedarán los libros y los planos para poder siquiera entender cómo eran", señalan.

BIC y uso público

Proyectado en 1924, el cine Ideal constituye un signo inconfundible del séptimo arte en territorio valenciano. Desde el punto de vista histórico, tuvo un papel muy relevante en la exhibición propagandística durante la Guerra Civil. En el primer informe emitido por la Conselleria de Cultura para evaluar la posible declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), se destaca que "al comienzo de la contienda, la programación del cine Ideal se alineó con el ideario republicano afín a la revolución proletaria".

El mismo texto añade que "en el contexto de la ocupación de la ciudad de Alicante por las tropas franquistas, el cine Ideal fue habilitado provisionalmente como centro de distribución de alimentos y de internamiento de mujeres, pasando a difundir propaganda del régimen vencedor de la contienda al retomar las proyecciones".

Pero no solo hay valor histórico en este inmueble. Gloria Alonso, arquitecta técnica, se metió de lleno en las entrañas del Ideal en su trabajo final de carrera en el año 2000, que abordaba la restauración del edificio. Para Alonso, la singularidad más importante del cinematógrafo es su estructura arquitectónica, ya que se trata de un cine construido ex profeso para la exhibición de películas con escenario tras la pantalla y palco al estilo de un teatro, una disposición que lo convierte en el único exponente en la ciudad de Alicante. En territorio estatal, son muy pocos los cines declarados BIC con unas condiciones similares a las que reúne esta sala alicantina.

En desuso desde 2003, fecha en que dejó de proyectar imágenes, el Ideal mantuvo una conservación estricta hasta 2010, momento en el cual entró en vigor el Plan Especial de Protección y Conservación del Centro Tradicional, aprobado por el PP, que amplió los usos para el edificio, contemplándose también el terciario. En lo relativo al estado de conservación, el Ayuntamiento, actualmente, defiende que el interior está destruido; una idea que, sin embargo, Alonso matiza. De hecho, en las alegaciones que se preparan al catálogo en exposición, una de las cuestiones que se plantearán es que la falta de algunos revestimientos y el deterioro de elementos decorativos no significa en absoluto que el interior del inmueble haya sido demolido, solo que debe ser restaurado.

La arquitecta técnica visitó este interior por última vez a mediados de 2016 y pudo comprobar que la estructura metálica, la distribución e incluso la cubierta se encontraban en un estado de conservación aceptable. Sobre los revestimientos que aparecen arrancados (pavimento del patio de butacas, algunas partes de elementos decorativos como molduras de palcos o boca de escenario...), Alonso lanza una reflexión necesaria: "Si no se ha otorgado ninguna licencia desde que se cerró al público la sala de cine, cabría investigar cómo se ha podido destruir siquiera alguna parte de un edificio catalogado".

¿Subsede de la Filmoteca Valenciana?

Con el objetivo de asegurar la protección integral de todos los valores históricos, arquitectónicos y culturales, las personas implicadas en la lucha por el Ideal esperan respuestas sobre su declaración como BIC. De manera paralela, la presión recae sobre un gobierno local que, hasta ahora, desoye las demandas e impulsa el fundido a negro.

Para EU, es una cuestión de voluntad política y prioridades: están seguros que tiene que haber una manera de que el edificio pueda ser gestionado públicamente. Sobre su futuro y potencial uso, un destino natural para Alonso sería convertir el Ideal en subsede de la Filmoteca Valenciana, una idea planteada por muchas personalidades del ámbito cinematográfico y cultural de la capital de l’Alacantí. El tiempo dirá si las bobinas y las poleas vuelven a fabricar sueños en esta añorada sala.

Más noticias de Política y Sociedad