Público
Público

'The New York Times' se hace eco del gasto de Vigo en luces navideñas: "¿Cuánto es demasiado?"

El alcalde gastó alrededor de 1,1 millones de dólares decorando la ciudad con 10 millones de luces. Un gasto que conlleva una huella ecológica de cerca de 600 toneladas de CO2. 

Abel Caballero, en el encendido de las luces de Navidad de 2019. (EFE)

público

La obsesión del alcalde de Vigo, Abel Caballero, con el alumbrado navideño ha llegado hasta EE UU. Tanto es así que The New York Times se ha hecho eco del gasto desmesurado en luces de la ciudad gallega, poniendo el foco mediático sobre el dirigente socialista de 73 años.

"Caballero es un exuberante político al que también le gusta llamarse a sí mismo 'el alcalde más popular de Europa'. Sin embargo, algunos se preguntan si el entusiasmo casi inigualable del alcalde por las luces de Navidad es exagerado", argumenta el diario norteamericano, que pone el foco en el impacto ambiental y económico de esta medida.

"El alcalde gastó 1 millón de euros, alrededor de 1,1 millones de dólares, decorando Vigo con 10 millones de luces navideñas este año", todo ello "en un momento en que los ecologistas reclaman que los alcaldes como Caballero reduzcan la contaminación lumínica y el consumo de energía requerido para alimentarla".

Tal y como adelantó Público, este gasto supone, a nivel energético, un consumo de 2.400 megawatios por hora durante los 40 días en los que funcionan las luces navideñas. A nivel climático, la contaminación estimada es de 600 toneladas de CO2

El artículo también recoge la innecesaria instalación de cañones de nieve "para rociar copos durante dos minutos cada hora". Esta iniciativa, que busca dar a Vigo un aire navideño, también tiene una gran carga energética que, según Amigos de la Tierra, podría elevar las emisiones a las 800 toneladas de CO2.

Además, el periódico estadounidense contrapone las inversiones en luces y en infraestructuras mecánicas con el declive económico de la ciudad. "Estas luces navideñas son como la orquesta que toca en el Titanic", expone Carlos Príncipe exalcalde socialista de Vigo y una de las fuentes del artículo. 

"El espectáculo de luces navideñas en el centro industrial de Vigo es un atractivo para los turistas. Pero algunos han comenzado a preguntarse: ¿cuánto es demasiado?", zanja la publicación.

La guerra del alumbrado navideño

La carrera de los alcaldes por exhibir músculo navideño ha disparado durante 2019 el gasto energético a niveles sin precedentes. Sólo Madrid y Vigo, las dos ciudades más entusiastas de esta competición lumínica, han instalado más de 20 millones de luces LED en sus cascos urbanos, disparando el consumo energético y derribando cualquier compromiso institucional para luchar contra la crisis climática. Estas cifras equivalen al gasto en alumbrado de 50 estadios de fútbol.

Madrid y Vigo encabezan, junto con Barcelona, el ranking nacional de la factura eléctrica navideña. Huelva ha encendido 2,2 millones de puntos de luz, la mayoría de tecnología LED. Estas son las únicas ciudades que han difundido el número exacto de bombillas empleadas en el montaje. El resto han ofrecido datos parciales.

Lo llamativo es que estos consistorios, los que más gastan en alumbrado, firmaron la Red de Ciudades por el Clima, fundada en 2005 para luchar contra el calentamiento global y la emisión de gases de efecto invernadero.

Abel Caballero, "muy satisfecho"

Abel Caballero se ha mostrado "muy satisfecho" de que el New York Times se haya hecho eco de las luces de Navidad de su ciudad, y ha señalado que ahora Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, con seguridad sabrá ya lo que sucede en la ciudad gallega.

"Algo está claro: si el señor De Blasio no sabía, ahora ya sabe de las luces de Vigo", ha dicho triunfante Caballero, que ha dicho que tras leer el artículo publicado por el diario el pasado día 24 ha considerado que el respaldo a su iniciativa es "masivo". 

Caballero ha aprovechado para recordar que las 10.000.000 de luces LED instaladas son "energéticamente eficientes" y que el consumo es "prácticamente despreciable".

Más noticias