Si hay un pueblo abandonado en la península ibérica tan bonito como popular es Granadilla, una antigua villa musulmana que fue declarada Conjunto Histórico-Artístico allá por el año 1980. Sin duda, este es uno de los principales destinos de la Comarca de Trasierra-Tierras de Granadilla, al norte de la provincia de Cáceres (Extremadura).

Hoy te contamos qué te espera si planeas una escapada para conocer Granadilla, el pueblo abandonado más bonito de España, y todo lo que necesitas saber para visitarlo. ¿Te animas a descubrirlo durante este fin de semana?

Historia de Granadilla

Panorámica de Granadilla

El origen de Granadilla se remonta al siglo IX cuando fue fundada por los musulmanes, en una zona estratégica para controlar y dominar todo el territorio. Así se levantó una alcazaba, sobre la cual se construyó el castillo que puedes ver en la actualidad.

Su nombre original fue Granada, porque el plano de sus calles y su perímetro recordaban a esta fruta. Pero tras ser conquistada por los Reyes Católicos se cambió su denominación por la de Granadilla, tal y como la conocemos en la actualidad.

En el año 1446, Granadilla pasó a manos de la Casa de Alba, y estuvo en su poder hasta la primera mitad del siglo XIX. Un siglo después, la villa quedó por completo abandonada, después de que se construyera el embalse de Gabriel y Galán, momento en el que fue expropiada, por el riesgo de que las aguas la anegaran, aunque esto nunca sucedió.

Fue en 1980 cuando se declaró Conjunto Histórico-Artístico. Desde entonces, se ha propiciado la rehabilitación de sus viviendas y entorno, incluido el castillo y las murallas. Todo ello contribuye a que merezca la pena acercarse a conocer esta localidad a media hora en coche de Plasencia, 115 kilómetros de la ciudad de Cáceres y 150 kilómetros de Ávila.

Castillo de Granadilla

Castillo de Granadilla
Fuente: Wikipedia/Almudena CC BY-SA 3.0 ES

El edificio más representativo del bonito pueblo de Granadilla es su castillo-fortaleza, levantado entre los años 1473 y1478 por orden de la casa ducal de Alba. En el siglo XIX fue utilizado como cárcel y a principios de las década de los ochenta fue uno de los primeros edificios del pueblo en ser objeto de rehabilitación. Es, sin duda, el mejor lugar para observar unas estupendas panorámicas del pueblo y el embalse. Y no olvides que también es posible visitar las murallas almohades de la villa.

Calles de Granadilla

Granadilla
Fuente: Wikimedia/Kanito78 CC BY-SA 4.0

En el interior de las murallas puedes recorrer las pintorescas calles del pueblo y observar los edificios de arquitectura tradicional. El lugar más importante es la plaza Mayor, donde verás algunas de las construcciones más destacadas, como el antiguo ayuntamiento, el juzgado de paz y la casa cuartel de la Guardia Civil, así como la casa de las conchas, que aunque solo se conserva la fachada merece la pena contemplarla.

Prosigue luego el paseo hasta la iglesia de la Asunción (Plaza de la Iglesia, 1, 10710 Granadilla, Cáceres). El templo fue construido en el siglo XVI, y en su interior se celebra cada primero de noviembre la tradicional misa de difuntos, durante la festividad de Todos los Santos.

Información práctica

Entrada a Granadilla

Para llegar a Granadilla debes seguir la Autovía de la Plata E-803 que comunica la ciudad de Cáceres con Salamanca, y tomar la salida 442 en dirección a Zarza de Granadilla. Cuando llegues al pueblo, solo tendrás que desviarte por la carretera señalizada para llegar a Granadilla. A la entrada del pueblo hay un aparcamiento en el que puedes estacionar tu vehículo.

Recuerda que para poder visitar esta villa medieval tienes que respetar los horarios de acceso al recinto amurallado. Entre los meses de abril y octubre las puertas permanecen abiertas de martes a domingo entre las 10:00 y las 13:30 horas por la mañana y las 16:00 y las 20:00 horas por la tarde. Durante los meses de noviembre y marzo, el horario de mañana se mantiene sin cambios, pero la apertura por la tarde se adelanta un par de horas, a las 18:00 horas. Los lunes está siempre cerrado, salvo los festivos nacionales.

Si vas a pasar el fin de semana por esta zona, hay dos lugares a los que te recomendamos que te acerques, sobre todo, si acudes a Granadilla en otoño. Uno de ellos se encuentra a 25 kilómetros de distancia y es uno de los bosques españoles que vale la pena visitar durante esta estación del año. Nos referimos al Castañar del Temblar, en la población de Segura de Toro. Recuerda que el acceso es gratuito y está limitado entre el 15 de octubre y el 15 de enero. El otro es uno de esos rincones que apasionará a los amantes de la historia: la ciudad romana de Caparra, en Oliva de Plasencia, la cual se localiza a media hora en coche del centro de Granadilla.