El anhelo del viajero supone siempre mirar un poco más allá, un poco más lejos. Pero estos tiempos extraños que estamos viviendo nos han permitido redescubrir joyas mucho más cercanas, cuyo brillo, a menudo, se oculta tras la ficción de sueños imposibles. Cuenca es una de esas joyas siempre a la vuelta de la esquina, una ciudad perfecta para pasar un fin de semana recorriendo sus monumentos, museos, sendas y miradores, degustando su magnífica gastronomía y explorando algunos de los tesoros cercanos.  

Lo mejor de Cuenca 

Cuenca en un fin de semana
Todos los caminos llevan a las Casas Colgadas. Fuente: Pixabay

Si pensamos en Cuenca y no la conocemos bien, rápidamente nos vienen a la cabeza sus Casas Colgadas —ni se os ocurra llamarlas ‘colgantes’ porque podéis recibir un buen rapapolvo—, pero Cuenca es mucho más, por supuesto. A continuación, seleccionamos los principales atractivos de la capital provincial además de alguna excursión para que organicéis el finde conquense a vuestro gusto. 

Los mejores monumentos de Cuenca 

La catedral de Santa María y San Julián es uno de los monumentos imperdibles de la ciudad. Construida a lo largo del siglo XIII presenta una combinación de estilos: románico, gótico y reminiscencias del Císter, además de una limpia fachada neogótica que sustituyó la anterior, muy dañada, a principios del siglo XX. En el entorno de la catedral no podemos perdernos el Palacio Episcopal donde se encuentra el Museo Diocesano así como la propia Plaza Mayor.  

Entre las iglesias de Cuenca, debemos destacar la iglesia de San Miguel, que conserva su ábside del XIII y que ofrece impresionantes vistas de las hoces del Júcar, la iglesia de San Nicolás en la plaza homónima, y la iglesia de San Pedro, más al norte, desde donde podemos bajar para conocer el Santuario de las Angustias y la célebre Cruz del Diablo

Así mismo, entre la arquitectura religiosa, tampoco podemos olvidar el Convento de San Pablo, actual Parador Nacional, construido en una roca sobre una de las hoces del Huécar a su paso por la capital provincial. 

Cuenca en un fin de semana
La catedral de Cuenca y la Plaza Mayor. Fuente: Wikipedia

Entre los edificios de arquitectura civil, Cuenca destaca en primer lugar por el Rascacielos del barrio de San Martín, unos edificios de origen tardomedieval con hasta 10 pisos, toda una proeza para su época.

El puente de San Pablo es otro de nuestros rincones preferidos de la ciudad manchega: también erigido sobre el Huécar, sustituyó a principios del XX al original de piedra del XVI: ofrece unas impresionantes vistas del entorno… y de las Casas Colgadas, símbolo por excelencia de la ciudad. 

Otro de los iconos monumentales de Cuenca lo encontramos más al sur: se trata de la torre de Mangana, construida en el solar del viejo alcázar árabe y que se integró después en el barrio mudéjar y más tarde en la judería. Aunque la torre impone, poco queda de su traza original ya que ha sido restaurada en numerosas ocasiones, incluyendo la última ya en 1970. 

Los mejores museos de Cuenca 

Cuenca en un fin de semana
Antiguo Convento de San Pablo y actual Parador de Turismo. Fuente: Wikipedia

Uno de los aspectos a menudo más desconocidos de esta ciudad es su patrimonio museístico, custodiando algunas joyas insólitas. El Museo de Cuenca a un paso de las Casas Colgadas ofrece principalmente objetos de procedencia romana y es una buena manera de adentrarse en la historia de la ciudad y de sus territorios circundantes: a destacar la sala dedicada a la ciudad romana de Segóbriga, cuyo yacimiento se encuentra a menos de una hora al oeste de la capital. 

El Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, al lado de los Rascacielos de San Martín, es otra interesante visita, sobre todo si vas con niños ya que incluye un planetario. Lo mismo se puede decir del Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA) que cuenta con réplicas a tamaño natural de diversos dinosaurios. 

Pero el museo más sorprendente de Cuenca es el de Arte Abstracto Español ubicado en una de las Casas Colgadas, una joya que incluye obras de Chillida, Luis Feito, César Manrique, Oteiza, Tàpies o Millares. Fundado por el también pintor Fernando Zóbel es gestionado actualmente por la Fundación Juan March. 

Sendas y miradores en Cuenca 

Cuenca en un fin de semana
Las vistas nocturnas desde los miradores de Cuenca ofrecen estampas como esta. Fuente: Wikipedia

La primavera es el mejor momento para recorrer los alrededores de Cuenca y disfrutar del panorama que ofrecen las hoces de los ríos Huécar y Júcar. La senda de los Hocinos nos lleva a conocer el papel de las huertas —denominadas ‘hocinos’— en la historia de esta tierra: una ruta que arranca de las Casas Colgadas y lleva al barrio del Castillo. Otra senda muy concurrida es la de las Hoces de Cuenca de unos 4 kilómetros que sigue los ríos de la ciudad desde su confluencia rodeando todo el casco histórico.

Otra opción para disfrutar de los paisajes conquenses son los miradores. El de Cerro del Socorro a unos 20 minutos del Parador Nacional, colina arriba, es uno de los más famosas. El camino y miradores de San Julián sigue la ruta de una popular romería que se celebra cada 20 de enero.

Por su parte, a la izquierda del Arco de Bezudo —uno de los pocos testimonios que quedan del entorno del castillo de Cuenca— arranca el camino y miradores de la ermita de San Isidro. Por último, recomendamos el mirador del Rey, al norte de la ciudad y en un punto que domina todo el territorio. 

Excursiones desde Cuenca 

Cuenca en un fin de semana
Laguna del Tejo, la más grande de Cañada del Hoyo, una de las mejores excursiones desde Cuenca. Fuente: Wikipedia

Un fin de semana en Cuenca da para mucho, pero si tenemos tiempo o queremos ir un poco más allá, el entorno de la capital ofrece múltiples opciones, como la propia Ciudad Encantada, dentro del Parque Natural de la Serranía: un paraje de insólita belleza en el que destacan sus curiosas formaciones rocosas. 

Las lagunas de Cañada del Hoyo es otra opción interesante. Son siete enormes hoyos en la tierra con forma circular que albergan lagunas permanentes que ofrecen un singular espectáculo de color gracias a los peculiares microorganismos que viven en ellas.  

Aunque una de nuestras excursiones preferidas desde Cuenca nos lleva a Moya, donde encontramos uno de los conjuntos arquitectónicos medievales más impactantes de Castilla La-Mancha y uno de los lugares abandonados más famosos de España. Y qué decir de Alarcón y su ‘castillo en el cielo’.

La gastronomía de Cuenca 

Cuenca en un fin de semana
Morteruelo, plato made in Cuenca. Fuente: Wikipedia

Un fin de semana en Cuenca nunca es completo sin probar su enjundiosa gastronomía en la que abundan esos platos contundentes con los que terminar como se merece una intensa jornada recorriendo la ciudad. En Cuenca abundan los asadores y mesones tradicionales en los que dar buena cuenta de un cabrito, uno de los platos estrella de la provincia.  

El queso, el ajo morado, el gazpazho pastor o el morteruelo —un plato tradicional pastoril que consiste en paté caliente hecho de carne de caza— son otros de sus imperdibles gastronómicos. Y, para terminar, el alajú, un postre de origen árabe elaborado con miel y almendras. Y es que Cuenca es dura y serena, pero también puede ser dulce y delicada.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.