Público
Público

Chacón viaja a Afganistán para repatriar a los soldados muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ministra de Defensa, Carme Chacón, se trasladó el lunes a Afganistán para asistir a la repatriación de los dos soldados españoles fallecidos el domingo en un atentado suicida, el cabo primero Rubén Alonso Ríos y el brigada Juan Andrés Suárez García.

Chacón traerá de vuelta a España también a tres de los cuatro heridos en el atentado que están en disposición de viajar, informó en un comunicado el Ministerio de Defensa. El herido más grave ha sido operado y se encuentra estable.

La ministra trasladó, en un discurso a los soldados de la base española en Herat, la "gratitud y admiración" que los españoles sienten por una labor que culminará "cuando el pueblo afgano sea capaz de valerse por sí mismo y de vivir en paz y libertad".

"Estáis en Afganistán porque quienes han arrancado la vida de nuestros compañeros no sólo amenazan al pueblo afgano, amenazan la libertad y la seguridad de todos, también de nuestras familias, también de las familias españolas", dijo la ministra a los efectivos españoles a su llegada a Herat, en el este de Afganistán.

"Por eso, en nombre de todos aquellos ciudadanos de bien a los que estáis protegiendo, os traslado su afecto, su admiración y sobre todo su ánimo para culminar, como sé que haréis, con vuestra profesionalidad", añadió.

El avión Hércules aterrizará en Santiago de Compostela el lunes por la noche para el posterior traslado de los féretros a la sede de la BRILAT en la localidad pontevedresa de Figueirido.

El atentado, reivindicado por los talibanes, se produjo cuando un convoy del Ejercito nacional afgano regresaba a su base en las proximidades de Herat después de realizar un ejercicio de instrucción.

El convoy estaba compuesto por 12 camiones afganos y seis blindados españoles, el último de los cuales fue embestido por una furgoneta cargada con cuatro proyectiles de artillería gruesa y un cohete de artillería, equivalente a 30 kilos de TNT y una cantidad de 150 kilos de metralla, según informó Defensa.

El último ataque contra el contingente español desplegado en Afganistán tuvo lugar en septiembre del año pasado, cuando fallecieron dos de sus efectivos, uno de origen ecuatoriano. En total 87 militares españoles han fallecido desde su llegada a Afganistán en enero de 2002, 62 de ellos en el Yak-42 que se estrelló en Turquía cuando los soldados volvían a España.