Público
Público

El agua llegará por barco a Barcelona a partir del 15 de mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La empresa Aguas de Barcelona ha anunciado hoy que ya están acabadas las obras del puerto barcelonés para conducir hasta la red el agua potable que llegue en barco desde Tarragona y Marsella a partir del 15 de mayo, y que permitirá cubrir el 12% de la demanda de Barcelona.

Este agua se destinará para el consumo doméstico del área metropolitana de Barcelona mientras dure la sequía que padece Cataluña, sobre todo en el sistema Ter-Llobregat, que son los ríos que abastecen esta zona.

Mañana, 30 de abril, según ha dicho la compañía en un comunicado, comenzarán las pruebas técnicas de las conducciones, una vez que han finalizado las obras del puerto que permiten llevar el agua desde los buques hasta la red de suministro de Barcelona.

El transporte del agua a la red de suministro del área metropolitana de Barcelona será diferente en el caso de la que llegue desde Marsella, ya que se trata de líquido "prepotable" que deberá ser tratado en la potabilizadora de Sant Joan Despí (Barcelona) antes de ser vertido a la red de agua potable.

El agua transportada en barcos desde Tarragona, que suministrará la empresa Ematasa, que se encarga de la distribución en la capital tarraconense, circulará por una red de cañerías de nueva construcción de 1,5 kilómetros de longitud y de 800 milímetros de diámetro hasta desembocar en dos depósitos de 8.440 metros cúbicos de capacidad total.

Los dos depósitos, que forman parte de la infraestructura de almacenamiento de la empresa Tepsa, aún no se han utilizado y se estrenarán con la llegada del agua potable.

Los depósitos tienen en su salida una central de impulsión nueva que permite bombear un máximo de mil litros por segundo por una cañería de 1,6 kilómetros hasta la red de transportes de agua de la Zona Franca.

Desde la Zona Franca otra cañería permitirá llevar el agua hasta la Central de Aguas de Barcelona en Cornellà (Barcelona), donde será almacenada en un depósito de 12.120 metros cúbicos de capacidad para ser distribuida posteriormente por la red del área metropolitana de Barcelona.

El agua "prepotable" que traerán los barcos desde Marsella procede del canal de la Provence.

Las obras para tratar ese agua estarán acabadas el 9 de mayo y suponen acondicionar desde el muelle del Prat un colector ya existente (que desemboca en la planta potabilizadora de Sant Joan Despí) y su prolongación aguas arriba del río Llobregat por una cañería de 1,2 kilómetros.

El colector existente llegaba por debajo del punto de captación de la planta de Sant Joan Despí, pero con su prolongación el agua potable de los buques se podrá mezclar con el agua del Llobregat que se trata en la potabilizadora, donde será tratada de la misma forma que las aguas superficiales que se captan en el río Llobregat.