Público
Público

Estas son las claves que determinarán cómo se avanza de fase en cada zona

Sanidad tendrá en cuenta varios indicadores que se "interrelacionan" entre ellos. Algunas de las claves serán que el número de reproducción (a cuántas personas contagia cada infectado) esté por debajo de uno durante 14 días, que el número de infectados por cada 100.000 habitantes sea menos de dos o que estén libres al menos la mitad de las camas en las UCI.

Una mujer con un carro de la compra pasa junto a un comercio cerrado con una pintada de agradecimiento a los sanitarios en una céntrica calle de Sevilla, hoy miércoles en la séptima semana de confinamiento decretado en el Estado de Alarma debido a la cris
Una mujer con un carro de la compra pasa junto a un comercio cerrado con una pintada de agradecimiento a los sanitarios en Sevilla. EFE/Julio Muñoz

Varios indicadores marcarán si una provincia –u otra área geográfica– puede pasar de fase en la desescalada. El Ministerio de Sanidad no ha informado aún de los estándares máximos y mínimos que se requerirán, aunque sí han marcado cuáles serán los indicadores, divididos en cuatro grandes grupos: indicadores epidemiólogicos, capacidad asistencial, movilidad y socioeconómicos. Pero la valoración será más cualitativa que cuantitativa entre las diferentes autoridades sanitarias.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado ya que no hay un "indicador único" que marque el cambio de fase. "La transición no se va a basar en indicadores únicos ni en umbrales fijados porque depende de varios factores como la situación epidemiológica, la capacidad asistencial, los mecanismos para garantizar las medidas de control o sistemas de vigilancia adecuados que depende de tener más recursos humanos", ha indicado en rueda de prensa este miércoles. 

Según las indicaciones de Sanidad, y aunque se irá detallando a lo largo de estos días, esto significa que la evaluación será global de la situación de cada provincia. "Tenemos que valorar máximos y mínimos y el ministerio está trabajando en ello con las comunidades autónomas. Hay una gran interrelación entre todos los indicadores que ahora se tiene que terminar de estudiar", señalan las autoridades sanitarias.

De hecho, Simón explicó que se puede dar que una provincia se encuentre en mejor situación que otra pese a que el número de incidencia del coronavirus sea mayor pero, sin embargo, tiene mejor capacidad asistencial. 

Situación epidemiológica: diagnósticos, contagios y duplicación del virus

La evolución de la pandemia en cada zona marcará cada paso. Hay varios indicadores en este apartado que no tienen ni máximo ni mínimos fijados todavía. Sin embargo, sí que será completamente necesario que las zonas tengan un número de reproducción básico por debajo de uno durante al menos 14 días. El Ministerio de Sanidad no ha publicado hasta ahora información por provincias, pero ahora todas las comunidades autónomas -menos Melilla- están por debajo de uno.

Aparte de este número, se vigilará el número de casos con sintomatología compatible con la covid-19, el número de nuevos contagios confirmados por laboratorio, cuántos casos precisan hospitalización y cuántos acaban ingresados en la UCI, así como el número de fallecidos. Toma aquí mucha importancia el número de infectados cada 100.000 habitantes y, aunque oficialmente se ha evitado concretar un número, fuentes sanitarias indican que deberían estar en torno a uno o dos casos por cada 100.000 habitantes. Este miércoles siete comunidades se han situado en menos de dos casos: Asturias, Baleares, Comunidad Valenciana, Extremadura y Murcia. Andalucía y Canarias

Se analizará también el número de sanitarios que resultan contagiados, así como el número de profesionales que cada provincia tiene dedicados a atender casos de coronavirus en relación con el número de infectados.

Por otro lado, otra clave estará en la evaluación temprana de los nuevos casos y el tiempo que tardan en detectarse, aislar el nuevo positivo y detectar sus contactos.

El Ministerio de Sanidad ha pedido para esto a las comunidades autónomas que establezcan mecanismos de transmisión de información que permitan una alerta y respuesta tempranas. También que garanticen fuentes de información que puedan identificar "situaciones de riesgo" a través de las bases de datos de defunciones, bajas laborales, vigilancia sindrómica (del grupo de enfermedades que tienen similitud de signos y síntomas) o llamadas a teléfonos de urgencia.

Por otro lado, para asegurar que hay una buena identificación y respuesta de los contagios, las comunidades deben tener la capacidad para habilitar instalaciones para aislamiento de casos leves que no puedan hacer efectivo el aislamiento en su domicilio, un protocolo adecuado con personal suficiente para identificar y controlar los aislamientos y protocolos de cribado o mediante el uso de técnicas de diagnostico basadas en "pooling" que permitan identificar focos de transmisión como en las residencias, los centros socio-sanitarios o las penitenciarías.

Capacidades estratégicas del sistema sanitario

La segunda clave para que una provincia pase de fase es que garantice que tiene un sistema sanitario preparado para un nuevo brote de coronavirus. En este punto, se dará especial importancia al número de camas UCI, a que los centros sanitarios dispongan de al menos la mitad de sus unidades de cuidados intensivos libres y a que tengan respiradores de reserva.

También se tendrá en cuenta el stock de material de protección de los centros sanitarios -mascarillas, EPI-, sus reservas de medicación para enfermos críticos, el número de pruebas PCR disponibles y la capacidad de los laboratorios para analizarlas.

Dentro de este primer marcador entrarían una serie de recomendaciones para la estrategia de transición en los hospitales: tener liberadas al menos la mitad de las camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos y que los hospilatizados por coronavirus no superen el 30% de la capacidad normal, duplicar o triplicar el número de camas UCI respecto a la capacidad pre-covid, disponibilidad suficiente de Equipos de Protección Individual (EPI), separación de los circuitos de los pacientes con covid-19, disponibilidad de alternativas de hospitalización, reservas de equipos de ventilación mecánica invasiva y otro equipamiento médico necesario, así como de medicación para el tratamiento de pacientes críticos y consultas de atención al personal sanitario para cribado, diagnóstico y seguimiento y apoyo psicológico. 

También hay otra serie de aspectos identificados ya para la atención primaria, además de garantizar que los sanitarios de los centros de salud también tengan EPIs: lograr un diagnóstico precoz y aislamiento de casos de covid-19; habilitar centros específicos de pacientes sospechosos o circuitos separados para atender a personas con síntomas; reforzar la atención domiciliaria y toma de muestras con mecanismos logísticos para el traslado de muestras a los laboratorios que permitan obtener los resultados en 24-48 horas; establecer protocolos de protección del personal; identificar, vigilar y apoyar a los centros sociales; y acudir a la telemedicina para consultas.

Movilidad y situación socioeconómica

Por último, se estudiarán los datos de movilidad: desplazamientos interprovinciales, de largo recorrido, o la utilización del transporte público en las grandes ciudades. Sobre este último aspecto, el Ministerio de Transporte ha pedido a las comunidades que calculen la demanda de transporte urbano y recomiendan que no se ocupe más que la mitad de los asientos del transporte colectivo y un máximo de dos personas de pie por metro cuadrado.

En el terreno económico, se vigilarán las afiliaciones a la seguridad social, los ERTE y el consumo de energía eléctrica. Se trata de determinar cómo afecta la apertura económica y, por tanto, el aumento de los desplazamientos a la evolución de la epidemia.

Sobre estos marcadores el Gobierno no ha dado más información. Las órdenes que se publiquen en el BOE de los próximos días concretarán estos aspectos aunque, según pudo saber Público, servirán para decidir cuándo pasar de fase si un territorio cumple con los otros dos marcadores. 


Más noticias de Política y Sociedad