Público
Público

Nevada histórica en Madrid Zona catastrófica: qué es y para qué sirve

Cualquier administración pública puede solicitar al Gobierno la declaración de "zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil" para poder recibir ayudas económicas. Pero antes hay que evaluar los daños.

Madrid nieve
Más de 1,2 millones de madrileños están afectados por restricciones de movilidad tras la fuerte nevada dejada por Filomena. Rodrigo Jimenez / EFE

J.O.M.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, declaró este pasado domingo que el Ayuntamiento de la capital está estudiando solicitar la declaración de zona catastrófica como consecuencia de los daños ocasionados por el temporal Filomena. En sentido parecido se expresó este mismo lunes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien afirmó en una entrevista radiofónica que la declaración de zona catastrófica para Madrid no tendría que ser un problema para un Gobierno "manirroto" porque para otras cuestiones "gastan enloquecidamente".

Ha habido cierta polémica sobre la posible declaración de Madrid como zona catastrófica (por cierto, ya no se denomina así): el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, respondió en un primer momento que no había "daños importantes ni a bienes públicos ni privados" como para declarar la ciudad de Madrid zona catastrófica por el temporal de nieve. Aunque en principio lo descartó, Marlaska ha plegado velas este lunes y ha defendido que no hay que excluir la posibilidad de que el Consejo de Ministros declare Madrid como zona catastrófica debido a los daños por el temporal de nieve, aunque ha pedido "no anticiparse" y esperar a evaluar los daños.

Tras la polémica, la pregunta surge pues, inevitable: ¿Qué es una zona catastrófica? ¿Cuáles son los requisitos para declarla? ¿Qué ayudas implica?

¿Qué es una zona catastrófica?

Cuando ocurre una catástrofe natural –terremoto, grandes inundaciones, incendios forestales o incluso nevadas– que provoque daños personales o materiales, se puede declarar una zona "como afectada gravemente por una emergencia de protección civil", que es como la denomina ahora la legislación. 

Según recoge el artículo 23 de la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil, esta declaración es una condición reservada a siniestros que "perturben gravemente las condiciones de vida de la población en un área geográfica determinada o cuando se produzca la paralización, como consecuencia del mismo, de todos o algunos de los servicios públicos esenciales".

¿Quién la declara?

Es el consejo de Ministros el que a propuesta de los ministros de Hacienda e Interior, es el encargado de declarar la zona catastrófica. Aunque cualquier administración pública puede solicitar al Ejecutivo la declaración de "zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil" para poder recibir ayudas económicas, así como para la ciudadanía de la región afectada por la catástrofe.

¿Qué ayudas implica?

Una vez el Gobierno declare una zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil se podrán activar varias medidas, entre ellas ayudas económicas directas tanto a particulares como a corporaciones locales. También se incluyen medidas de carácter fiscal, como la exención de la cuota del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y reducción en el Impuesto sobre Actividades Económicas, y de tipo laboral si la actividad se ve afectada por la emergencia.

Los particulares podrán recibir ayudas por daños en su viviendas o bienes de primera necesidad.La ley también prevé compensar a aquellos que hayan prestado ayuda o que hayan colaborado con sus bienes a hacer frente a los primeros momentos de la emergencia.

Los municipios pueden verse compensados por gastos de "actuaciones inaplazables" y recibir subvenciones por daños en sus infraestructuras y red viaria. 

También hay ayudas previstas por daños en producciones agrícolas, ganaderas, forestales y de acuicultura marina, así como la apertura de líneas de crédito del ICO.

Precedentes

La declaración de Zona Catastrófica ya se ha producido en en ocasiones anteriores: el precedente más inmediato lo encontramos en septiembre de 2019 tras la gota fría que afectó a buena parte del País Valencià y Murcia.

Galicia y Asturias también fueron declaradas zonas catastrófica a raíz de los incendios forestales de 2017.

Más noticias de Política y Sociedad