Público
Público
Únete a nosotros

Suiza prohíbe el triturado de pollos vivos, práctica habitual en la industria alimentaria

La práctica se ha sustituido por métodos de sacrificio menos dolorosos para los animales, como la asfixia por dióxido de carbono, que seguirá siendo legal en el país centroeuropeo. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 16

Los pollos son sacrificados por no ser productivos en el ámbito de la industria alimentaria. / Igualdad Animal

Miles de pollos ven cada día como su vida se acaba apenas unas horas después de nacer. Las prácticas de la industria alimentaria y su sexo dictan su sentencia: no ponen huevos y crecen mucho más lento que las hembras para la fabricación de carne. Por ello, acaban siendo triturados y habitualmente sirviendo como pienso para otros animales. Sin embargo, el Gobierno de Suiza ha aprobado este miércoles una enmienda para que, al menos, su muerte no sea tan dolorosa, pues prohibirá a partir del 1 de enero de 2020 el triturado de pollos vivos.

La medida responde a una iniciativa parlamentaria para erradicar una práctica que ya estaba en retroceso en Suiza y sólo se mantenía en algunos criaderos de pollos, que ahora serán inspeccionados por servicios veterinarios locales para comprobar el cumplimiento de la nueva normativa, informó la televisión nacional suiza RTS.

El sacrificio de pollos macho es habitual, por ejemplo, en la industria de producción de huevos, que tradicionalmente eliminaba la mayor parte de estos animales arrojándolos en máquinas trituradoras de cuchillas. Grupos ecologistas denuncian que entre 4000 y 6000 millones de pollos macho son sacrificados en el mundo.

La práctica se ha sustituido por métodos de sacrificio menos dolorosos para los animales, como la asfixia por dióxido de carbono, que seguirá siendo legal en Suiza.

También está habiendo avances científicos que permiten determinar, de manera similar a una ecografía, el sexo del pollo antes de que salga del cascarón, por lo que se puede optar por no incubar los huevos de futuros machos. El Consejo Federal (Gobierno suizo) está interesado en difundir a escala nacional este método, que investigan varias universidades y empresas en el mundo.

Más noticias en Política y Sociedad