El presidente de Castilla-La Mancha y el de Aragón se suman a Mañueco y tergiversan las palabras de Garzón

Por

Nuevo año, mismas tácticas. No hay más que ver en estos primeros días de enero la proliferación de bulos, como el que miente sobre el supuesto patrimonio de Irene Montero.

Otro de los políticos que más bulos ha soportado en los últimos meses es el ministro de Consumo, Alberto Garzón, cuyas propuestas y declaraciones son atacadas sistemáticamente pero no con argumentos, sino con desinformación. Sucedió con lo de la carne, lo de la publicidad de los dulces dirigida a menores, con el Roscón de Reyes y con la campaña de Consumo contra los estereotipos sexistas en los anuncios. Siempre ridiculizando, con mensajes simplistas o medias verdades.

Ahora ha vuelto a suceder, con el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pidiendo la dimisión de Garzón por un supuesto "ataque" a los ganaderos de Castilla y León, en un tuit en el que enlazaba a una información que presentaba descontextualizadas unas declaraciones del ministro.

Relacionada: "¿Por qué el PP miente?": Mañueco propaga un bulo con unas declaraciones de Garzón sobre la industria cárnica y el ministro lo desenmascara

Y cuando parecía que éramos pocos, llegó el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (del PSOE), y se sumó al coro de los que parecen no haber leído lo que ha dicho Garzón. Este es el tuit publicado por Page este miércoles:

Además de él, el presidente de Aragón, Javier Lambán (también del PSOE), se ha sumado a las críticas a Garzón:

Da igual que a estas alturas se haya explicado por activa y por pasiva las palabras de Garzón. Solo hace falta leerlas para ver que alabó la ganadería extensiva y criticó las macrogranjas.

O que su crítica a las macrogranjas sea acertada.

Y da igual que el propio Page anunciara hace un mes una moratoria en la tramitación de nuevos proyectos de macrogranjas, hablando de "sostenibilidad ambiental".

Las palabras de Page han encontrado respuesta en las redes:

Más de Tremending