Público
Público

Valla de Ceuta Una asociación de guardias civiles se querella por el asalto de 602 migrantes a la valla de Ceuta

El juez de Instrucción número 5 de Ceuta desestimó la admisión a trámite de la denuncia penal presentada por el bufete de abogados Nuria de Madariaga

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Los migrantes subsaharianos frente a la valla que separa la ciudad de Ceuta con Marruecos/EFE

La asociación Independientes de la Guardia Civil ha decidido presentar una querella como acusación particular contra los 602 inmigrantes subsaharianos que protagonizaron un asalto a la valla fronteriza de Ceuta el 26 de julio, en el que resultaron heridos una veintena de agentes.

Fuentes de esta asociación han confirmado a Efe que tras desestimar el juez de Instrucción número 5 de Ceuta la admisión a trámite de la denuncia penal presentada por el bufete de abogados Nuria de Madariaga, han acordado utilizar la vía de la querella, apuntada como correcta por el titular del juzgado.

El auto del juez Antonio José Pastor, pese a que desestima la demanda judicial del bufete de abogados, ordena "seguir adelante con la instrucción oficiando a la Guardia Civil del resultado a este juzgado del visionado de las cámaras y posibles identificación de los autores del hecho".

IGC presentará la querella como acusación particular a través del bufete de Nuria de Madariaga, ya que asegura que se produjeron "delitos contra el orden público y hay que perseguir a quienes quisieron entrar a España mediante la violencia".

Nuria de Madariaga, también conocida como Nuria Vandenberghe, es una abogada proisraelí, antimusulmana y fan de Trump. Pretendía ejercer la acusación popular contra "los asaltantes" de la valla fronteriza de la ciudad autónoma el pasado 23 de julio como presuntos "autores de atentados a agentes de la autoridad con objetos peligrosos y lesiones con la circunstancia agravante de banda organizada" y que al menos una parte entrase en prisión incondicional.

La denunciante reclamaba "una minuciosa instrucción con relevante participación del Ministerio Fiscal" y señalaba a "las oenegés que defienden la inmigración ilegal" para asumir una hipotética responsabilidad civil subsidiaria o el pago de indemnizaciones.

En la que fue la mayor entrada de inmigrantes desde Marruecos desde 2014, 602 subsaharianos asaltaron la valla fronteriza de Ceuta empleando supuestamente cal viva, palos, cizallas, objetos cortantes, esprays como lanzallamas e incluso cócteles molotov, causando heridas de diversa consideración a 22 agentes de la Guardia Civil.