Público
Público

La amenaza de paro aéreo bloquea las ventas de hotel

El 30% de las reservas se queda en el aire por las dudas sobre la huelga de los controladores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hacer el agosto este año va a estar complicado para el sector turístico ante la amenaza de huelga de los controladores aéreos. El mero anuncio del posible paro ya está teniendo efectos, como vienen denunciando desde el lunes las empresas afectadas. Los hoteleros están detectando que se han paralizado el 30% de las reservas previstas para lo que queda del mes, según estima la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísiticos (Cehat).

Este porcentaje engloba todas las reservas de última hora (el 70% de los usuarios decide sus vacaciones con antelación). El bloqueo se produce en el mes más fuerte en ventas del año para el sector del turismo. Si se aclarara pronto que no hay huelga, esos ingresos futuros podrían recuperarse. Pero, si no, 'se pueden llegar a perder', señala Ramón Estalella, secretario general de Cehat. Y añade que 'mucha gente está dudando porque piensa que va a haber incomodidades, aunque eso dependería de los servicios mínimos que se fijaran y, por eso, exigimos al Ministerio de Fomento que garantice el buen funcionamiento de los aeropuertos'.

A partir de las estimaciones que hace Cehat, están en el aire al menos 1.400 millones de euros que podrían gastar los turistas este mes, teniendo en cuenta que el 20% del gasto de todo el año se concentra en agosto. Si hubiera huelga, que el sector turístico califica como 'salvajada' y 'palo para el turismo', la patronal hotelera calcula que perdería 40 millones por día.

También las agencias de viajes están notando el impacto en sus reservas. 'Hay mucha incertidumbre y muchos cambios, más que anulaciones. Pero lo importante es el daño que hace en los turistas de fuera, que se pueden plantear ir a otros países mediterráneos'. señala José Manuel Maciñeiras, presidente de la asociación de agencias de viaje Aedave. Las cancelaciones de vuelos también han llegado a las aerolíneas, según la patronal AECA. Ryanair, sin embargo, no acusa aún el efecto.

Algunas de las comunidades autónomas más dependientes del turismo se han levantado en armas, como Canarias, cuyo presidente, Paulino Rivero, anunció ayer que estudia presentar una reclamación a Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) para que exija responsabilidades a los controladores por la amenaza de huelga.

De momento, las dudas no se disipan porque el sindicato mayoritario de este colectivo, Usca, sigue con su estrategia de ocultar si convocará el paro con el que amenaza, cuándo se haría y su duración. De esta forma, gana tiempo y presiona a Aena en la negociación del convenio colectivo, que continuó ayer durante todo el día.