La Costa Dorada o Costa Daurada es la franja de costa situada en la provincia de Tarragona, en un área comprendida entre la desembocadura del Río Foix hasta el Delta del Ebro. Aunque se trata de un conocido destino veraniego, gracias a sus amplias playas de aguas tranquilas y poco profundas, sigue sorprendiendo al viajero con rincones no tan conocidos, pero realmente interesantes.

Acompáñanos en este recorrido para conocer algunos secretos que esconden las turísticas poblaciones de Salou o Cambrils, por parques naturales de gran belleza, por pequeños pueblos pesqueros o por una ruta llena de historia.

1Casco antiguo de Cambrils

Cambrils
Puerto de Cambrils

A poca distancia de las famosas y tranquilas playas de Cambrils, se esconde una parte histórica de la ciudad que muchos turistas pasan por alto. Y es que, si nos alejamos un poco del bonito puerto y el paseo marítimo de la ciudad, llegaremos a la conocida como la “Vila”, que engloba el casco antiguo de la ciudad. El epicentro alrededor del cual gira todo es la Plaza de España, una encantadora plaza que albergaba el antiguo ayuntamiento rodeada por los clásicos soportales y bonitas construcciones.

Desde aquí se extiende un laberinto de estrechas callejuelas que nos van sorprendiendo a nuestro paso con rincones tan especiales como el denominado Callejón de las Flores, que encontraremos siempre colmado de plantas y flores colgando de los balcones. Muy cerca de Plaza de España, se encuentra también la coqueta Iglesia de Santa María y un poco más allá encontraremos otros interesantes monumentos como la Ermita de Mare de Déu y, por supuesto, las antiguas murallas medievales con la Plaza del Setge como lugar más destacado.

Allí, una escultura del artista Enric Pladevall nos recuerda un triste suceso histórico ocurrido en este lugar. Tras perder la conocida como Guerra dels Segadors, en el año 1640 más de 700 personas, que se habían unido a la sublevación catalana, fueron degolladas por las tropas de Felipe IV.