Público
Público

Tauromaquia Aficionados taurinos insultan e intentan agredir a manifestantes en Bilbao

Una movilización antitaurina reclama el fin de las corridas en la Plaza de Vistalegre, considerada una de las principales del Estado. La semana grande se cerrará con 54 toros torturados hasta morir.

Publicidad
Media: 4.07
Votos: 14

Agresión a manifestantes antitaurinos./Público

Kontxi Reyero conoce muy bien la Plaza de Toros de Bilbao. Sobre todo sus alrededores. No en vano, esta mujer lleva 23 veranos reclamando la abolición de los sacrificios taurinos durante la Semana Grande de la capital vizcaína. “En los años duros nos trataban casi como a terroristas. Cuando veníamos a protestar, se presentaban aquí las fuerzas de élite de la Ertzaintza contra unas cuantas mujeres que teníamos la voz como única arma”, recuerda a pocos metros de otro cordón policial. Otro más.

Este sábado, Reyero y otras tantas volvieron a plantarse fuera del recinto para recordar a los taurinos que su diversión se basa en la tortura y muerte de un animal. El mensaje no sentó nada bien a los aficionados, que volvieron a estar fuertemente custodiados por la Policía Autonómica. Y así, protegidos por la Ertzaintza, los taurinos repitieron la tradición de insultar y hacer gestos obscenos contra la movilización animalista.

"Van a intentar provocarnos, pero no os olvidéis que la violencia no está aquí: la violencia está allí", habían alertado desde la organización de la protesta nada más comenzar. Y así fue. Hubo aficionados que intentaron agredir a los manifestantes, mientras otros se burlaban de ellos. Durante la concentración, un aficionado intentó agredir al periodista de Público, mientras que otro gritaba "piojosos" a quienes protestaban. Poco después llegaron tres furgonetas de los Antidisturbios de la Ertzaintza para escoltar a los aficionados, varios de los cuales prosiguieron (entonces protegidos) con los insultos.

“Con los taurinos siempre hay momentos de tensión”, afirmaba un rato ante Reyero, quien además ejerce habitualmente como portavoz del CAAB. Esta veterana militante animalista cree que la “mentalidad machista” que caracteriza a los aficionados a los toros tiene mucho que ver con los insultos que suelen dedicarle en las concentraciones, sobre todo si se tiene en cuenta que el movimiento antitaurino históricamente ha estado compuesto en su mayoría por mujeres. “Les da mucha rabia que estemos aquí. Muchos vienen a lucirse, y al final tienen que entrar con la cabeza gacha y de prisa”, apuntaba.

Los gritos del animal

La semana de fiestas de Bilbao es la única ocasión del año en la que militantes antitaurinas y aficionados a esta sangrienta tradición pueden verse a los ojos. La plaza de la capital vizcaína, de propiedad municipal, únicamente acoge “festejos” taurinos durante la Aste Nagusia (Semana Grande). Se trata del único acto de la Semana Grande que el franquismo toleró durante los cuarenta años de dictadura y que ahora sigue formando parte de la agenda festiva, algo que despierta las protestas de los colectivos animalistas.

“Si la banda que está dentro de la plaza dejara de tocar, se escucharía al toro gritando de sufrimiento"

“Si la banda que está dentro de la plaza dejara de tocar, se escucharía al toro gritando de sufrimiento. Se le deja tetrapléjico y luego se le mata. No puede ser que una hora de diversión sea a costa de una vida”, afirmó a Público Sandra Santibañez, integrante de la comparsa Piztiak y militante del colectivo vizcaíno Animalistak. Al igual que ocurre cada Semana Grande, un total de 54 toros pasarán por ese trance. Entre este sábado y domingo matarán a los doce últimos. “Todos tenemos una única vida, y queremos vivirla en libertad, sin que nadie nos haga daño. No somos nadie para maltratar y masacrar a un animal”, añadía Santibañez poco antes de que empezara una nueva corrida.

En ese contexto, la protesta convocada por el Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia (CAAB) sirvió de “recibimiento” a los aficionados taurinos que se dirigían a la penúltima jornada de la feria. En el cartel de la Plaza de Vistalegre –considerada como una de las principales del Estado junto a Las Ventas (Madrid) y La Maestranza (Sevilla)- figuraban nombres bastante conocidos, como Enrique Ponce o Julián López, “El Juli”. Al igual que ocurre cada tarde, muchos espectadores traían entradas obsequiadas por las principales empresas de la ciudad.

"No somos nadie para maltratar y masacrar a un animal”

“En los primeros años se llenaba, pero ahora no tiene nada que ver. Está cayendo en picado, y así lo reconocen los propios taurinos en sus coloquios de esta semana”, señala Reyero. Ese declive en el número de espectadores unido al escasísimo uso que tiene esta plaza durante el año ha llevado en numerosas ocasiones a los grupos políticos de la oposición a pedirle al ayuntamiento que se replantease el futuro de Vistalegre, cuya gestión dejó en 2017 un saldo negativo de 216.595 euros.

“La plaza de toros debería convertirse en un espacio destinado a cubrir las necesidades de este barrio”, afirma Amaia Arenal, vecina de esta zona de la capital vizcaína y concejala de Udalberri –coalición integrada por Podemos, Ezker Anitza-IU (formación a la que pertenece la edil) y Equo-. La representante municipal aporta otro dato para la polémica: “El ayuntamiento dice que no da subvenciones para los toros, pero en los presupuestos hay una partida de unos 20 mil euros que está destinada a la compra de entradas de espectáculos taurinos para repartir entre las asociaciones de la tercera edad”.

Tensión durante una manifestación contra la tauromaquía./Público

Privatización sí, consulta no

“Torturar y asesinar a un animal con dinero público, para diversión de cuatro psicópatas, no está justificado bajo ningún concepto”

El Ejecutivo municipal, liderado por el PNV, anunció hace un par de meses que Vistalegre será privatizada en octubre próximo. De esa manera, la gestión del coso quedará en manos de una empresa privada, que se encargará de “revitalizarla”. Los grupos de la oposición intentaron hace un par de años que el ayuntamiento convocara una consulta ciudadana sobre si allí debían mantenerse las matanzas taurinas, pero el equipo de gobierno se negó tajantemente. Aquella propuesta de consulta ciudadana había sido formulada por EH Bildu y contaba con el respaldo de Udalberri y Goazen Bilbao. PNV, PSE y PP votaron en contra.

Así las cosas, los colectivos antitaurinos volvían este sábado a pedir el fin de esta sangrienta tradición. “Torturar y asesinar a un animal con dinero público, para diversión de cuatro psicópatas, no está justificado bajo ningún concepto”, recordaba este sábado Kontxi Reyero, quien no ocultaba su malestar ante el mantenimiento de la feria taurina durante la Aste Nagusia de Bilbao. “No se pueden celebrar fiestas haciendo sacrificios de animales, como si estuviéramos en la prehistoria”, comentó a Público.

Tras la tensa concentración, los manifestantes realizaron una manifestación que recorrió el centro de Bilbao. "No, no con mis impuestos", "fiesta nacional, terrorismo cultural" o "tauromaquia, abolición" fueron algunos de los lemas que se escucharon. En ese preciso instante, dentro de la Plaza de Vistalegre, un toro empezaba a vomitar sangre.

Más noticias en Política y Sociedad