Público
Público

Caldeado debate en el Parlamento francés sobre el envío de más tropas a Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno francés defendió hoy el envío planeado de más tropas a Afganistán en un debate en el Parlamento, en el que la oposición socialista rechazó el plan, anunció una moción de censura contra el Ejecutivo conservador y denunció la "obsesión atlantista" del presidente galo, Nicolas Sarkozy.

Ante la Cámara de los diputados, el primer ministro, François Fillon, dijo que las "modalidades" del envío de "algunos centenares" de tropas adicionales aún no están decididas y citó las condiciones planteadas por Sarkozy a sus colegas de la OTAN para concretarlas.

Son la confirmación por los aliados de que mantendrán "en el tiempo su esfuerzo" en Afganistán; la adopción de "una estrategia política compartida"; una mejor coordinación de los esfuerzos civiles y militares en el terreno, y el aumento de la formación de las fuerzas de seguridad afganas para permitir una "verdadera afganización de la seguridad" del país.

"Nada nos parece más importante" que esa "afganización", que dibuja "a medio plazo la autonomía del Estado afgano y, por tanto, el horizonte de nuestra retirada", recalcó el jefe del Gobierno, que argumentó que Afganistán "nunca debe volver a ser un foco del terrorismo internacional".

Indicó que en la cumbre de la OTAN que se abre mañana en Bucarest, Sarkozy precisará las modalidades del reforzamiento de la implicación militar francesa en Afganistán, que es de unos 2.300 hombres actualmente, de ellos 1.700 en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) y varios centenares en la región.

Dentro del reforzamiento del contingente francés, los militares galos podrían implicarse más en la cadena de mando, especialmente en Kabul (donde está el grueso de sus tropas y que es una de las regiones más seguras), en la formación del Ejército afgano, en las unidades en provincias para proteger la "seguridad" de la población y "garantizar los progresos de la reconstrucción", señaló Fillon.

Después de advertir que una retirada de Afganistán sería un incumplimiento de las responsabilidades francesas con la ONU y la "ruptura" de la solidaridad con los aliados, argumentó que con el refuerzo planeado se amplían "las oportunidades de la paz", una paz que "condicionará ampliamente una parte de nuestra seguridad y, por tanto, de nuestra libertad".

"Es un combate difícil pero es un combate justo", sentenció.

En cambio, para la oposición de izquierdas que teme "un nuevo Vietnam", la decisión de Sarkozy de enviar más tropas tiene "poco que ver" con Afganistán "y mucho" con su "obsesión atlantista".

"Desde el discurso (de Sarkozy) ante el Congreso estadounidense hasta el discurso en Westminster, desde la implicación reforzada en Afganistán hasta la negociación para volver al mando integrado de la OTAN, se está operando una alineación estratégica global", denunció el jefe del grupo socialista en la cámara, Jean-Mar Ayrault.

Ayrault arremetió contra esta "inaceptable ruptura" que "rompe el consenso nacional sin ningún debate", además de denunciar la "ofensa sin precedente" perpetrada por Sarkozy por haber anunciado al Parlamento británico, antes que al francés, su intención de enviar más tropas a Afganistán, rechazada por dos tercios de los franceses.

Esgrimiendo la negativa de Fillon a permitir un voto sobre ese reforzamiento, Ayrault confirmó que los socialistas presentarán una moción de censura contra el Gobierno, que en principio se debatirá el próximo martes y que está abocada al fracaso, dado que los conservadores tienen mayoría absoluta.

Pero permitirá a los socialistas, envalentonados por su victoria en las recientes elecciones locales, denunciar también la política económica y social de Sarkozy y su Ejecutivo conservador.

Los comunistas denunciaron igualmente la "deriva atlantista" del jefe de Estado, "que hace la corte a George W. Bush" y busca la vuelta de Francia al mando integrado de la OTAN, de la que había salido en 1966.

Sarkozy desea negociar con los aliados la reintegración de Francia en ese mando con varias condiciones, incluido el desarrollo de una verdadera defensa europea.

Es significativo que el Elíseo confirmara hoy que Francia y Alemania propondrán mañana a sus colegas en Bucarest que la cumbre del 60 aniversario de la OTAN, en la primavera de 2009, se celebre en Estrasburgo y Kehl, en la frontera franco-alemana.