Cachondeo con las sospechas de Anticorrupción sobre el 'caso mascarillas': "San Chin Choon son los padres"

Por

Siguen las sorpresas en el caso de la supuesta estafa al Ayuntamiento de Madrid en el 'caso mascarillas' por el que se investiga a los empresarios Alberto Luceño y Luis Medina.

Relacionada | "Quien tiene un amigo tiene tres Rolex, un yate, tres coches de alta gama…": las comisiones por las mascarillas en Madrid, analizadas en tuits

Ya hace unos meses nos dimos cuenta de que las tramas de nuestro país se parecen más a Mortadelo y Filemón que a James Bond. En concreto cuando nos enteramos de que el supuesto empresario que habría vendido ese material a Luceño y Medina respondía al nombre de San Chin Choon.

Bueno, pues la cosa sigue sonando a historieta de Ibáñez, ahora que hemos sabido que la Fiscalía Anticorrupción está investigando a los empresarios españoles para saber si los emails que envía ese supuesto San Chin Choon son falsos. De hecho, según han publicado este martes varios medios, la Fiscalía está intentando averiguar si el propio Luceño se encuentra detrás de esos correos. Vivir para ver.

El fiscal duda de los correos porque presentan "incorrecciones gramaticales que evidencian que ha sido redactado por alguien que no solo no habla correctamente el inglés, sino que tiene el español como lengua materna". Nadie se lo podía esperar…

Pero todo es más rocambolesco si cabe. Resulta que en el registro de la casa de Luceño se han encontrado una placa que ponía "agente de la autoridad" del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y varias impresiones de imágenes de tarjetas del CNI, Policía y Defensa.

Es todo tan loco que si fuese el guión de una serie sería poco creíble.

El último episodio de las historietas de Luceño y Medina con el Ayuntamiento de Madrid de por medio han provocado el despiporre en las redes sociales.

Más de Tremending