TwitterLos políticos que más vergüenza ajena han dado en la pandemia del coronavirus

Por

Puede que lo hagan para distraernos del confinamiento, lo cuál sería de agradecer y tendría más sentido. O puede que lo hagan porque les pasa siempre: sea la crisis que sea, algunos políticos acaban siendo protagonistas por sus asombrosos gazapos y meteduras de pata.

En este caso, la pandemia del coronavirus está dejando declaraciones políticas imperecederas e intervenciones que dan un poco de vergüenza ajena. Por todos los rincones del mundo hay gobernadores, portavoces o presidentes dejando el nivel a la altura de los suelos. Y si no, ojo a estos ejemplos:

Sara Cody recuerda no tocarse la cara…

La directora del Departamento de Salud Pública del Condado de Santa Clara (California, EEUU), Sara Cody, comparecía para explicar las medidas de contención contra el coronavirus. Declaracaciones previas a las estrategias de aislamiento que se están implantando por todo el planeta. "Para detener la propagación del coronavirus, comience por no tocarse la cara". Lo que pasó a continuación dejó Twitter helado.

Errar en tiempo récord

Mark Rutte, primer ministro holandés, también desconcertó a todos tras una rueda de prensa en la que pidió, claramente, evitar dar la mano para saludar. El bueno de Rutte no tardó ni diez segundos en contradecirse. El que comparecía a su lado era el director del Instituto Nacional de Salud Pública, que se quedó blanco al ver la mano del ministro agarrar la suya.

Debería escuchar a Merkel, que propuso sustituir los apretones de manos por sonrisas prolongadas, aunque dio paso a muchas risas. "La gente se va a enamorar y las consecuencias serán peores", decía una tuitera con mucha sorna.

En Noruega también se equivocan

Los noruegos, siempre dando envidia con su sistema educativo impecable y sus rentas altas… También se equivocan. Erna Solberg, primera ministra del país, terminó una rueda de prensa sobre el impacto del coronavirus y se lanzó a dar la mano a todos los compañeros de alrededor, hasta que uno de ellos cortó el protocolo de forma amistosa.

Iván Duque da la risa en Colombia

Para acabar esta ronda de explicaciones mal impartidas está Iván Duque, presidente de Colombia. El líder del país se convirtió en el hazmerreír tras toser y no actuar con el protocolo "vampiresco" de poner el codo. Tosió en su mano durante una rueda de prensa y todo el mundo esperó a ver si se daba cuenta él solo.

Volvamos a España: Pablo Casado y su parapeto

Pablo Casado hizo el pasado una crítica total a las medidas del Gobierno de Sánchez. El líder del PP acusó al presidente de parapetarse en la ciencia "en vez de ejercer un liderazgo político". Debe ser que Casado es más de chamanes y brujos en vez de recetas médicas.

Ortega Smith y sus "anticuerpos españoles"

Como sería el vídeo de ofensivo que terminó por borrarlo. El líder ultraderechista, contagiado por el coronavirus y aislado en su casa, publicó un vídeo en el que mostraba su confinamiento.

El político, que decía en su tuit que luchaba contra "esos malditos virus chinos" tuvo una respuesta muy sorprendente: la propia embajada china.

La infalible Ayuso

Díaz Ayuso, que protagoniza una polémica al día, también hizo un análisis del coronavirus bastante confuso. La presidenta de la Comunidad dice que el virus lleva "mucho más tiempo de lo que pensamos entre nosotros" y uno de los argumentos es el siguiente: "No tenemos una goma del pelo que no sea made in China".

Más de Tremending